Imprimir Republish

BUENAS PRÁCTICAS

Un plagio provoca la dimisión de un vicecanciller universitario

El genetista estadounidense Terry Magnuson renunció a su cargo como vicecanciller de Investigación de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill (EE. UU.), tras admitir que incurrió en plagio en una solicitud de financiación presentada en marzo de 2021 a los Institutos Nacionales de Salud (NIH), que constituyen la principal agencia de fomento de la investigación biomédica de Estados Unidos. Una investigación realizada por la Oficina de Integridad Científica (ORI) de ese país descubrió en un proyecto presentado por Magnuson extractos copiados de dos manuales, de un material de divulgación de una empresa que fabrica kits de secuenciación genética y de un artículo de revisión. Los NIH aprobaron la solicitud en el mes de agosto y solo después detectaron la mala conducta.

El genetista, quien ya había recibido más de 50 millones de dólares en fondos de la agencia para sus proyectos, aceptó que su trabajo sea monitoreado hasta enero de 2024. Sus pedidos de financiación a agencias federales estadounidenses deberán ser revisados por la Escuela de Medicina de la universidad, que certificará la veracidad y la integridad de las informaciones. La escuela también le enviará informes semestrales a la ORI describiendo las tareas de supervisión de las actividades del investigador. El canciller de la universidad, Kevin Guskiewicz, le agradeció a Magnuson por su labor, que ha llevado a incrementar la financiación de la investigación en la institución hasta un volumen de 1.000 millones de dólares. En un correo electrónico remitido a sus colegas del cual da cuenta el periódico The News & Observer, el investigador justificó su renuncia. Allí explica que era su deber “garantizar que todos puedan confiar en que el sistema trata a todos con equidad, independientemente de su cargo o su estatus, y que nadie está por encima de la ley”.

Republish