Imprimir Republicar

Buenas prácticas

Un científico de Purdue admite un fraude

El director del Centro de Investigaciones en Procesamiento de Materiales de la Universidad Purdue, en Estados Unidos, Quingyou Han, admitió ante un tribunal de distrito estadounidense haber cometido fraudes en perjuicio de la National Science Foundation (NSF), la principal agencia de investigación básica de Estados Unidos. Su esposa, Lu Shao, también se declaró culpable. Ella era la presidenta de Hans Tech, una empresa especializada en aleaciones ultralivianas de aluminio, que desde 2010 recibió más de 1,3 millones de dólares de los programas de Investigación en Innovación para Pequeñas Empresas (SBIR) y de Transferencia de Tecnología a Pequeñas Empresas (STTR), patrocinados por la NSF.

El matrimonio montó un esquema con múltiples irregularidades. Han, un chino radicado en Estados Unidos desde la década de 1980, era el encargado de enviar las solicitudes de financiación firmadas por su cónyuge. Con todo, ellos no informaron en ningún momento a la agencia que estaban casados y administraban la empresa en forma conjunta. Algunos de los proyectos enviados a la NSF sugerían que Han fuera contratado por Hans Tech para colaborar en el desarrollo de sus productos. Incluso hay comprobantes de pago a empleados que, en realidad, eran los dos hijos del matrimonio, con edades de 9 y 16 años. Los recursos públicos también los utilizaron para alquilar por 150 mil dólares las dependencias de un laboratorio que no existía: el domicilio era la casa en la cual vivía la familia. Ambos admitieron que el dinero de la NSF fue desviado para pagar la hipoteca de la casa. En otra maniobra contable, Han simuló la venta de parte de la empresa a un inversor interesado, que de hecho era él mismo.

El caso fue investigado por la NSF, la policía de la ciudad de Michigan y el FBI. El fiscal que tuvo a cargo la acusación, Thomas Kirsch, dijo que los esquemas de este tipo, fraguados por un miembro respetado de la comunidad científica, constituyen una afrenta para la agencia y privan de recursos a otras empresas merecedoras de producir innovaciones y avances. “Las inversiones de la NSF en proyectos de pequeñas empresas son financiadas con dólares de los contribuyentes y debe utilizárselas como capital semilla para ayudar a impulsar la innovación y el avance de la ciencia y la tecnología”, dijo, según consta en el sitio web del Departamento de Justicia de Estados Unidos. La sentencia al matrimonio se definirá en el marco de una audiencia que se llevará a cabo en el mes de enero.

Republicar