guia do novo coronavirus
Imprimir Republish

Patrimonio

Un rescate de la historia de la ciencia

El centro de la memoria de la Sociedad Brasileña Para el Progreso de la Ciencia digitaliza documentos que recuperan episodios de la trayectoria de la entidad

Registros de los socios de la SBPC guardados en el Centro de la Memoria. En relieve, la ficha de Fernando Dias de Ávila Pires, zoólogo de la Fiocruz y del Museo Nacional

CMAIH/SBPC

Documentos e imágenes que testimonian los 72 años de historia de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC) comienzan a estar disponibles en internet. A partir de un convenio entre la entidad y el Instituto de Estudios Brasileños de la Universidad de São Paulo (IEB-USP), se digitalizaron alrededor de 11.500 artículos, entre los cuales figuran pósteres, fichas de asociados, actas de asambleas, crónicas de reuniones, estudios temáticos, manifiestos y libros. En breve, también estarán disponibles en el repositorio de la SBPC (sbpcacervodigital.org.br). La colección pertenece al Centro de Memoria Amélia Império Hamburger (CMAIH), que fue instituido hace tres años para preservar documentos acumulados desde 1948, el año en el que los líderes de varias sociedades científicas lanzaron una institución apartidaria con carácter nacional en aras de la valoración de la ciencia y para participar en debates sobre los problemas y el desarrollo del país.

La digitalización facilitará el trabajo de los interesados en estudiar episodios de la historia de la ciencia y de la tecnología en Brasil, en los cuales participó la SBPC. Según la historiadora Áurea Gil, coordinadora del CMAIH, ya consultaron la colección alrededor de 130 investigadores. Algunos visitaron la sede de la SBPC en São Paulo, mientras que otros solicitaron las copias digitalizadas disponibles. “Hemos recibido gente de los estados de Santa Catarina, Bahía, Pernambuco y Río de Janeiro”, dice la coordinadora.

Uno de ellos fue el historiador y sociólogo Gilherme Augusto Hilário Lopes, quien en 2018 viajó desde Blumenau, en Santa Catarina, hasta São Paulo, con el propósito de estudiar las crónicas científicas y los programas de todas las asambleas anuales de la SBPC. Hoy en día ese viaje sería innecesario porque casi todo ese material se encuentra digitalizado. El objetivo de Lopes era estudiar la evolución de la participación de la comunidad científica en las reuniones de la sociedad. Según él, las crónicas y los programas de esos encuentros revelan etapas diferentes. En los primeros tiempos, el compromiso era mayor entre los biólogos y químicos de las regiones sudeste y sur, destacándose los de la USP. “Más adelante, fue notoria la movilización de los científicos durante la resistencia a la dictadura y posteriormente, la consolidación de la entidad en el período de redemocratización. A partir de los años 1990, las reuniones reflejan la masificación de la ciencia en Brasil, con la apertura de nuevas universidades y una participación mayor de estudiantes y jóvenes científicos”, dice Lopes. “Como no había espacio para que todos hablen, la programación se diversificó, con el crecimiento, por ejemplo, de las sesiones de paneles de trabajos científicos”.

CMAIH/SBPC El presidente de la SBPC, Crodowaldo Pavan, junto a la vicepresidenta, Carolina Bori, y el entonces ministro de Educación, Marco Maciel, en 1985CMAIH/SBPC

El material recopilado por Lopes era muy extenso como para poder evaluarlo en el breve lapso de su maestría, que concluyó en 2019 en el Núcleo de Estudios de la Tecnociencia, vinculado al Programa de Posgrado en Desarrollo Regional de la Fundación Universidad Regional de Blumenau (Furb). Por eso él optó por abordar el programa de una única reunión, la 69ª, que se llevó a cabo en Belo Horizonte. Ahora él se propone retomar su iniciativa inicial en una investigación de doctorado.

El interés de los científicos por la colección sirvió para rescatar algunos episodios casi olvidados. La arquitecta Paola Ferrari consultó al centro de la memoria en busca de documentos referidos al apoyo de la SBPC a la creación de la Universidad de Brasilia (UnB) para su doctorado sobre el Instituto Central de Ciencias, un edificio concebido por Oscar Niemeyer, donde funcionan varios institutos y facultades de la institución. “No hallamos registros sobre ese tema en nuestra colección”, dice el historiador Bruno de Andréa Roma, documentalista del CMAIH. Ferrari encontró una publicación en los archivos de la Fundación Darcy Ribeiro, en Río, sobre un simposio que se realizó en 1960 en el cual la SBPC discutió los métodos para el modelo académico innovador que se implementaría en la UnB, fundada en 1962. “La investigadora nos envió una copia digitalizada de esa publicación”, dice Roma.

La idea de preservar la memoria de la SBPC era antigua, pero la escasez de recursos para organizar la colección postergó el proyecto por décadas. En 2015, cuando la bioquímica Helena Nader era la presidenta de la entidad, el CMAIH comenzó a plasmarse por intermedio de recursos de enmiendas al presupuesto federal presentadas por el entonces diputado Ricardo Trípoli. Para organizar el archivo se contrató a los historiadores Áurea Gil y Bruno Roma, quienes lideraron un equipo integrado por técnicos y pasantes. Los investigadores hallaron 400 cajas de documentos de texto en papel, 4 mil fotografías, 500 cintas audiovisuales, 400 pósteres, 2.500 periódicos y publicaciones y 170 objetos. En 2017, se creó oficialmente el centro de memoria, en homenaje a la física y profesora de la USP Amélia Hamburger (1932-2011). Recientemente, el centro volvió a recibir recursos por medio de enmiendas presentadas por los parlamentarios Alessandro Molon, Celso Pansera, Orlando Silva, Sibá Machado y Cristovam Buarque. “Las enmiendas del diputado Trípoli viabilizaron la primera etapa del proyecto mientras que las posteriores permitieron darle continuidad al trabajo”, dice Bruno Roma.

CMAIH/SBPC La 29ª Reunión de la SBPC, en 1977, se concretó en la PUC de São Paulo, luego de que el gobierno militar prohibiera su realización en la Universidad Federal de CearáCMAIH/SBPC

La digitalización se realizó por etapas, e involucró, en una fase previa al acuerdo con el IEB, el registro de fotografías, parte de los afiches y de los programas de reuniones. A partir del convenio, se efectuó la digitalización de otros pósteres, libros de socios, correspondencias y documentos en gran formato, aparte de los libros de actas de las asambleas realizadas entre 1948 y 1974, que aún eran manuscritas. El equipo se topó con algunos faltantes, tales como actas posteriores a 1974 a las cuales se espera poder hallar en las computadoras de la SBPC. No existe mucho material sobre los primeros años de la institución, pero eso queda compensado por el acceso a los archivos de uno de los fundadores de la entidad, el médico Maurício da Rocha e Silva (1910-1983), que fueron donados a la SBPC en 2011, en donde hay registros sobre aquella época. Los cuadernos de campo del físico Ennio Candotti, quien presidió la SBPC en dos períodos distintos –1989-1993 y 2003-2007– también se incorporaron a la colección. “Como Candotti anotaba sus actividades en esos cuadernos, recurrimos a ellos cuando queremos conocer alguna información sobre los períodos en los que él fue presidente”, dice Bruno Roma.

El equipo del CMAIH tiene en mente, en el futuro, digitalizar toda la colección del Jornal da Ciência, que narra la actividad de la SBPC desde 1985, y los clippings (recortes) de los reportajes sobre ciencia y las actividades de la entidad publicados en las últimas décadas. La colección de la revista Ciência e Cultura, editada por la SBPC a partir de 1949 y por el Laboratorio de Estudios de Periodismo (Labjor) de la Universidad de Campinas (Unicamp) desde 2002, ya estaba digitalizada desde 2018, gracias a un convenio con la hemeroteca de la Biblioteca Nacional. La digitalización está considerada como un complemento de la recopilación del catálogo de la memoria de la SBPC, y no como un sustituto de ese proceso. Cada documento digitalizado se archiva en tres lugares –en un hard disk, en un servidor y en la nube– para asegurarse de que no se pierda. “Un cuarto atestado de papeles es menos peligroso que un volumen gigantesco de datos digitalizados, que pueden perderse si un servidor se quema en el caso de una descarga de energía”, dice Áurea Gil.

La organización del Centro de Memoria le está permitiendo a la SBPC conocer mejor su trayectoria. Los responsables de la colección descubrieron que la fecha en que se conmemora la fundación de la entidad, el 8 de julio de 1948, no refleja exactamente el inicio de sus actividades. Se hallaron registros de una reunión que tuvo lugar un mes antes, el 8 de junio, en la cual los fundadores sientan las bases de la institución. “Existe una carta que le envió el entonces propietario del periódico Folha de S.Paulo, Nabantino Ramos, a tres de los fundadores de la SBPC, Paulo Sawaya [1903-1995] y los médicos José Reis [1907-2002] y Maurício Rocha e Silva, felicitándolos por la creación de la entidad y refiriéndose a la reunión celebrada el 8 de junio”, dice Bruno Roma.

CMAIH/SBPC Trabajo de digitalización realizado en el Instituto de Estudios Brasileños de la USP y afiches de reuniones y programas de la SBPCCMAIH/SBPC

La ingeniera de pesca Maria do Carmo Figueredo Soares, secretaria regional de la SBPC en Pernambuco, recurrió al CMAIH para recuperar la trayectoria de la institución en el estado. Ella dice que siempre estuvo intrigada al contemplar la galería de fotos de los secretarios regionales en la entrada de la sede de la entidad en Recife. El primer directivo de la galería es el parasitólogo Frederico Simões Barbosa, de la Fiocruz, quien fuera secretario entre los años 1961 y 1963, pero en 1955 se llevó a cabo una reunión anual de la SBPC en Recife, lo que sugiere que la institución ya funcionaba en el estado en la década de 1950. Una investigación efectuada por los historiadores del Centro de la Memoria halló un acta firmada por Paulo Sawaya, al comienzo de los años 1950, en la cual refiere haber viajado al “norte”, donde se crearon filiales de la SBPC en Salvador y en Recife. Al revisar números antiguos de la revista Ciência e Cultura, Soares encontró referencias a dos secretarios regionales de Pernambuco olvidados en la galería de fotos.

El primero, en 1951, fue Newton da Silva Maia, docente de la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Recife. El otro, en 1955, fue Nelson Ferreira de Castro Chaves, de la Facultad de Medicina de la misma universidad. “Todavía no pude descubrir durante cuántos años ocuparon ellos ese cargo y si hubo otros dirigentes en ese período, pero sigo investigando”, dice Soares, docente jubilada de la Universidad Federal Rural de Pernambuco. Su intención era divulgar ese hallazgo en un artículo que iba a presentar en la próxima reunión anual de la SBPC, pero ese encuentro, que se llevaría a cabo en el mes de julio en la ciudad de Natal, en Rio Grande do Norte, fue postergado a causa de la pandemia del nuevo coronavirus y aún no se acordó una nueva fecha para su realización.

Republish