Imprimir Republicar

SBPC

En busca de nuevos públicos

Jóvenes, profesionales liberales y empresas entran en la mira de la asociación científica brasileña que busca ampliar su llegada a la sociedad

Archivo SBPC

En los próximos años, la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC) pretende ser más propositiva –para no lidiar solamente con la problemática urgente de la ciencia y la educación– y diversificar su público más allá de los científicos de las universidades y centros de investigación, atrayendo a más jóvenes, docentes, estudiantes y profesionales liberales. Otra de sus metas consiste en buscar nuevas fuentes de ingresos y disponer de una mayor autonomía económica para poder llevar a cabo sus actividades como baluarte de la ciencia y de la educación, realizar las asambleas anuales y regionales, mantener la revista Ciência e Cultura y el Jornal da Ciência y ampliar su penetración en las redes sociales. Hoy en día, los subsidios públicos constituyen la principal fuente de recursos de la institución.

Ya se vislumbran algunos signos del cambio en curso. Este año, en lugar de invitar solamente a los candidatos a presidente de la República para debatir sus planes sobre ciencia y tecnología, educación y otros temas, la SBPC, en conjunto con otras instituciones académicas, elaboró propuestas de políticas públicas para esas áreas –tales como la elaboración de un Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación– y se las entregó a los candidatos presidenciables, con el propósito de colaborar en sus programas de gobierno.

En simultáneo, blogueros y profesionales de las redes sociales se tornaron más asiduos de la sede de la institución, en el Centro de la ciudad de São Paulo. Con la ayuda de los jóvenes, la SBPC se propone ampliar los canales de comunicación con el público y elevar su participación en las redes sociales, actualmente circunscripta a 180 mil seguidores en Twitter y 30 mil en Facebook. “En nuestra comunicación aún tienen preponderancia los investigadores y docentes de enseñanza superior”, dice el físico Ildeu de Castro Moreira, docente en la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y presidente de la asociación. “Tenemos que conquistar otros públicos, especialmente entre los jóvenes, con contenidos accesibles y de buena calidad”.

La creación de nuevas fuentes de ingresos todavía se encuentra en estudio. Según Moreira, el presupuesto era inestable hasta 2008, cuando la SBPC y la Academia Brasileña de Ciencias (ABC) pasaron a contar con una asignación básica en el Presupuesto de la Unión, en función de sus actividades como entidades de interés público y la participación en consejos y comisiones gubernamentales. Sin embargo, en un reflejo de los recortes recientes en el área de ciencia y tecnología, el presupuesto del gobierno federal para la SBPC se redujo desde 3,3 millones de reales en 2017 hasta 1,9 millones de la misma moneda en 2018.

La SBPC supo contar con 20 mil asociados en la década de 1970 y ahora tiene alrededor de 6 mil. Los abonos anuales de sus asociados varían de 65 reales para los estudiantes de posgrado y docentes de educación básica, a 130 reales para los docentes o investigadores de universidades e institutos de investigación y otros profesionales. Las reuniones anuales son financiadas por centros de investigación, organismos de gobierno y las empresas participantes en la ExpoT&C, una exposición complementaria de las conferencias. La más reciente, que llevó a cabo en julio de este año en Maceió, costó 4 millones de reales.

En 2017, la AAAS, de Estados Unidos, recibió donaciones de alrededor de 1.200 personas, empresas o instituciones del gobierno

Una de las posibilidades en las cuales se pensó para reducir la inestabilidad financiera es ganar el apoyo de empresas que apoyen a la agremiación. La SBPC se acercó a las empresas en el curso de los debates que dieron comienzo en 2010 para la elaboración del Marco Legal de la Ciencia y Tecnología, aprobado en 2016 y reglamentado en 2018. Hubo una gran convergencia en cuanto a las estrategias para mitigar la burocracia y apoyar la innovación en el país, pero también se registraron divergencias”, dice Moreira. “La CNI [Confederación Nacional de la Industria] estaba a favor de la Enmienda Constitucional nº 95, que congela los gastos públicos, incluyendo los de ciencia y tecnología, y nosotros en contra”, cita a modo de ejemplo.

La ABC está sujeta a la misma oscilación financiera: el presupuesto federal para la institución se redujo desde 4,2 millones de reales en 2017 hasta 2,4 millones de reales en 2018, incluso sin garantías de que la totalidad del monto sea depositado. “El presupuesto aprobado para 2018 pone a la ABC en una coyuntura muy vulnerable”, comenta Fernando Verissimo, jefe de gabinete de la institución.

La Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS, en inglés), de Estados Unidos, cuenta con diversas fuentes de ingresos. Fundada en 1848, la AAAS congrega a unos 200 mil socios; en 2017 recaudó 9,4 millones de dólares mediante las suscripciones anuales, 55,8 millones por publicidad en sus seis revistas, entre las que figura la Science, 22 millones de dólares por financiaciones y programas públicos y 11 millones de dólares de inversiones, además de las donaciones que efectuaron alrededor de 1.200 personas, empresas o instituciones del gobierno, cuyas contribuciones variaron desde 500 dólares hasta más de 100 mil dólares, según consta en el informe financiero publicado en su sitio web.

Más allá de las publicaciones y los encuentros científicos, la AAAS mantiene desde 1973 un programa de becas para investigadores en instituciones gubernamentales, como una manera de participar en la formulación e implementación de políticas públicas. Ese programa, denominado Science & Technology Policy Fellowships ha patrocinado a 250 investigadores, de los cuales el 47% fueron contratados por las instituciones al finalizar el contrato, además de haberles permitido a los legisladores “añadir valor a sus trabajos”, de acuerdo con un parecer editorial  de la revista Science en la edición de abril de 2018.

Cuarto y último reportaje sobre los 70 años de la SBPC

Artículo científico
MAXON, M. E. y ALBERTS, B. Science for state legislatures. Science. v. 360, n. 6384, p. 9. 6 abr. 2018.

Republicar