Imprimir Republicar

Trayectorias

Experto en fibra óptica

Un físico brasileño vivió 30 años en Estados Unidos, trabajó en la NASA, y regresó para desarrollar una empresa en São José dos Campos

Carreiras_Perfil 237Archivo personalA los 52 años, el físico Claudio Egalon, con vasta experiencia en fibra óptica, retornó este año a Brasil con un proyecto aprobado en el marco del Programa de Investigación Innovadora en Pequeñas Empresas (Pipe) de la FAPESP. Egalon vivía en Los Ángeles, en Estados Unidos, tenía una empresa, Science & Sensors, en la cual, desde 2008, desarrollaba para el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), un sensor de fibra óptica para medir la concentración de nutrientes en soluciones líquidas para el cultivo de vegetales hidropónicos. “Durante ese proyecto también pude desarrollar un colorímetro bajo la forma de un kit educativo. El dispositivo mide los nutrientes en el cultivo de plantas hidropónicas”, comenta. Ahora, en el proyecto Pipe, desarrolla un sensor destinado a medir, incluso a nivel nanométrico, el nivel de líquido en ese tipo de cultivo. “Quiero saber cuánta agua consume la planta. Esa información es útil para diagnosticar las condiciones de salud de las plantas”. En todos esos sensores, Egalon emplea fibras ópticas con iluminación lateral, en la cual la luz ilumina la superficie cilíndrica del dispositivo. Al utilizar varios LEDs a lo largo de la fibra, esa técnica crea puntos sensores tan sólo con un detector.

El físico se graduó en la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), realizó maestría y doctorado en el College of Willian & Mary, y un segundo doctorado en la Universidad Old Dominion, ambos en Estados Unidos. Luego se convirtió en investigador en el Centro de Investigaciones de la NASA Langley, donde trabajó durante 10 años con sensores de fibras ópticas. Entre 1993 y 1994, fue el primer brasileño que realizó experimentos de microgravedad a bordo del avión KC-135 de la NASA, que se utiliza para el entrenamiento de astronautas. En vuelo, y por medio de maniobras parabólicas, se crea la condición de ausencia de peso cuando los pasajeros flotan dentro de la aeronave. “Realicé ese vuelo en seis ocasiones”, dice.

Después de retirarse de la NASA, fue docente en la Universidad de Puerto Rico y también trabajó en el laboratorio de la Fuerza Aérea Estadounidense, Philips Research Site, en Nuevo México. En 1998, Egalon ingresó en Intelligent Optical Systems (IOS), cerca de Los Ángeles, una pequeña empresa de sensores. Regresó a Brasil en 2002 cuando se aprobó su primer proyecto Pipe para el desarrollo de un sensor de fibra óptica para detectar iones de cloro en hormigón armado, pero no logró pasar a la segunda fase. “Regresé a Estados Unidos y di clases en colegios mientras buscaba financiación para mis proyectos”, dice. En 2006, logró financiación de la National Science Foundation (NSF) para desarrollar un sensor de fibra óptica que medirá la humedad relativa, con aplicaciones en estructuras inteligentes tales como puentes y naves espaciales. Más adelante, accedió a dos proyectos del USDA hasta 2011. A lo largo de los años, Egalon acumuló 26 patentes. “Ahora estoy desarrollando en São José dos Campos una empresa de investigación y consultoría”.

Republicar