Guia Covid-19
Imprimir Republish

Flora

La flora diminuta del pasado

Semillas y frutos del Cretácico vistos con tomografías de rayos X

ELSE MARIE FRIISSemillas y frutos del Cretácico vistos con tomografías de rayos XELSE MARIE FRIIS

Las primeras plantas con flores –las angiospermas– surgieron en el planeta hace entre 130 millones y 100 millones de años, y habrían sido en realidad muy pequeñas. Fósiles hallados en las últimas décadas ya apuntaban que las plantas con flores que empezaron a brotar en la Tierra en aquella época, el comienzo del Cretácico, tenían porte herbáceo o a lo sumo de arbustos, vivían poco y se encontraban entre las primeras especies que colonizaron espacios degradados. Indicios obtenidos por científicos de Suecia, Suiza, Dinamarca y Estados Unidos confirman la idea de que las primeras angiospermas tenían esas características. Mediante el empleo de microtomografía  de rayos X, la paleobotánica Else Marie Friis y sus colaboradores analizaron la estructura interna de semillas fosilizadas de 75 grupos de angiospermas pertenecientes a 11 floras que existieron hace entre 125 millones y 110 millones de años donde actualmente están Portugal y América del Norte. Entre las casi 250 semillas de las que se tomaron imágenes, todas tenían menos de 2,5 milímetros de longitud y alrededor de 50 de ellas mantenían embriones minúsculos, parcial o totalmente preservados y acompañados por tejido de almacenamiento de nutrientes (Nature, 24 de diciembre). En esos casos, las semillas estaban en latencia: no habían germinado. Según los investigadores, el tamaño de las semillas analizadas en éste y en otros trabajos es compatible con lo esperado con base en el registro fósil y en la relación que se observa actualmente entre el tamaño de plantas pequeñas y sus semillas. El tamaño diminuto de los embriones, y el hecho de encontrarse en latencia, asegurarían que las semillas de esas angiospermas ancestrales podrían sobrevivir hasta encontrar las condiciones como para germinar.

Republish