Imprimir Republish

Data

La intensidad de la I&D en la estructura productiva de los países

  • Entre la información que se utiliza para el cálculo del Producto Interno Bruto (PIB) de los diferentes países, sobresale aquella que mide la producción de los diversos segmentos que componen la economía. A través de ella, puede conocerse la evolución del valor agregado en los sectores intensivos en conocimiento, es decir, los calificados como de alta y mediana-alta intensidad de investigación y desarrollo (I&D), según los criterios de la OCDE (léase la nota)
  • Una presencia mayor de estos segmentos en la estructura productiva de un país se refleja en la productividad de su economía y potencia su capacidad de generar bienes y servicios con mayor valor agregado. En términos geográficos, estos sectores se encuentran concentrados: en 2018, casi el 90 % de su valor agregado en todo el mundo se generó en tan solo 20 países
  • El gráfico muestra las grandes tendencias en este campo, entre 2002 y 2018. China, Corea del Sur, la India y, recientemente, Irlanda, han escalado varios puestos en detrimento de otros países europeos, de Canadá y de México. China se encaramó al segundo puesto en 2009, y se aproxima a Estados Unidos: en 2018, la diferencia entre ellos no llegaba a un 5 %. En 2002, el desnivel era superior a un 80 %
  • En 2002, Brasil estaba ubicado en el 14º puesto de esta clasificación. Fue escalando algunas posiciones hasta 2010, cuando llegó a la 8ª ubicación, pero no pudo mantenerla. Otros países han registrado una evolución similar, como en los casos de Rusia y Australia, aunque en los tres casos, en 2018 ocupaban puestos superiores a los de 2002
  • El gráfico que figura al lado muestra que, hasta 2011, el desempeño de Brasil en los segmentos intensivos en conocimiento superó al del total mundial. Desde entonces ha perdido dinamismo y a partir de 2015 se estabilizó en un nivel algo superior al de 2002.
  • Aun así, en 2018 representó el 1,3 % del valor agregado mundial en los sectores intensivos en conocimiento y se ubicaba en el 11º puesto del ranking. Es decir que, en 2018, Brasil aún conservaba segmentos complejos en su estructura productiva, pese a las dificultades que enfrentaban la economía y la industria en el país, pero su trayectoria más reciente apunta la necesidad de implementar políticas capaces de revertirla

Nota Los sectores intensivos en conocimiento corresponden a los de alta y mediana-alta intensidad de i&d, propuestos por la organización para la cooperación y el desarrollo económico (ocde). Los primeros incluyen: industria aeroespacial, industria  farmacéutica, fabricación de computadoras y de productos ópticos y electrónicos, servicios de I&D y de publicación de software. Los sectores con intensidad de I&D mediana-alta comprenden: fábricas de armas y municiones, vehículos automotores, instrumental médico y odontológico, máquinas y equipos, químicos y sus subproductos, equipos eléctricos, vehículos ferroviarios y militares y servicios de ti y de telecomunicaciones.

Fuente  National Science Foundation. Science and Engineering Indicators. 2020 (Datos básicos)

Republish