Imprimir Republish

BUENAS PRÁCTICAS

Protección para quien denuncia

Daniel BuenoUn reciente episodio relacionado con un conocido fraude científico –la falsa clonación humana pregonada por el surcoreano Woo-Suk Hwang hace alrededor de 10 años− suscitó un debate sobre la falta de protección a investigadores que denuncian casos de mala conducta, principalmente cuando ocupan funciones subalternas. En una entrevista a la revista Nature, el médico Young-Joon Ryu reveló haber sido el responsable por el inicio de la investigación que comprobó el fraude de Hwang. La delación, según dijo, le granjeó amenazas –tuvo que esconderse con su familia durante seis meses– y lo obligó a abandonar su empleo. Ryu, hoy investigador de la Kangwon National University, en Corea, trabajó durante dos años en el laboratorio de Hwang, en la Seoul National University, y llegó a liderar un equipo responsable de las investigaciones con células madre. En abril de 2004, antes que Hwang publicase el primer artículo fraudulento, Ryu se fue del laboratorio para ir a trabajar en el Korea Cancer Centre Hospital. Según cuenta, estaba descontento con el bajo potencial de aplicación de las investigaciones con células madre en ese entonces. Y se asombró sobremanera cuando el grupo de Hwang anunció la obtención de 11 líneas de células madre embrionarias en un corto período de tiempo. “Yo sabía cuán difícil era eso. Era algo ilógico”, recordó. A continuación, se enteró que Hwang preparaba un procedimiento clínico con un paciente de 10 años de edad con una lesión en la médula espinal. Según Ryu, Hwang le había prometido al niño que volvería a caminar. “Me puse furioso por ello”, dijo Ryu. Sin pruebas concretas y temiendo que se revelara su identidad, Ryu no acudió a la universidad ni tampoco a la policía. En lugar de ello, le envió un e-mail a una red de televisión coreana, recomendándoles que investigaran. Cuando salió al aire el primer reportaje sobre el fraude, Hwang supo que había sido su subordinado era el autor de las denuncias. Ryu afirma que, después de eso, le hackearon  su blog. Su esposa y él comenzaron a recibir amenazas y salieron de circulación hasta que él pudiera conseguir un empleo en otro sitio. El pasado mes de diciembre, Ryu decidió contar su historia en un blog. Este episodio revela los riesgos que aún suponen denunciar los casos de mala conducta, le manifestó Bernd Pulverer, jefe de publicaciones científicas de la European Molecular Biology Organization, en Heidelberg, Alemania,  a la revista Nature. Según sostiene Pulverer, el caso Hwang revela cuánto debe mejorarse aún en lo referente a la protección de quien denuncia fraudes o al estímulo de las denuncias constructivas, temas estos aún poco abordados por las instituciones científicas.

Republish