guia do novo coronavirus
Imprimir Republicar

Paleontología

Un coleccionista remata un dinosaurio por 1,13 millones de euros

El fósil del dinosaurio que habitó la Tierra entre 156 y 151 millones de años atrás

Aguttes

El 4 de junio, un coleccionista anónimo obtuvo 1,13 millones de euros en un remate por el fósil de un dinosaurio que vivió hace entre 156 y 151 millones de años. La subasta, que estuvo a cargo de la casa Aguttes, en París, disgustó a los antropólogos porque el ejemplar podría pertenecer a una especie aún no descrita por la ciencia y generó un debate al respecto de la tendencia reciente de tratar a los fósiles como objetos de arte. Los expertos sospechan que el fósil de 9 metros (m) de largo y 2,6 m de alto pertenecería a una nueva especie del género Allosaurus, integrado por carnívoros menores y más antiguos que el Tyrannosaurus  rex. El cráneo y los huesos que permitieron recomponer el 70% del esqueleto fueron desenterrados en 2013 en el estado de Wyoming (EE.UU.), aunque un experto que analizó el fósil sospecha que el mismo contiene los huesos de dos ejemplares distintos. En Estados Unidos, la venta de los fósiles descubiertos en propiedades privadas es legal. Unos días antes de la subasta, la Sociedad de Paleontología de vertebrados  (SVP, según su sigla original en inglés), que representa a los estudiantes y profesionales del área en Estados Unidos, le solicitó a la casa Aguttes que cancelara la operación. “Los fósiles de vertebrados científicamente importantes forman parte de nuestra herencia natural colectiva y merecen que se los mantenga bajo el cuidado público”, escribieron los directivos de la SVP. La sociedad se mostró preocupada por la noticia de que el nuevo propietario podría opinar al respecto del nombre de la especie. “La denominación de nuevas especies se encuentra regida por el Código Internacional de Nomenclatura, que le atribuye prioridad al primer nombre validado públicamente, no al propietario del ejemplar”. Según Aguttes, el nuevo dueño le prestará el fósil a un museo para que lo estudien. Para la SVP, resulta antiético nombrar a una nueva especie basándose en un ejemplar que no se encuentra en un repositorio reconocido y bajo acuerdo de curaduría.

Republicar