Imprimir Republish

Química

Un nuevo tipo de enana blanca

Representación de una enana blanca (la estrella menor): este nuevo tipo posee una atmósfera compuesta básicamente de oxígeno

Representación de una enana blanca (la estrella menor): este nuevo tipo posee una atmósfera compuesta básicamente de oxígeno

En la última etapa de su vida, el 98% de las estrellas de la Vía Láctea se transforman en enanas blancas, astros pequeños, calientes y extremadamente densos, con una masa similar a la del Sol compactada en un tamaño equivalente al de la Tierra. Luego de observar las líneas del espectro de absorción de 32 mil enanas blancas catalogadas por el estudio Sloan Digital Sky Survey (SDSS), que permiten inferir la composición química de los cuerpos celestes, el astrofísico Kepler de Souza Oliveira Filho, de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul (UFRGS), junto a colaboradores, identificaron una estrella de ese tipo con propiedades nunca observadas anteriormente (Science, edición del 1º de abril). Lo que ellos detectaron es una enana blanca cuya atmósfera se encuentra casi en su totalidad compuesta por oxígeno, con vestigios residuales de los elementos neón, magnesio y silicio. “No existe ninguna teoría que explique la formación de una enana blanca con esas características”, dice Kepler. “Hoy sabemos que son raras, pero existen”. Como regla general, el núcleo de las enanas blancas concentra los elementos más pesados (usualmente carbono y oxígeno), mientras que los más livianos (helio e hidrógeno) se encuentran en las capas externas (la atmósfera). En el caso de la SDSSJ1240+6710, tal la poco amigable denominación de esta inusitada enana blanca, el helio y el hidrógeno no forman parte de su atmósfera. Los astrofísicos especulan con que la desaparición de esos elementos podría ser consecuencia de la interacción del astro con una estrella compañera, que hasta ahora no ha sido detectada.

Republish