Imprimir Republicar

Arqueología

Una momia egipcia en Rio Grande do Sul

Bruno Todeschini Cráneo de Iret-Neferet, encontrado en 2017 en el Centro Cultural de Cerro LargoBruno Todeschini

Investigadores de la Pontificia Universidad Católica do Rio Grande do Sul (PUC-RS) identificaron la cabeza de una momia egipcia que vivió hace 2.500 años y estaba en el Centro Cultural 25 de Julho, en Cerro Largo, estado de Rio Grande do Sul. La pieza formaba parte de la colección de la institución desde hacía 30 años y fue identificada con un examen de radiocarbono (C14), realizado en Estados Unidos. Bautizada Iret-Neferet, perteneció a una egipcia de 42 ó 43 años, que vivió entre 768 a.C. y 476 a.C. El teólogo Edison Huttner, coordinador del Grupo de Estudio Identidades Afroegipcias de la PUC-RS, encontró la cabeza de la momia en 2017 y la sometió a una tomografía, constatando la presencia de un ojo artificial, práctica adoptada por los egipcios antes de embalsamar a los muertos. También observó la existencia de un orificio arriba de la nariz, probablemente hecho para la remoción del cerebro. El investigador envió un fragmento de la arcada dental a un laboratorio de Estados Unidos para confirmar el origen de la momia. Esta había sido donada al centro cultural entre los años 1970 y 1980 por Marcelino Kuntz, habitante de la ciudad a quien un amigo egipcio se la había regalado en la década de 1950. Con Iret-Neferet, pasan a ser dos las momias egipcias existentes en colecciones brasileñas. Las del Museo Nacional, en Río, fueron destruidas en el incendio de 2018.

Republicar