Buenas prácticas

BUENAS PRÁCTICAS
Para ampliar la transparencia
BUENAS PRÁCTICAS
Carta a un plagiador
BUENAS PRÁCTICAS
Dimensiones del abuso en el ámbito académico
BUENAS PRÁCTICAS
Incongruencias estadísticas
BUENAS PRÁCTICAS
Los límites de la denuncia anónima
BUENAS PRÁCTICAS
Voces que se suman al debate
BUENAS PRÁCTICAS
Diferentes reacciones
BUENAS PRÁCTICAS
Los riesgos de publicar en revistas depredadoras
BUENAS PRÁCTICAS
Rigurosidad y transparencia en la investigación biomédica
BUENAS PRÁCTICAS
Dos plagios y un autoplagio
BUENAS PRÁCTICAS
La dosis exacta de plagio
BUENAS PRÁCTICAS
La falta de cuidado en los artículos de revisión
BUENAS PRÁCTICAS
Investigación nacional sobre mala conducta
BUENAS PRÁCTICAS
Programa de rehabilitación de científicos
BUENAS PRÁCTICAS
La ciudad de Goiânia será sede de un encuentro sobre integridad
BUENAS PRÁCTICAS
El espectro de las imágenes duplicadas
BUENAS PRÁCTICAS
La ruleta rusa del plagiador
BUENAS PRÁCTICAS
Conflictos de interés más transparentes
BUENAS PRÁCTICAS
Un amplio menú de fraudes
BUENAS PRÁCTICAS
Cuando el plagio no reviste mala fe
BUENAS PRÁCTICAS
Revisión por pares deficiente
BUENAS PRÁCTICAS
Efectos localizados de la retractación
BUENAS PRÁCTICAS
Investigación retomada
BUENAS PRÁCTICAS
Una sanción rigurosa e innovadora
BUENAS PRÁCTICAS
Averiguación finalizada
BUENAS PRÁCTICAS
Mecanismos de corrección
BUENAS PRÁCTICAS
Con nueva directora
BUENAS PRÁCTICAS
Fraudes escamoteados
BUENAS PRÁCTICAS
Un revisor sin calificación
BUENAS PRÁCTICAS
La ética en las investigaciones patrocinadas

Anteriores