Imprimir Republish

PERFIL

En la órbita de la medicina

Una estudiante de la USP de Ribeirão Preto, en Brasil, es premiada por el descubrimiento de asteroides en el marco de un programa coordinado por la Nasa

Verena Paccola: intereses científicos múltiples

Léo Ramos Chaves

Hace dos años, con el propósito de aliviar su rutina de estudios para ingresar en la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo (FMRP-USP), en Brasil, la paulista Verena Paccola decidió inscribirse en el programa Cazadores de Asteroides del International Astronomical Search Collaboration de la Nasa, promovido en Brasil mediante un convenio con el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MCTI). En el lapso de dos meses, Paccola consiguió identificar 25 de esos cuerpos celestes, uno de los cuales es considerado de grande importancia debido a sus posibilidades de colisión con la Tierra.

“Me enteré de la posibilidad de participar en el programa a través de una red social. Completé el formulario e inmediatamente me contactaron para comenzar con el entrenamiento online tendiente a aprender a analizar las imágenes del Universo”, relata Paccola, de 22 años, quien participó en las búsquedas entre los meses de junio y julio de 2020. Las investigaciones no se concretaron escudriñando el cielo por las noches, sino utilizando un software que proporciona paquetes de imágenes obtenidas por un telescopio ubicado en Hawái (Estados Unidos). A partir de esas imágenes, los participantes elaboran informes con análisis y descripciones que son evaluados por el equipo del programa. “Cada semana se publicaba una lista con las personas que habían descubierto asteroides. Mi primer hallazgo fue dado a conocer durante la tercera semana. Para la semana siguiente, ya sumaba 13 asteroides en mi haber. Y así llegué a la cifra de 25 asteroides registrados”, celebra.

El interés por el campo científico de la joven nacida en la ciudad de Campinas y criada en Indaiatuba, una localidad del interior del estado de São Paulo, viene desde su infancia. “Recuerdo que un día podíamos llevar juguetes al colegio y aparecí con un microscopio a pilas que me había obsequiado una tía”, relata. “También me gustaba leer libros sobre el funcionamiento del cuerpo humano, más específicamente sobre el cerebro”. Cuando cursaba el sexto año de la enseñanza fundamental, creó y lideró un equipo de robótica para participar en la First Lego League, una competencia mundial que se realizaba en varios países. Su equipo salió ganador en varias etapas regionales y nacionales. Em 2017, mientras cursaba la enseñanza media, en el Colegio Técnico de Campinas, y en el área de la enfermería, creó un grupo de estudios con la intención de participar en las Olimpíadas Brasileñas de Neurociencias patrocinadas por el Hospital Israelita Albert Einstein. “Como cumplí un buen desempeño, en 2018 me convocaron para realizar una pasantía con ellos en el campo de la neurociencia computacional para las personas con trastorno del espectro autista”, comenta.

Al año siguiente fue seleccionada para formar parte de un equipo de jóvenes que participaron en la Asamblea de la Juventud de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), realizada en la ciudad de Nueva York (EE. UU.). “Me había inscrito, porque me inscribo en cada cosa que veo, pero no me imaginaba que iba a ser convocada”, bromea. En 2019, Paccola también estudió neurociencia conductual durante un semestre en la University of British Columbia, en Vancouver (Canadá). “Abandoné cuando me di cuenta de que mi prioridad, en realidad era estudiar medicina”.

La entrega del premio en el MCTI, que tuvo lugar en Brasilia, en el mes de diciembre, contó con la participación de Patrick Miller, creador y coordinador del programa Cazadores de Asteroides. En el marco de la ceremonia, Paccola fue sorprendida con la noticia de que había sido la responsable del descubrimiento de un asteroide importante, lo que le valió un trofeo además de la medalla de honor al mérito. “A este asteroide se lo llama débil, porque forma parte de un grupo que se desplaza muy lentamente”, explica.

Usuaria asidua de las redes sociales –solo en Instagram tiene más de 41.000 seguidores–, Paccola suele publicar contenidos sobre diversos temas relacionados con el campo de la ciencia, además de sus vivencias cotidianas como estudiante de medicina. La producción de los guiones y la grabación y edición de los videos que publica también son de su autoría. “Mi mayor premio es saber que estoy sirviéndoles de inspiración a muchas niñas interesadas en la ciencia”, concluye.

Republish