Imprimir Republish

Arqueología

La llegada al noroeste de la Amazonia

Julian Ruiz / Wikimedia Commons

Los primeros asentamientos humanos en el noroeste de la Amazonia se establecieron hace al menos 12.600 años, durante un período en el cual el planeta se volvió más frío y seco, según surge de la datación de semillas y materiales carbonizados del yacimiento arqueológico de serranía de La Lindosa, en la zona central de Colombia. Esta región, que hoy en día se encuentra en el límite de la selva amazónica, ya estuvo estaba cubierta por una vegetación de sabana. En los últimos años, un grupo encabezado por el arqueólogo Gaspar Morcote-Ríos, de la Universidad Nacional de Colombia, realizó excavaciones en tres refugios rocosos (Cerro Azul, Cerro Montoya y Limoncillos) en La Lindosa y halló un gran número de objetos líticos, dientes y huesos de animales, así como semillas de diversas plantas comestibles (principalmente palmeras). También descubrió paredones rocosos con cientos de pinturas rupestres que hoy en día se conocen como “la Capilla Sixtina de la prehistoria”. La datación de los materiales de las capas más profundas de los albergues apunta edades que varían entre 12.600 y 11.800 años (Quaternary International, 20 de marzo). Morcote-Ríos y sus colaboradores suponen que los primeros habitantes de La Lindosa podrían haber llegado desde la meseta de Bogotá, ubicada a algunos cientos de kilómetros más al norte en la cordillera de los Andes, donde ya había asentamientos humanos hace al menos 13.600 años. En la Amazonia, la ocupación humana más antigua que se ha encontrado (de hace 13.200 años) está en la cueva de Pedra Pintada, en el estado brasileño de Pará.

Republish