Imprimir Republicar

ZOOLOGÍA

Las alas del bosque atlántico

Un nuevo estudio indica la existencia de 891 especies de aves en el bioma, un cuarto de ellas bajo amenaza de extinción

Tangara sietecolores (Tangara fastuosa), una especie endémica del bosque atlántico amenazada de extinción

Luciano LimaTangara sietecolores (Tangara fastuosa), una especie endémica del bosque atlántico amenazada de extinciónLuciano Lima

Pese a haber sido talado hasta que solamente quedó alrededor de un 10% de su extensión original, el bosque atlántico todavía es, literalmente, el patio de la casa de la mayoría de los brasileños. Uno de cada siete habitantes del país reside en áreas que legalmente están definidas como parte de ese bioma, que costea el océano y el límite oriental del territorio nacional y atraviesa 17 estados, desde Piauí hasta Rio Grande do Sul. La más actualizada y completa radiografía de la diversidad de aves que habitan en áreas remanentes de ese jardín del litoral presionado por el crecimiento de las ciudades acaba de concluirse.

Bajo la supervisión de Luís Fábio Silveira, curador de la colección de ornitología del Museo de Zoología de la Universidad de São Paulo (MZ-USP), el ornitólogo Luciano Lima, de 29 años, realizó un estudio de más de 500 páginas en el cual enumera todas las especies de aves conocidas del bioma, brinda un resumen de sus principales características y de los sitios que habitan, y actualiza su estatus de conservación (si se encuentran amenazadas de extinción o no). El trabajo insumió cinco años de revisión de la literatura científica y visitas a casi todos los estados que conservan segmentos de bosque atlántico. “Los únicos que no visité fueron Sergipe y Mato Grosso do Sul”, informa Lima, quien reside en Resende, estado de Río de Janeiro, cerca del Parque Nacional de Itatiaia, en cuyos bosques avista aves desde sus 13 años de edad.

Las grandes cifras de la nómina, que refuerzan la importancia de este bioma para el mundo de las aves, resultan reveladoras. En el bosque atlántico habitan 891 especies de aves, alrededor del 45% de todas las especies registradas en territorio nacional. La Amazonia cuenta con más especies, alrededor de 1.300, pero su área es cuatro veces mayor, según los límites geográficos adoptados por el IBGE (el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística). Aproximadamente un cuarto de las especies de aves ‒213 en números absolutos, el 24% del total‒ es endémico del bosque atlántico. En la jerga de la biología, las especies endémicas son las que se encuentran exclusivamente en un determinado tipo de formación vegetal y en ningún otro más. Otras 17 especies son cuasiendémicas, es decir, se las encuentra fundamentalmente en el bosque atlántico y tan sólo esporádicamente en otros biomas.

Poco más del 25% de todas las especies ‒233 según cifras absolutas‒ se encuentran amenazadas de extinción, según listados internacionales y nacionales que incluyen a las aves más próximas a desaparecer del planeta. No todas las especies endémicas se encuentran en peligro, ni toda especie en riesgo de extinción es exclusiva del bioma. No obstante, entre las aves amenazadas de extinción, 147 especies son endémicas o cuasiendémicas del bosque atlántico. “Ese dato es realmente preocupante”, dice Lima. De acuerdo con el estudio, el bosque atlántico también alberga 1.035 subespecies de aves, de las cuales, 351 son endémicas. “Es la primera vez que aparecen datos sobre la población de subespecies de aves de ese bioma en un estudio”, dice Silveira. En la ornitología, el término subespecie alude a poblaciones geográficamente aisladas de un ave, que presentan algún grado de distinción entre sí, pero a las que no se ha considerado lo suficientemente distintas como para merecer el estatus de especie. “Este concepto ha sido utilizado indiscriminadamente en el bosque atlántico y muchas especies válidas de aves se encuentran ‘ocultas’ bajo la denominación de alguna subespecie”, sostiene el investigador del MZ-USP.

Luciano LimaUn tucán banana (Pteroglossus bailloni), miembro del orden de los Piciformes, que cuenta con 36 especiesLuciano Lima

Incremento de especies
Los datos compilados y producidos en el estudio de Lima difieren de otros trabajos publicados en las últimas décadas. Existen trabajos relativamente recientes que llegan a indicar la existencia de más de mil especies de aves en el bosque atlántico. En gran medida, las divergencias eran esperadas e inevitables. “Lima utilizó criterios más claros, basados en las características naturales del bioma y en los aspectos biogeográficos de las especies para definir lo que era un área del bosque atlántico y qué tipo de aves habitan efectivamente esos segmentos”, afirma Silveira, quien guió los esfuerzos del joven ornitólogo, que concluyó su máster este año con ese estudio. “En el pasado, otros trabajos adoptaron la definición legal de bosque atlántico, que también abarca áreas adyacentes a ese bioma, pero que en realidad son fragmentos del cerrado, de la caatinga o de la pampa”.

La consecuencia de ese abordaje excesivamente liberal que predominó hasta hace escaso tiempo atrás y condujo a un incremento de las especies descritas como pertenecientes al bosque atlántico, con la inclusión de aves que, en realidad, habitan en las cercanías de ese tipo de formación vegetal, más precisamente en segmentos de otros biomas, según refieren Silveira y Lima. Para atenuar ese problema, las aves que habitan predominantemente en una franja de 100 kilómetros (km) ubicada en la frontera con otros biomas ‒50 km dentro de los límites legales del bosque atlántico y 50 km fuera‒ no se incluyeron como pertenecientes a esa formación vegetal en el estudio del joven ornitólogo.

Luciano LimaUna pareja de jacamarás tridáctilos (Jacamaralcyon tridactyla), especie endémica del bosque atlántico amenazada de extinciónLuciano Lima

“El trabajo de Lima reordena los parámetros y se convierte en referencia en cuanto a las aves del bosque atlántico”, afirma José Fernando Pacheco, uno de los directores del Comité Brasileño de Registros Ornitológicos (CBRO), un foro asociado a la Sociedad Brasileña de Ornitología que vela por la calidad de los datos referidos a la distribución geográfica de las aves del país. “Nadie dedicó tanto tiempo a organizar la lista de las especies de ese bioma. Queda claro que la adopción de cualquier criterio de trabajo siempre reviste algún cariz arbitrario, pero las elecciones que él hace son pertinentes y tienen sentido”.

Órdenes más representativos
Más de la mitad de las especies registradas del bosque atlántico pertenece al orden de los Paseriformes, los populares pajaritos, un grupo que aglutina al 55% de las formas conocidas de aves del planeta. En concordancia con el trabajo de Lima, existen 476 especies de pájaros en ese bioma. El orden mencionado incluye, desde ejemplares comunes para los habitantes urbanos, tales como los gorriones, hasta pájaros poco conocidos y amenazados de extinción, como es el caso de la tangara sietecolores (Tangara fastuosa). Esa ave multicolor, con poco más de 10 centímetros de longitud, habita solamente en ciertos tramos del bosque atlántico entre Rio Grande do Norte y Alagoas.

El segundo orden en cuanto a la cantidad de representantes es el de los Apodiformes, que agrupa a 53 especies de colibríes y golondrinas. En tercer lugar aparecen los Charadriformes, con 50 especies de gaviotas y chorlitos. A continuación se encuentran los Accipitriformes (águilas y gavilanes, con 37 especies), Piciformes (carpinteros, tucanes y pteroglossus, con 36), Psittaciformes (guacamayos, loros y periquitos ‒cotorras o catitas‒, con 31) y Gruiformes (grullas y gallinetas, con 25).

Luciano LimaLa imponente pava de monte (Penelope obscura), un ave del orden de los Galliformes que alcanza un tamaño de alrededor de 70 cm, que se encuentra en buena parte del bosque atlánticoLuciano Lima

Pese a ser el bioma más estudiado por los ornitólogos, el bosque atlántico todavía ofrece sorpresas. A veces, de donde menos se espera surge una novedad. Ése es el caso de la primera especie de ave endémica del estado de São Paulo, la Formicivora paludicola, que habita exclusivamente en los pantanos de la región de Mogi das Cruzes. El hormiguerito de São Paulo o bicudinho-do-brejo-paulista, tal el nombre popular de la especie, fue descrito recientemente en un trabajo científico. “¿Quién diría que a 50 kilómetros de mi oficina de trabajo viviría una especie nueva, aún no identificada?”, dice Silveira, uno de los autores del descubrimiento (lea el texto de la página 40).

La variedad de formas y tamaños de las aves del bosque atlántico es impresionante. Basta con observar las imágenes publicadas en este reportaje. El tucán banana (
Pteroglossus bailloni), miembro del orden de los Piciformes, que cuenta con 36 especies. Se trata de un ruidoso y todavía relativamente abundante pariente de los tucanes, que es endémico del bosque atlántico y mide alrededor de 35 centímetros (cm) de longitud. Puede encontrárselo desde el sur de Bahía hasta Rio Grande do Sul, y también en Paraguay y Argentina. Tambien hay la foto de una pareja de jacamarás tridáctilos (Jacamaralcyon tridactyla), también endémicos, pero que se encuentran en peligro de extinción. Tan sólo hay registros históricos de poblaciones dispersas de esas aves, de aproximadamente 18 cm, entre el sur de Bahía y el norte de Paraná. Otro registro hay la imponente pava de monte (Penelope obscura), un ave del orden de los Galliformes que alcanza un tamaño de alrededor de 70 cm, que se encuentra en buena parte del bosque atlántico.

Proyecto
Aves del bosque atlántico: riqueza, composición, endemismos y lagunas del conocimiento (nº 2011/ 17032-7); Modalidad Beca de Maestría; Investigador responsable Luís Fábio Silveira; Becario Luciano Lima; Inversión R$ 35.723,34 (FAPESP).

Republicar