Prêmio CBMM
Imprimir Republish

Arqueología

Las huertas primitivas de la Amazonia

Umberto Lombardo/ Universidad de Berna

Vestigios del cultivo de la mandioca y de calabaza que se remontan, respectivamente, a 10.350 y 10.250 años atrás condujeron a un equipo científico internacional, del cual formó parte Lautaro Hilbert, del Museo de Arqueología y Etnología de la Universidad de São Paulo (USP), a identificar alrededor de 4.700 bosques artificiales desperdigados por la región de Llanos de Moxos, en Bolivia (foto). Los datos arqueológicos indican que hace 10.850 años los indígenas que habitaban el sudoeste de la Amazonia comenzaron a transformar el ecosistema de la región para cultivar alimentos. Y crearon áreas para el cultivo de alimentos cuyas superficies abarcaban, en promedio, media hectárea (Nature, 8 de abril). Esas “islas” forestales generadas por el hombre se inundaban, de tanto en tanto, debido de las crecidas de los ríos cercanos. “Nuestros resultados revelan que los primeros habitantes de esas regiones practicaban una economía mixta y no eran solamente cazadores y recolectores, tal como se pensaba”, dice Hilbert. De acuerdo con el estudio, el sudoeste de la Amazonia pude considerarse el quinto centro de domesticación de plantas del mundo en antigüedad, junto con el Cercano Oriente, China, el sudoeste de México y el noroeste de América del Sur.

Republish