Guia Covid-19
Imprimir Republish

Arte

Las peculiares criaturas de Frans Post

Una exposición en un museo irlandés reúne dibujos de la fauna brasileña, obras del artista holandés en el siglo XVII

Perezoso, armadillo, mono, oso melero, tapir y puercoespín. Algunos de los animales retratados por Frans Post durante su estadía en el nordeste brasileño

Noord-Hollands Archief

El pintor Frans Janszoon Post tenía 25 años cuando arribó a Brasil, en 1637. En compañía de arquitectos, naturalistas y médicos, integraba la comitiva holandesa del conde Maurício de Nassau (1604-1679). Hasta 1644, cuando abandonó el país, se empeñó en dibujar o pintar todo aquello que le parecía merecedor de registro en lo que por entonces era una posesión holandesa de ultramar. Descubiertos recientemente en el Noord-Hollands Archief, 34 de esos dibujos ahora están expuestos para visita pública en la National Gallery of Ireland, en Dublín, Irlanda.

Las representaciones de animales fueron encontradas por Alexander de Bruin, el curador de imágenes del archivo holandés, al comienzo de esta década, cuando efectuaba un trabajo de digitalización. Al realizar un mapeo de pinturas de los siglos XVI y XVII, halló las imágenes en una carpeta con dibujos de pájaros donados al archivo en 1888 y elaborados por otros dos artistas holandeses, contemporáneos de Post: Pieter Holsteijn I (1585-1662) y Pieter Holsteijn II (1614-1673). Asombrado con la calidad de los dibujos, Bruin trabajó junto a expertos del Rijksmuseum, en Ámsterdam, y de la revista Master Drawings, para determinar su autenticidad. Hasta que se produjo ese hallazgo, no se conocían estudios de plantas o animales cuya autoría le perteneciera a Post.

Para la realización de sus dibujos, Post se valió de tres técnicas distintas. Veinticuatro de ellos los elaboró en gouache y acuarela. Los otros diez, en grafito. Son representaciones minuciosas, casi todas acompañadas de anotaciones a mano, datadas en el siglo XVII, que indican la apariencia, el temperamento, el comportamiento de los animales retratados e incluso hasta el sabor de su carne, pero ninguno está firmado. “Los dibujos y sus leyendas tienen una frescura que transmite la sensación de que uno está realmente atisbando por encima del hombro de Frans Post, mientras él retrata la fascinante fauna del Nuevo Mundo”, dijo Bruin, en un texto publicado en el sitio web del Noord-Hollands Archief.

La National Gallery exhibe los dibujos de Post, quien nació y murió en Haarlem, Holanda (1612-1680), hasta el 9 de diciembre. Aparte de esos estudios sobre animales tales como tapires, zarigüeyas, calamares y monos, también integran la exposición otras dos obras del artista, que cobró notoriedad al retratar la exuberancia nacional. Obras fundamentales para la comprensión de su arte, Paisagem brasileira com fábrica de açúcar (circa 1660) y Visão de Olinda (1662) exhiben algunas de las características que signaron la producción del artista holandés: líneas del horizonte con cielos que se abren hacia áreas amplias, con un primer plano del objeto, meticulosamente pintado.

Republish