Imprimir Republish

Parasitoides

Pequeños momificadores

La avispa Aleiodes falloni, que deposita sus huevos en el cuerpo de una oruga y la momifica

Eduardo Shimbori/ UFSCar La avispa Aleiodes falloni, que deposita sus huevos…Eduardo Shimbori/ UFSCar

En Ecuador, en las tierras conocidas por albergar tribus aborígenes que miniaturizaban las cabezas de sus enemigos, se han hallado ahora nuevos agentes momificadores. Son 24 nuevas especies de avispas pertenecientes al género Aleiodes, que habitan las laderas del este de los Andes. Estos insectos, que miden entre cuatro y nueve milímetros de longitud, fueron descritos por el biólogo brasileño Eduardo Shimbori, de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar), y el estadounidense Scott Shaw, de la Universidad de Wyoming (ZooKeys, 2014). Las hembras de estas especies depositan un huevo dentro de determinadas orugas, en cuyo cuerpo crece la larva e induce el endurecimiento de la piel de su huésped produciendo su momificación.

... en el cuerpo de una oruga y la momifica

Eduardo Shimbori/ UFSCar … en el cuerpo de una oruga y la momificaEduardo Shimbori/ UFSCar

Luego, la larva completa su ciclo de desarrollo en el interior de la oruga. Varias de las especies fueron bautizadas en honor a personalidades famosas, como es el caso de la avispa Aleiodes shakirae. La referencia a la cantante colombiana proviene de la forma en que la oruga se retuerce durante su momificación. Según afirma Shimbori, en Brasil existen al menos 160 especies de ese género aún no descritas. El investigador se encuentra abocado desde 2010 a reducir esa laguna del conocimiento en un posdoctorado supervisado por Angélica Penteado-Dias, coordinadora del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de los Himenópteros Parasitoides de la Región Sudeste Brasileña. “Como los parasitoides siempre se encuentran asociados a los insectos que utilizan como huéspedes, ese conocimiento resulta vital para la investigación relacionada con la ecología y la evolución, así como su empleo para el control de plagas agrícolas”, añade el biólogo.

Republish