Imprimir Republish

cambios climáticos

Sumideros de carbono

Selva en regeneración en medio de un área de cultivo de mandioca en Tefé, estado de Amazonas

Frans Bongers Selva en regeneración en medio de un área de cultivo de mandioca en Tefé, estado de AmazonasFrans Bongers

La protección de las selvas en regeneración podría ser una forma eficiente de contrarrestar los cambios climáticos. La mitad de las selvas del mundo se encuentran en recuperación y ese tipo de vegetación crece más rápidamente y secuestra mayor cantidad de dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera que las selvas intactas, que nunca fueron convertidas en pasturas o en área agrícola. Ésta es la conclusión a la que se arribó en un estudio internacional en el cual tomaron parte equipos de las universidades federales de Pernambuco (UFPE), y del Sur de Bahía (UFSB), de la Universidad Estadual de Montes Claros (Unimontes), en Minas Gerais, del Instituto Nacional de Investigaciones de la Amazonia (Inpa) y de la Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz, de la Universidad de São Paulo (Esalq-USP). Los investigadores determinaron la capacidad de recuperación de 1.500 lotes forestales diseminados por ocho países de América Latina. Y comprobaron que los bosques en regeneración o secundarios se recuperan más rápido en las regiones donde llueve más y no donde el suelo es más fértil, tal como se pensaba hasta entonces (Nature, 3 de febrero). Según los autores, en 20 años, estas selvas recuperarán 122 toneladas de biomasa por hectárea. Esto corresponde a la absorción de 3,05 toneladas anuales de CO2 por hectárea, casi 11 veces superior al índice de absorción de las selvas primarias. Con base en esos datos, los investigadores elaboraron un mapa del potencial de recuperación de biomasa de los bosques tropicales. Se espera que el mismo pueda utilizarse para orientar la identificación y la preservación de áreas con baja resiliencia, más difíciles de restaurar.

Republish