Imprimir Republicar

Biodiversidad

Un desafío internacional

El programa Biota-FAPESP ingresa en una nueva fase y busca mayor inserción en el exterior

FungosEduardo CesarDiez años después de su lanzamiento, el programa Biota-FAPESP inaugura una nueva etapa.  Continuando con el esfuerzo que permitió la descripción de más de 500 especies de plantas y animales desperdigados por los 250 mil kilómetros cuadrados del territorio paulista -produjo 75 proyectos de investigación, 150 maestrías y 90 doctorados, aparte de generar 500 artículos en 170 periódicos, 16 libros y dos enciclopedias-, el programa ahora se ocupará de otros desafíos, tales como ampliar el conocimiento internacional de su producción. Una de las metas consiste en aumentar la cantidad de publicaciones en revistas de actualidad e incentivar el intercambio internacional de investigadores y profesores visitantes, como así también la participación en eventos en el exterior. “Aunque la investigación realizada en el ámbito del Biota sea de alta calidad, aún no hemos obtenido un reconocimiento internacional equiparado con esa excelencia”, explica Carlos Alfredo Joly, profesor del Instituto de Biología de la Universidad estadual de Campinas (Unicamp) y nuevo coordinador del programa, función que ya ocupara entre los años 1999 y 2004.

Joly reemplazó a Ricardo Ribeiro Rodrigues, de la Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz de la Universidad de São Paulo (Esalq-USP), cuya gestión estuvo signada por la disponibilidad de los datos sobre la biodiversidad para la elaboración de políticas públicas, el acercamiento con iniciativas similares de otros países y la institucionalización del programa -durante el mes pasado, se firmó un memorándum del acuerdo entre la FAPESP y la Unicamp, según el cual la universidad proveerá la estructura y el personal para acoger, desarrollar y administrar los bancos de datos del Biota. “Conseguimos avanzar en la concreción de esos desafíos, que habían sido establecidos hace cinco años”, expresa Ricardo Rodrigues. Desde su creación, el programa recibió una inversión anual de 2,5 millones de dólares por parte de la FAPESP.

Bioprospección
Los investigadores del Biota redoblarán sus esfuerzos para transformar en productos los resultados de la bioprospección, mediante un mayor acercamiento de la Red Biota de Bioprospección y Ensayos (BIOprospecTA) con el área de farmacología y con las empresas. “Un país con una biodiversidad tan rica necesita productos de alto impacto”, dice Vanderlan da Silva Bolzani, del Instituto de Química de Araraquara de la Universidad Estadual Paulista (Unesp) y coordinadora de la red.

Se ampliará el énfasis en temas tales como la mitigación del impacto causado por la agricultura en la biodiversidad. “La agricultura es un gran agente modificador del ambiente y ese apartado incluye conflictos cada vez más relevantes”, dice Luciano Verdade, profesor de la Esalq-USP y miembro de la coordinación del Biota. “Mitigar esos impactos significa agregar valor conservacionista a la agricultura”, afirma. También participaron de la coordinación Célio Haddad, del Instituto de Biociencias de la Unesp de la localidad de Río Claro, y Mariana Oliveira, del Instituto de Biociencias de la USP. Todos los miembros de la coordinadora lideran proyectos temáticos en el ámbito del Biota.

Otra de las prioridades será la aproximación del Biota con otros programas de la FAPESP, tales como el de Investigación en Bioenergía (Bioen) y el de Investigación sobre Cambios Climáticos Globales (PFPMCG). “Estamos planificando una discusión conjunta entre los tres programas para identificar las superposiciones y estimular la integración de proyectos”, afirma Joly. El Biota realizará convocatorias para zonas geográficas o temáticas específicas. “Las convocatorias constituyen un importante instrumento para rellenar lagunas, encauzando la demanda de participación para determinadas áreas”, dice el coordinador.

Republicar