Guia Covid-19
Imprimir Republish

Buenas prácticas

Un fraude en una clasificación universitaria se dirimirá en la Justicia

Moshe Porat, quien fuera de 1996 a 2018 el director de la Escuela de Negocios Fox de la Universidad Temple, en Estados Unidos, enfrenta una demanda en un tribunal federal de ese país por enviar información fraudulenta a un tradicional ranking de las universidades estadounidenses publicado desde 1983 por la revista digital U.S News & World Report. La pena que le cabría, en caso de ser condenado, podría llegar a 25 años de prisión y el pago de una multa de 500.000 dólares. Según la denuncia presentada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, Porat “conspiró y urdió un plan para engañar a postulantes a cubrir cargos, alumnos y donadores de la escuela, haciéndoles creer que la misma contaba con carreras de grado en administración de primer nivel, con el propósito de que abonaran la matrícula anual y realizaran contribuciones a la Universidad Temple”.

Porat, un israelí radicado desde hace décadas en Estados Unidos, y otros dos antiguos empleados de la escuela, el docente Isaac Gottlieb y la administradora Marjorie O’Neall, están acusados de falsificar datos referentes al desempeño de programas profesionales de posgrado de maestría en administración de negocios –Master in Business Administration, MBA– de la institución, tales como la experiencia profesional de los alumnos y la cantidad de estudiantes que cursaban esas carreras a tiempo parcial. El director informó, por ejemplo, que la totalidad de los alumnos de un curso online de MBA habían sido seleccionados y aprobados en exámenes de admisión, cuando en realidad ese contingente no superaba el 20 %. Casi el 90 % de los ingresos de la escuela proviene de los cursos a distancia de MBA.

De acuerdo con lo informado por el Departamento de Justicia, el fraude hizo que el MBA online pasara del 28º puesto en la clasificación de U.S. News en su categoría, en 2013, al primer lugar durante los cuatro años posteriores. La manipulación dio comienzo luego de una reunión entre los ejecutivos de la escuela y los responsables del ranking, en 2013, en donde quedó claro que U.S. News no disponía de los medios para fiscalizar los datos suministrados por las universidades. La procuradora Jennifer Williams, responsable de la acusación contra el exdirector, dijo al sitio web Inside Higher Ed que la conducta de Porat comprometía la integridad del sistema académico y generó un perjuicio entre aquellos alumnos que orientaron sus elecciones basándose en el citado escalafón. “El éxito del sistema de educación superior en Estados Unidos no depende solamente de la excelencia académica, de la rigurosidad de los programas ofrecidos, de la aptitud y del trabajo duro de los aspirantes y alumnos, sino también de la transparencia y la honestidad del propio sistema”, dijo.

La Universidad Temple es una institución pública de educación superior fundada en 1834 en Filadelfia (EE. UU.), que cuenta con más de 38.000 alumnos. Porat, quien ya no es el director de la Escuela de Negocios pero aún mantiene vínculos con la misma, niega las acusaciones y ha demandado a la institución aduciendo que lo ha difamado en comunicados referidos al escándalo. El año pasado, la universidad acordó abonar 4 millones de dólares a alumnos y exalumnos del programa MBA online como resarcimiento, y 1,4 millones a estudiantes de otros programas de la Escuela de Negocios que presentaron demandas cuando estalló el presunto fraude.

Republish