Guia Covid-19
Imprimir Republish

Nobel

Un poco menos desigual

Cuatro mujeres fueron premiadas en tres de las seis categorías del Premio Nobel de este año, lo que hace de 2020 el segundo en la historia del prestigioso galardón con el mayor número de ganadoras. La francesa Emmanuelle Charpentier y la estadounidense Jennifer Doudna compartieron el Nobel de Química, mientras que Louise Glück y Andrea Ghez, también estadounidenses, recibieron el de Literatura y parte del de Física, respectivamente. El premio instituido por el químico, inventor y filántropo sueco Alfred Nobel al final del siglo XIX ha favorecido históricamente a los varones. En 120 años, solo hubo 57 mujeres entre los 930 laureados.

MEDICINA

Chiachi Chang/NIH | Universidad Rockefeller | Universidad de Alberta A partir de la izquierda: Alter, Rice y HoughtonChiachi Chang/NIH | Universidad Rockefeller | Universidad de Alberta

Un nuevo virus de la hepatitis
El Premio Nobel de Fisiología o Medicina de 2020 se les concedió a dos estadounidenses y a un británico por sus contribuciones para la identificación del virus de la hepatitis C, que puede ocasionar serios daños en el hígado llegando a provocar cirrosis y cáncer. En la década de 1970, el médico Harvey J. Alter, de 85 años de edad, de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, identificó un virus nuevo, diferente a los de las hepatitis A y B, que se transmite en los casos de transfusiones de sangre. Años después, el equipo del virólogo británico Michael Houghton, de 70 años de edad, por ese entonces trabajando en la compañía farmacéutica Chiron, en California (EE. UU.), recurrió a novedosas estrategias moleculares para identificar al agente patológico, al que se lo bautizó como virus de la hepatitis C. En la década de 1990, el virólogo Charles M. Rice, de 68 años de edad, en ese tiempo en la Universidad Washington en Saint Louis, confirmó que el virus, por sí solo, era capaz de multiplicarse y causar la enfermedad, que afecta a unos 70 millones de personas en todo el mundo y mata a 400 mil pacientes por año.

QUÍMICA

Alexander Heinl/Picture Alliance vía Getty Images Doudna y Charpentier (a la der.)Alexander Heinl/Picture Alliance vía Getty Images

Una herramienta para editar genes
La herramienta de edición genética Crispr-Cas9, descubierta en 2012, tiene diversas aplicaciones posibles en la producción de alimentos y en la medicina, entre las cuales sobresale su potencial para el tratamiento de enfermedades genéticas. Esta herramienta, derivada de la forma en que las bacterias combaten a los virus, consiste en moléculas de ARN acopladas a proteínas bacterianas (las Cas9) que funcionan como tijeras moleculares capaces de recortar el ADN en sitios seleccionados. Y permite desactivar o corregir genes. La microbióloga francesa Emmanuelle Charpentier, de 51 años de edad, del Instituto Max Planck en Berlín (Alemania), y la bioquímica estadounidense Jennifer Doudna, de 56 años de edad, de la Universidad de California en Berkeley e investigadora del Instituto Médico Howard Hughes, en Estados Unidos, perfeccionaron esta técnica y por ello se hicieron acreedoras al Nobel de Química de este año.

LITERATURA

Wikimedia Commons

Mitología de la intimidad
La poeta y ensayista estadounidense Louise Glück se llevó el Nobel de Literatura de 2020. Sus libros son inéditos en Brasil. Tan solo se han publicado en portugués traducciones dispersas de sus versos en revistas literarias y suplementos culturales de periódicos. Su poesía se caracteriza por la precisión técnica y el lenguaje objetivo, que dialoga con los mitos griegos y romanos que movilizan cuestiones de la vida personal de la autora. A los 77 años de edad, Glück lleva publicadas 12 colecciones de poemas, además de libros de ensayos. Docente de la Universidad Yale, fue la primera integrante nacida en Estados Unidos de una familia de inmigrantes húngaros de origen judío. La obra de Glück, poco estudiada en Brasil, ha acaparado diversos premios en Estados Unidos, entre los cuales destaca el Pulitzer, en 1993, por el libro intitulado The wild iris (editorial Ecco Press, 1992).

ECONOMÍA

Facebook de la Universidad Stanford Wilson y Milgron (a la der.)Facebook de la Universidad Stanford

Estrategias para subastas
Los científicos estadounidenses Robert B. Wilson, de 83 años de edad, y Paul R. Milgron, de 72, ambos de la Universidad Stanford, en California, fueron galardonados con el denominado Nobel de Economía –un premio instituido por el Banco Central de Suecia en 1968– por sus aportes a la teoría de subasta. “Los laureados perfeccionaron la teoría y crearon nuevos formatos de subastas, beneficiando a vendedores, compradores y contribuyentes de todo el mundo”, argumentó la Academia Real Sueca de Ciencias, subrayando que las subastas movilizan diariamente cifras astronómicas entre compradores y vendedores. Al emplear la teoría de subasta, los investigadores buscaron abarcar los resultados de las distintas normas de licitación y precios finales con el propósito de hallar el valor más adecuado para el bien o servicio subastado. Los estudios del dúo han ayudado a los gobiernos de todo el planeta a vender sus bienes públicos a precios más altos.

FÍSICA

Biswarup Ganguly/ Wikimedia Commons | Christopher Dibble/ UCLA | M. Zamani/ ESO Penrose, Ghez y Genzel (a la der.)Biswarup Ganguly/ Wikimedia Commons | Christopher Dibble/ UCLA | M. Zamani/ ESO

Los misteriosos agujeros negros
El Nobel de Física reconoció los trabajos de tres científicos que estudiaron los agujeros negros, regiones del espacio extremadamente densas y compactas que, debido a su enorme campo gravitatorio, absorben toda la materia a su alrededor. Ni siquiera la luz escapa de estos objetos (de ahí proviene su nombre). La mitad del dinero del premio, aproximadamente 1,1 millones de dólares, fue para el físico y matemático británico Roger Penrose, de 89 años de edad, de la Universidad de Oxford, “por el descubrimiento de que la formación de los agujeros negros es una predicción contundente de la teoría general de la relatividad” de Albert Einstein (1879-1955). La otra mitad del premio se repartió entre dos astrofísicos del área de las observaciones que lideran grupos de investigación rivales: el alemán Reinhard Genzel, de 68 años de edad, del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre en Garching, Alemania, y de la Universidad de California en Berkeley, Estados Unidos, y la estadounidense Andrea Ghez, de 55 años de edad, de la Universidad de California en Los Ángeles. Ambos confirmaron la existencia de un agujero negro supermasivo en el centro de la Vía Láctea, presentando más evidencias de que la predicción de Penrose estaba en lo cierto.

PAZ
Jack Taylor/ Getty Images

Alimentos para prevenir conflictos
El Nobel de la Paz fue para el Programa Mundial de Alimentos (PMA), la mayor organización humanitaria internacional en el área de la seguridad alimentaria, creada en 1961 como un brazo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). La Fundación Nobel justificó su elección basándose en el esfuerzo del PMA “para combatir el hambre, por su contribución para mejorar las condiciones para la paz en las zonas afectadas por conflictos y por actuar como fuerza motriz en el afán de prevenir el uso del hambre como arma de guerra y de conflicto”. Con 5.600 camiones, 30 barcos y 100 aviones, el PMA ha atendido en 2019 a 97 millones de personas en 88 países y prevé que en 2020 habrá 265 millones de personas con hambre crónica.

Republish