Guia Covid-19
Imprimir Republish

Geología

Una erupción colosal

La Gran Fuente Prismática, la mayor fuente hidrotermal de Yellowstone, calentada por la pluma de un supervolcán

Ignacio Palacios/ Getty Images

Una de las mayores erupciones volcánicas que haya dejado registro en el planeta se produjo hace 8,7 millones de años en una región que abarca parte de los actuales estados de Idaho y Nevada, en el noroeste de Estados Unidos. Ese evento colosal habría arrojado al menos 2.800 kilómetros cúbicos (km3) de lava y cenizas sobre el área (Geology, 1º de junio) y fue provocado por un supervolcán alimentado por fracciones ascendentes de material caliente proveniente de una zona profunda (el manto) del planeta. Esas plumas del manto son las que caracterizan a un hot spot, tal como se le denomina en geología a un punto caliente de alta actividad volcánica, que actualmente se encuentra en el Parque Nacional de Yellowstone. A medida que la placa tectónica de América del Norte se desplaza sobre ese hot spot, la actividad superficial del volcán cambia de lugar, que hoy en día es lo que alimenta a las fuentes termales y los géiseres de Yellowstone. El geofísico Thomas Knott y su equipo de colaboradores, de la Universidad de Leicester, en el Reino Unido, pudieron identificar esa megaerupción, denominada Grey’s Landing, tras realizar una comparación minuciosa de la composición y la edad de las rocas esparcidas sobre un área equivalente a la del estado brasileño de Sergipe que parecían haber sido producidas por eventos menores e independientes. La erupción que generó el gigantesco derrame de lava tuvo una magnitud de 8,8 según una escala de medición cuyo valor máximo es 10. Además de esa, el grupo de Knott identificó otra erupción, denominada McMullen Creek, que se produjo hace 9 millones de años y habría alcanzado una magnitud de 8,6, derramando 1.700 km3 de lava.

Republish