Imprimir Republish

Atmósfera

La mayor amenaza a la salud global

Un editorial publicado en más de doscientas revistas médicas señala los riesgos de no combatir el cambio climático

Una anciana rusa se enfrenta a una ola de calor en Moscú durante la pandemia

Sergei Fadeichev / Tass vía Getty Images

Más de 200 publicaciones científicas del área de la medicina, entre ellas las revistas The Lancet, The New England Journal of Medicine y PLOS Medicine, publicaron el 6 de septiembre un editorial simultáneo que apunta los riesgos sanitarios ocasionados por avance del calentamiento global y la pérdida progresiva de la biodiversidad. “La mayor amenaza a la salud pública mundial es el fracaso constante de los líderes mundiales para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de 1,5 grados Celsius (ºC) y restaurar la naturaleza. Urge hacer cambios en toda la sociedad, y esto conducirá a un mundo más justo y saludable. Nosotros, como editores de revistas de la salud, hacemos un llamamiento a los gobernantes y a otros líderes para que pasen a la acción, marcando a 2021 como el año en que el mundo finalmente cambia de rumbo”, dicen los 19 autores del texto.

El epidemiólogo Carlos Augusto Monteiro, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de São Paulo (FSP-USP), editor en jefe de la Revista de Saúde Pública, donde también se publicó el comentario, es uno de los signatarios del editorial. “El cambio climático y la pérdida de la biodiversidad generará más desplazamientos forzosos de la población y hará que aumenten los conflictos, la inseguridad alimentaria y las enfermedades zoonóticas, como es el caso del covid-19”, dice Monteiro. El editorial subraya que desde 1981, el calentamiento global contribuyó para una mengua de entre un 1,8 % y un 5,6 % en la productividad de los principales cultivos. El texto exhorta a los gobiernos a unirse, como lo han hecho para luchar contra la pandemia actual, para frenar el calentamiento global y la destrucción de la naturaleza, y sostiene que los países de altos ingresos deben ampliar su compromiso, aún pendiente, de invertir al menos 100.000 millones de dólares anuales para combatir el cambio climático.

El Acuerdo de París, suscrito en diciembre de 2015, estableció como meta general para los casi 200 países que firmaron este tratado internacional, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el aumento del calentamiento global a 1,5 ºC o, en el peor de los escenarios, a 2 ºC en comparación con los niveles preindustriales, de mediados del siglo XIX. No obstante, de acuerdo con los datos que figuran en el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), divulgado en el pasado mes de agosto, el límite de 1,5 ºC sería rebasado durante la próxima década. Según el editorial, los riesgos para la salud de un incremento superior a 1,5 ºC en la temperatura del planeta son manifiestos y conocidos.

En los últimos 20 años, la mortalidad vinculada a los efectos de las olas de calor entre las personas mayores de 65 años se incrementó más de un 50 %, subraya el texto. Las temperaturas en alza han provocado un aumento de la deshidratación y disfunciones renales, cáncer de piel, infecciones tropicales, trastornos mentales, complicaciones en los embarazos, alergias, muertes y enfermedades vinculadas a problemas cardiovasculares y pulmonares. “Los daños afectan en mayor proporción a los individuos más vulnerables, esto incluye a los niños, a la población de mayor edad, a las minorías étnicas, a las comunidades más pobres y a las personas con problemas de salud subyacentes”, consignaron los investigadores en el texto editorial.

Republish