Guia Covid-19
Imprimir Republish

Geología

Misterio en el polo sur lunar

La cuenca Aitken corresponde a la mancha oscura en la parte inferior de esta imagen, de la cara distante de la luna

Goddard Space Flight Center/ NASA

Cerca del polo sur de la Luna, en la cara que no se puede ver desde la Tierra, hay un cráter de dimensiones colosales. Es la cuenca Aitken, que tiene casi 2.500 kilómetros (km) de diámetro y 13 km de profundidad. Se sospecha que fue creada por el impacto de un asteroide entre 4.300 millones y 3.900 millones de años atrás, al comienzo de la formación del Sistema Solar. La edad de la cuenca de Aitken la convierte en una de las estructuras más antiguas conservadas en la superficie lunar y sus dimensiones le garantizan el rango de mayor cráter de impacto conocido. Utilizando mediciones topográficas realizadas por la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) y de variaciones de gravedad obtenidas por la sonda Gravity Recovery and Interior Laboratory (Grail), un equipo estadounidense identificó debajo de la corteza de la cuenca Aitken un gigantesco bulto de masa más densa, con 2 mil millones de toneladas, extendiéndose a 300 kilómetros de profundidad en el manto lunar (Geophysical Research Letters, abril). Una posible explicación para la existencia de este bulto es que el metal del asteroide que formó el cráter puede haber quedado atrapado en el manto lunar, en lugar de haberse hundido en dirección al núcleo, sugirió el geofísico Peter James, del Baylor College, Estados Unidos, uno de los autores del estudio, en un comunicado de prensa. Otra es una posible concentración de materiales más densos en la última etapa de solidificación del magma lunar.

Republish