Imprimir Republicar

Biodiversidad

Un mes macabro para las ballenas francas

Ballena franca glacial con su cría: restan alrededor de 400 ejemplares de esta especie en el mundo

Florida Fish and Wildlife Conservation Commission, NOAA Research

Junio fue un mes cruel para las ballenas francas glaciales (Eubalaena glacialis), de cuya especie se estima que restan solo 411 ejemplares en el mundo. Por lo menos seis fueron encontradas muertas, flotando en las aguas heladas del golfo de San Lorenzo, en la costa este de Canadá. Entre ellas estaba una hembra de 40 años llamada Punctuation, que se consideraba una de las 100 ballenas francas glaciales activas reproductivamente. Se sabe que Punctuation dio a luz a ocho crías, además de ser abuela de al menos otros dos individuos a lo largo de su vida. El resultado de la necropsia sugiere que ha muerto tras una colisión con un barco. A pocos kilómetros de allí, el 4 de junio, Wolverine, un macho de 9 años a quien dieron ese apodo por las cicatrices que exhibía en la cola, también fue hallado muerto. Días más tarde, Comet, un macho de 34 años, apareció sin vida al lado de una hembra desconocida de 11 años a punto de volverse sexualmente madura. Se avistaron los cuerpos de otras dos ballenas cerca de la isla Anticosti y de la península Gaspé durante la última semana de junio. Exceptuando el caso de Punctuation, las autoridades canadienses todavía no saben cuáles ha sido las causas de las muertes de las ballenas francas en esa región. La principal sospecha es que hayan muerto por complicaciones, como fracturas e infecciones, derivadas de lesiones causadas por accidentes con barcos. Otra hipótesis es que se hayan sofocado con redes usadas para la pesca de langostas y cangrejos. Esa es una de las principales causas de la muerte de ballenas francas glaciales en el hemisferio norte (Diseases of Aquatic Organisms, 20 de junio).

Republicar