Guia Covid-19
Imprimir Republish

COVID-19

La incógnita de las reinfecciones

La comprobación de que el Sars-CoV-2 puede infectar más de una vez a una misma persona expande el reto de comprender al virus y hacerle frente a la enfermedad

Léo Ramos Chaves

A finales de agosto, cuando el covid-19 ya había afectado a 25 millones de personas en todo el mundo, científicos de Hong Kong informaron del primer caso confirmado de reinfección provocada por el nuevo coronavirus. En el estudio publicado en el periódico Clinical Infectious Diseases, los investigadores describieron el caso de un paciente masculino de 33 años que el 15 de agosto dio positivo en el test para covid-19, cuatro meses y medio después de haber sido diagnosticado por primera vez. La reinfección pudo comprobarse porque los virus recolectados en el segundo examen positivo fueron comparados genéticamente con los primeros que el paciente contrajo en abril, y eran distintos. Esta comprobación descartó la sospecha de que el nuevo resultado positivo fuera causado por virus que podrían haber permanecido inactivos en el cuerpo del paciente tras la primera infección.

Pocas semanas antes, investigadores de la Facultad de Medicina de Ribeirão Preto de la Universidad de São Paulo (FMRP-USP) habían informado que una técnica de enfermería de 24 años de edad dio positivo en el test del virus en dos oportunidades en un intervalo de 50 días, la primera a mediados de mayo y la segunda, hacia el final de junio. En este caso, no fue posible efectuar un análisis genético porque el material extraído de su nariz había sido desechado.

En los últimos meses han comenzado a aparecer noticias de pacientes reinfectados por el Sars-CoV-2, lo que ha generado preocupación en la población y encendió una señal de alarma en las autoridades y en la comunidad científica. La posibilidad de reinfección podría sugerir que las personas afectadas por la enfermedad no desarrollarían inmunidad contra ella, o bien que dicha inmunidad caducaría tras un cierto tiempo. Asimismo, introdujo otro elemento en los debates al respecto de la eficacia de las medidas de aislamiento social y las vacunas en desarrollo para combatir al nuevo coronavirus.

Dos meses después del caso registrado en Hong Kong, la cifra de contagios de covid-19 casi se ha duplicado –ya suma 45 millones de casos en todo el mundo– y las noticias de pacientes probadamente reinfectados en el exterior no llegan a la media docena. Los casos sospechosos se informan por cientos. También hubo registros documentados de casos en Holanda, Ecuador, Bélgica y Estados Unidos. En este último país, un paciente de 25 años de edad resultó afectado dos veces por el Sars-CoV-2 en un intervalo que se considera breve para las enfermedades respiratorias causadas por virus: 48 días entre el primero y el segundo contagio. El caso salió a la luz cuando fue divulgado en el periódico The Lancet. En su infección ulterior, el paciente presentó síntomas más severos, requiriendo asistencia respiratoria. Lo mismo sucedió con el caso holandés –en el cual el paciente, debilitado por un tratamiento de quimioterapia, falleció– y también con el ecuatoriano.

Los expertos sostienen que lo más probable sería que los casos de reinfección estuvieran asociados con cuadros asintomáticos o con síntomas más benignos que en el primer contagio. De este modo, si se sobrevive al primer ataque del Sars-CoV-2, esto garantizaría que el sistema inmunológico es capaz de controlar los daños que provoca el covid-19 de manera permanente. La aparición de casos reincidentes más severos apunta a otras hipótesis: la exposición a una carga viral baja durante el primer contagio podría generar una respuesta inmunitaria débil, incapaz de bloquear una nueva infección. Otra posibilidad sería que la exposición a una carga viral mayor en la reinfección provocaría síntomas más severos.

En Brasil, hacia el final del mes de octubre se estaban estudiando al menos 93 casos de posibles reinfecciones por covid-19, según un estudio dado a conocer en un reportaje de CNN Brasil. Veintiocho de esos casos los estudia el infectólogo Max Igor Lopes, quien coordina un consultorio externo que atiende exclusivamente casos sospechosos de reinfección en el Hospital de Clínicas (HC) de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FM-USP), en la ciudad de São Paulo. Su equipo se propone dilucidar cómo ocurren las reinfecciones y qué información pueden proveer para entender mejor el contagio, su control e incluso el potencial de las vacunas contra el covid-19.

El especialista relata que la investigación es ardua y que existen al menos tres maneras de identificar un contagio reincidente. “La primera consiste en comparar los virus recolectados en el paciente en momentos distintos mediante un análisis genético. Esto no siempre es posible debido a la falta del material recolectado en ambas ocasiones, o también por alguna falla en la extracción o en su almacenamiento”, dice. Los laboratorios suelen guardar las muestras extraídas, pero ante el gran volumen reunido en los últimos meses, muchas veces se hace necesario eliminarlas. “También se puede entrevistar al paciente para saber si hubo transmisión del contagio hacia alguien cercano, en el hogar, por ejemplo, lo que determina un nexo epidemiológico. La tercera opción consiste en identificar el surgimiento o el aumento de la cantidad de anticuerpos relacionados con el covid-19 en alguien que ya había contraído el virus”.

Las reinfecciones deben tomarse como excepciones y no como algo habitual, dice Granato

Con todo, la labor detectivesca no siempre despeja todas las dudas. Los infectólogos aún no saben si las reinfecciones son más o menos severas que el primer contagio, o si es más probable que ocurran luego de un breve período de tiempo o tras un paréntesis más largo. “Entre los pacientes que evaluamos aquí en el Hospital de Clínicas, en el 80% se detectaron síntomas más graves en la segunda infección”, informa Lopes.

La posibilidad de contraer covid-19 en más de una ocasión no fue algo tan sorprendente. “La reinfección no es algo inesperado para los virus respiratorios, como es el caso del virus influenza, el de la gripe, y el resto de los coronavirus circulantes entre humanos. Esto es algo que ya se conoce y está documentado”, explica el infectólogo Celso Granato, director clínico del grupo Fleury y docente en la Universidad Federal de São Paulo (Unifesp). “Por ende, no es tan raro que la gente contraiga el Sars-CoV-2 más de una vez. No obstante, en mi opinión, las reinfecciones deben tomarse como excepciones y no como algo común”.

Los expertos advierten sobre la probabilidad de que la mayoría de los casos de reinfección nunca se identifiquen, dado que la mayoría de quienes contraen covid-19 son asintomáticos En otras palabras, muchos individuos podrían estar contaminados con el virus sin saberlo a menos que se hagan el test. Para los que exhiben síntomas y la prueba resulta positiva por primera vez, no puede asegurarse que no hayan tenido contacto con el nuevo coronavirus anteriormente.

Si alguien diagnosticado se cura y luego vuelve a contagiarse pero no presenta síntomas, puede ser que nunca lo sepa a no ser que se realice un nuevo test, aunque más no sea de rutina. Esto fue lo que sucedió con el paciente de Hong Kong, en agosto, cuyo segundo contagio se detectó por mera casualidad tras un examen efectuado en un aeropuerto. En síntesis, para que haya un caso de reinfección documentado, lo más probable es que el paciente haya presentado síntomas en dos momentos distintos, habiéndose realizado el test en ambas ocasiones.

Cualquiera sea el escenario real por detrás de tanta incertidumbre, se está lejos de que sea desolador. “Por ahora, nuestra mayor preocupación no son las reinfecciones. En primer lugar, porque es difícil comprobarlas. Segundo, porque estamos más preocupados por la protección primaria de las personas. La primera ola de contagios en Brasil está evolucionando y aún no sabemos cuánto va a crecer”, enfatiza Granato.

En términos prácticos, esto significa que las disposiciones de aislamiento social y el uso de mascarillas para evitar la dispersión del virus siguen siendo importantes incluso entre aquellos que ya han tenido un test positivo, toda vez que al reinfectarse, asintomáticos o no, pueden seguir transmitiendo el Sars-CoV-2. “Es importante no confundir la flexibilización del contacto social con una relajación en las medidas de prevención contra el virus. Al contrario: cuando se aumenta la libertad de la gente para que deambule, también aumenta la responsabilidad de cada uno de nosotros para protegernos a nosotros mismos y a los demás”, advierte Granato.

Artículos científicos
TO, K. et al. Coronavirus disease 2019 (Covid-19) re-infection by a phylogenetically distinct severe acute respiratory syndrome coronavirus 2 strain confirmed by whole genome sequencing. Clinical Infectious Diseases. 25 ago. 2020.
TILLETT, R. et al. Genomic evidence for reinfection with Sars-CoV-2: a case study. The Lancet Infectious Diseases. 12 oct. 2020.

Republish