Los 111 años de historia de la Escuela Politécnica de la Universidad de São Paulo (Poli-USP) resumen la trayectoria de un país que supo modernizarse a marcha rápida. São Paulo adquirió aires cosmopolitas en buena medida gracias a la contribución de los pioneros, como el ingeniero Antonio Francisco de Paula Souza (1843-1917), o el constructor de edificios y palacetes Francisco de Paula Ramos de Azevedo (1851-1928), ambos fundadores de la Escuela Politécnica de São Paulo en 1893. A finales de los años 1920, cuando gobernar se convirtió en sinónimo de construir carreteras, la institución aportó sus cuadros para la elaboración de un primer boceto de la red vial que, décadas más tarde, suplantaría definitivamente a los ferrocarriles. Ingenieros politécnicos se aventuraron incluso a producir tanques y granadas cuando São Paulo se sublevó contra Getúlio Vargas, en 1932. La Escuela, que se incorporó a la Universidad de São Paulo en 1934, adquiriría rápidamente fama de granero de hombres públicos: un puñado de gobernadores paulistas pasaron por ella. Entre las décadas de 1950 y 1970, una fase durante la cual la economía brasileña creció a tasas de tigre asiático y carecía de soluciones tecnológicas para sostener tal desarrollo, los ingenieros politécnicos quizás hayan vivido su fase de oro. “Nosotros íbamos en colectivo a la facultad, cargando aquella enorme regla T; llamábamos la atención. Muchos futuros ingeniero consiguieron novia así”, recuerda el profesor Moacyr Martucci Júnior, presidente de la Comisión de Investigación de la Poli-USP. El advenimiento de la informática provocó un terremoto en la ingeniería, que explotó en nuevas especialidades. De la ingeniería eléctrica brotó la ingeniería de computación. De la ingeniería eléctrica y la ingeniería mecánica surgió la mecatrónica. Las computadoras llevaron le significaron a la regla T el beneficio de una merecida jubilación y sentaron nuevas bases para la enseñanza y la investigación en la institución, donde trabajan actualmente 495 docentes y estudian 4,3 mil alumnos de grado y 4 mil de posgrado. La Poli-USP se metamorfoseó para mantener su rol modernizador, y continuó creando ingenios capaces de dar más bienestar a la sociedad. Es posible mencionar contribuciones significativas de científicos y profesionales egresados de la institución en innumerables áreas. En los años 1960, la planificación en el área de transportes en Brasil, que transformó la ingeniería de tránsito en una ciencia que se aplicó a la construcción de las líneas de metro, también despuntó gracias al trabajo de los docentes de la Poli, como Íon de Freitas y Antonio Galvão Novaes. Entre 1990 y 1994, la Escuela Politécnica de la USP fue dirigida por el profesor Francisco Romeu Landi, director presidente del Consejo Técnico Administrativo de la FAPESP, fallecido en abril a los 71 años. Si hoy en día Brasil dispone de una industria de microelectrónica y cuenta con capacidad especializada en el área de telecomunicaciones, esto se debe a la destreza de la Escuela Politécnica para hacer investigación y a su vez formar mano de obra en esas áreas durante los últimos 30 años. La Escuela reivindica para sí la creación del primera computadora brasileña. Llamada “El Patito Feo”, ésta fue obra de científicos del área de ingeniería eléctrica en 1972. Pasados 30 años, esta simiente produjo un árbol con abundantes frutos. Aunque Brasil, al igual que varios otros países, no haya logrado desarrollar una industria de computadoras competitiva como tal lo planeara inicialmente, los investigadores del área de informática de la Poli-USP se han destacado en la creación de software y en la seguridad de redes. El Laboratorio de Arquitectura y Redes de Computadoras de la Escuela es una referencia mundial en códigos de criptografía. Paulo Barreto, investigador de la Poli y criptólogo jefe de la empresa brasileña Scopus, tomó parte en la creación de los algoritmos empleados para la elaboración de la firma digital de la Comunidad Europea y la del gobierno estadounidense, tras vencer licitaciones internacionales que definieron las normas de seguridad. El Laboratorio también creó ambientes seguros para páginas de Internet de diversos bancos y desarrolló un sistema de seguridad para la recaudación del Impuesto a la Propiedad de Vehículos Automotores (IPVA), que terminó con los fraudes practicados en las computadoras de la Dirección de Tránsito (Detran) de São Paulo. Tanque numérico En el terreno de las telecomunicaciones, docentes de la Poli-USP fueron contratados a comienzos de los años 1970 por Telebrás para ayudar a modernizar las centrales telefónicas brasileñas, que en ese entonces eran analógicas. La digitalización de las centrales amplió el acceso por parte de los brasileños al teléfono, e integró el territorio nacional. Este grupo también desarrolló en 1976 el prototipo que hizo posible hacer llamados vía discado directo internacional. Algunos de estos investigadores acabaron desgarrándose de la Escuela para fundar el Centro de Investigaciones y Desarrollo de Telebrás (CPqD), uno de los principales dínamos de la investigación brasileña en el área de telecomunicaciones. Por otro lado, la industria naval brasileña ganó en solidez a partir de 1956, tras la firma de un estratégico convenio entre la Armada y la Poli, que dio origen al Departamento de Ingeniería Naval y Oceánica. Dicho departamento continua en actividad, pero con nuevas incumbencias. Durante los últimos quince años fortaleció sus lazos con Petrobras, en el marco de un línea de investigación que culminó con la creación de un tanque de pruebas numérico en 2001. Se trata de un simulador, dotado de un cluster de 120 microcomputadoras personales, capaz de proyectar modelos tridimensionales de cualquier cosa: aviones, autos y barcos. “En un tanque numérico, el procesamiento de la información es mucho más rápido y es posible realizar simulaciones de sistemas bastante complejos”, dice el profesor Hélio Mitio Morishita, jefe del departamento. En el caso de Petrobras, el principal interés es el desarrollo de sistemas oceánicos, como las plataformas de petróleo, demasiado complejas como para probarlas en un tanque de pruebas de verdad. La Armada utilizó los servicios del tanque numérico de la Poli-USP antes de hacer las adaptaciones del portaaviones São Paulo, que pertenecía a Francia. Había dudas en cuanto a si la enorme embarcación cabría en el dique seco del arsenal de la Marina con sede en Río de Janeiro, donde sería refaccionada. Con base en imágenes y medidas tomadas en el portaaviones y en el dique, en el tanque se demostró que sí, que era posible apostar el portaaviones allí dentro –por cierto: entró raspando. Recién después de la simulación empezó la refacción. Las herramientas de realidad virtual son cada vez más empleadas en las escuelas de ingeniería. El Laboratorio de Sistemas Integrables de la Politécnica es sede desde 2000 de la Caverna Digital, un complejo para realidad virtual que crea un ambiente interactivo mediante proyecciones de imágenes múltiples. Pueden ingresar hasta seis personas pueden en la caverna al mismo tiempo, e interactuar con el mundo simulado por computadora. Al margen de las aplicaciones en las ramos de ingeniería, esta caverna también puede emplearse en medicina y astronomía, y en la producción de juegos interactivos. El nexo entre las aptitudes del pasado y las del presente se vuelve más palpable en algunos departamentos de la Poli-USP, como el de Ingeniería de Energía y Automación Eléctrica. Bajo el comando del profesor José Roberto Cardoso, el Laboratorio de Electromagnetismo Aplicado sigue trabajando en los estudios de tracción eléctrica en ferrocarriles y metros. “Como participamos en la implantación de la primera línea del subterráneo de São Paulo, ese conocimiento quedó acumulado”, dice Cardoso. No resta mucho trabajo por hacer con relación a los ferrocarriles, que pierden cada vez más importancia como medio de transporte. Pero, como varias capitales brasileñas están construyendo sus metros, el laboratorio ha sido convocado a ayudar, para hacer simulaciones de las composiciones andando sobre la línea a varias velocidades, y de la cantidad de energía necesaria para hacer que el sistema completo funcione. El laboratorio también se aboca a estudios sobre las interferencias electromagnéticas. Ayudó a los fabricantes de electrodomésticos a controlar las emisiones electromagnéticas de sus productos, para que se éstas ubicasen en los niveles exigidos internacionalmente, por ejemplo. También auxilió a la Marina a realizar un estudio de compatibilidad electromagnética del proyecto de submarino de propulsión nuclear que está desarrollándose en el complejo de Aramar, interior paulista. Se trata de un estudio sofisticadísimo, dada la profusión de cables y circuitos previstos para la construcción del gigantesco prototipo. Pero la vida del laboratorio no se restringe a brindar soporte a aquéllos que lo necesitan. A pedido de Petrobras, se desarrolló un motor tubular lineal para la extracción de petróleo, que suplantará a las instalaciones mecánicas conocidos en Brasil como ‘cavalos de pau’ [caballos de madera] instaladas en 9 mil pozos terrestres en el país. El motor eléctrico tiene la capacidad de incrementar el caudal de los pozos, y sufre un desgaste menor, pues, al contrario que en el caso del caballo de madera, no genera rozamiento con las paredes del pozo. La Escuela participa en estudios de carácter teórico con la misma disposición con la que busca soluciones para problemas prosaicos. En el Departamento de Ingeniería de Transportes, se prueba el empleo de un pavimento compuesto, en el cual placas de concreto de cemento trabajan de adheridas al concreto asfáltico. Esta técnica, traída de Estados Unidos, crea una superficie más resistente y ayuda en el mantenimiento de pavimentos con deficiencias estructurales. El Departamento de Ingeniería Metalúrgica y de Materiales –que es el de mayor producción académica de la Escuela– desarrolló un método capaz de reciclar el polvo de mineral de hierro que antes era descartado y contaminaba el ambiente. Ese polvo, obtenido en grandes cantidades durante el proceso de degradación del mineral, obstruía los hornos y era considerado inútil. En el marco de un trabajo sobre el comportamiento térmico de los materiales, los investigadores de la Poli constataron que, al mezclar el polvo del mineral de hierro con el carbón, podían producirse ‘pellets’ o pequeñas briquetas que, tras un proceso de cura, se volvían durísimos, y podían almacenarse. Así, el derroche y la contaminación se terminaron. Actualmente esos ‘pellets’ se usan en los hornos como materia prima para la elaboración de acero. “Esta investigación tuvo una gran importancia en la busca de procesos limpios y no contaminantes en la metalurgia”, dice el profesor José Deodoro Trani Capocchi, jefe del Departamento de Ingeniería Metalúrgica y de Materiales. Son 400 trabajos científicos publicados anualmente en revistas anualmente. También, sus investigadores a veces ayudan a resolver crímenes. A pedido de la Policía Científica de São Paulo, emiten laudos sobre la deformación de proyectiles o el desgaste de otros materiales, capaces de dilucidar las circunstancias de homicidios o accidentes. Dentro de la Politécnica funciona el Centro Internacional de Referencia en Reutilización del Agua (Cirra), vinculado al Departamento de Ingeniería Hidráulica y Sanitaria. En tal sentido, un grupo de investigadores de la institución trabaja en varios frentes: desde el desarrollo de sistemas hidráulicos para economizar agua (como por ejemplo un tanque de descarga para inodoro con capacidad para 3 litros de agua) hasta ensayos de estrategias de reaprovechamiento de los recursos hídricos, tales como el uso de agua no tratada en la agricultura, en sistemas de refrigeración de industrias o en la irrigación de áreas verdes urbanas. También ayuda a la Agencia Nacional de Agua a formular nuevas políticas contra el derroche. Dentro de esa lista de aplicaciones prácticas, un investigador del Cirra diseño un sistema de reaprovechamiento del agua que se utilizará en la tercera terminal del Aeropuerto Internacional de Cumbica, Guarulhos, que será construido en los próximos años. Hoy en día toda el agua usada en las dos terminales del aeropuerto, que recibe anualmente 14 millones de pasajeros, se extrae del subsuelo. La construcción de una tercera terminal requerirá una nueva solución, pues el manantial está al borde de su agotamiento y no tendrá agua suficiente. La idea consiste en que aguas servidas pasen por un tratamiento parcial, para luego utilizarlas nuevamente para lavar la pista y enfriar el sistema de aire acondicionado del aeropuerto, solo por mencionar dos ejemplos de aplicación. “Es posible hacer un uso más prudente del agua echando mano de múltiples estrategias”, dice el profesor Ivanildo Hespanhol, director del Cirra. Al igual que en la mayoría de las carreras, el campo de conocimiento de la ingeniería se ha expandido mucho en las últimas décadas, y la Escuela Politécnica se ha esforzado por abarcar todos esos despliegues, creando nuevos departamentos y especializaciones. Pero los cambios y oscilaciones del mercado de trabajo son tan abruptos que un rubro de la ingeniería muy concurrido un año en el examen de ingreso a la universidad puede ver reducirse el interés en pocos años más tarde, cuando los estudiantes estén recibiéndose. Y esto ha ocurrido varias veces. La tradicional ingeniería civil, por ejemplo, perdió fuerzas en los años 1980 –la década perdida–, cuando Brasil paró de hacer hidroeléctricas y carreteras, frustrando así a una generación de jóvenes profesionales. Pero hoy en día la demanda en el sector de ingeniería civil ha crecido nuevamente. Pese a la carencia de grandes obras, se ha abierto un espacio para los ingenieros en la expansión de la construcción civil y de la infraestructura de saneamiento, por ejemplo. La ingeniería de telecomunicaciones vivió su apogeo y su caída en un cortísimo lapso de tiempo. Con las privatizaciones, a mediados de los años 1990, la concurrencia en el matrícula hizo eclosión, pero hubo una severa retracción en 2000 y 2001, que hizo mermar el interés de los postulantes. “Ni la euforia ni la resaca se justificaban”, dice Paul Jean Etienne Jeszensky, docente del Departamento de Ingeniería en Telecomunicaciones y Control. “Ahora se avanza hacia un equilibrio en el mercado de trabajo, un escenario que no es ni tan bueno ni tan malo como se había llegado a imaginar”, afirma. Tales oscilaciones son naturales y, excepto por la decepción que generan en los recién recibidos, no tienen consecuencias profundas. Sucede que los ingenieros politécnicos se gradúan, antes que nada, para adaptarse a las nuevas situaciones, para estar listos para solucionar problemas que ni siquiera pueden imaginarse hoy. “La Escuela suministra una excelente base. Ese bagaje es de los alumnos”, dice Jeszensky. “Preparamos profesionales para tomar decisiones: profesionales que están siempre listos para aprender cosas nuevas”, dice Moacyr Martucci, presidente de la Comisión de Investigación. Así como los ingenieros civiles frustrados de los años 1980 hicieron carreras brillantes dentro y fuera de la ingeniería –el mercado financiero, por ejemplo, se abasteció hasta el hartazgo de esos profesionales–, la promoción destinada a las telecomunicaciones también será absorbido. Pero también existen carreras que no saben de crisis. La de ingeniería en computación oferta matrícula a dos grupos de 40 alumnos en cada ingreso. Uno de esos grupos hace un carrera en los moldes tradicionales. El otro tiene una programación curricular diferente, donde teoría y práctica tienen el mismo peso. Los módulos se alternan cada cuadrimestre –ora el estudiante se aboca a asignaturas teóricas, ora hace una pasantía en una empresa, que la propia Escuela se encarga de tramitarles a los alumnos. “Los ingenieros se reciben con una base teórica fuerte y también con una notable experiencia profesional”, dice el profesor Wilson Vicente Ruggiero, del Departamento de Ingeniería de Computación y Sistemas Digitales. En tanto, la Escuela está ensayando un cambio conceptual en la formación de sus alumnos. El mercado de trabajo demanda profesionales con un bagaje más humanístico. Los ingenieros de hoy debe tener en cuenta variables que eran relegadas antiguamente. Ha quedado atrás el tiempo en que se proyectaba una hidroeléctrica sin tener en cuenta el impacto ecológico que dicha obra causaría. Construida comienzos de los años 1980, la central de Balbina, que abastece a Manaos, la capital de Amazonas, es un ejemplo de una hermosa obra de ingeniería que perpetró un crimen ecológico, creando un gigantesco lago poco profundo, donde especies de árboles se pudren hasta hoy. “La formación excesivamente técnica a veces hace que el ingeniero razone sin tener en cuenta que hay gente de por medio en el proceso”, dice el profesor Hélio Morishita, cuyo departamento, el de Ingeniería Naval y Oceánica, alteró su currículo y actualmente exige que sus estudiantes cursen y aprueben 24 asignaturas optativas en otras unidades de la Universidad de São Paulo. “La elección de esas materias cabe al estudiante. Lo mejor de esto es que ellos tienen contacto con la sociología, la comunicación o la filosofía. Algunos se resisten y van a cursar esas materias en la Facultad de Economía y Administración, que tiene más afinidad con la ingeniería”, dice Morishita. El Departamento de Ingeniería Eléctrica impulsó una alteración parecida en su currículo. La humanización en la formación de los alumnos es uno de los objetivos del Poli 2015, un programa destinado hacer ajustes en la Escuela hasta el año 2015, teniendo en la mira los retos de este comienzo de siglo. Entre las metas declaradas del Poli 2015, se destacan “la aptitud y capacidad para el trato, las relaciones humanas y la comunicación; la postura ética y el compromiso cultural y social con Brasil”. Sin dejar de lado, por supuesto, la excelencia de las enseñanza. El futuro de la Poli-USP también es virtual. La educación a distancia es hoy en día una realidad. Las clases de 105 asignaturas son grabadas en vídeo y puestas a disposición en Internet, como así también el material didáctico utilizado por los docentes. Los alumnos que faltan a una clase pueden verla en casa en la pantalla de la computadora. En caso de que el estudiante virtual no entienda la explanación, puede interactuar entrando en un chat y haciendo preguntas. Si se trata de una duda que otro alumno ha tenido antes (el 80% de éstas se repite), la respuesta queda almacenada y aparece al instante. Sino, el docente responde más tarde por e-mail. Las carreras y su material didáctico están comenzando a tener libre acceso para cualquiera que tenga computadora en casa. “La idea es diseminar el conocimiento depositado en la Poli en otras facultades y entre otros estudiantes de ingeniería. Es devolverle a la sociedad, de la manera más amplia posible, la inversión que ésta hace en la escuela”, dice el profesor Wilson Vicente Ruggiero. Si todo sale bien, la escuela, que nació vinculada a la elite –los fundadores Ramos de Azevedo y Paula Souza debieron ir a Europa para graduarse– habrá consumado un hermoso ajuste de cuentas con el pasado. [post_title] => Una fábrica de ingenios [post_excerpt] => En el marco de la serie de artículos dedicados al 70° aniversario de la Universidad de São Paulo, Pesquisa FAPESP muestra ahora las soluciones tecnológicas creadas en la Escuela Politécnica de la USP, un granero de profesionales que ha ayudado a modernizar el país [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => una-fabrica-de-ingenios-2 [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2015-07-17 18:41:43 [post_modified_gmt] => 2015-07-17 21:41:43 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/?p=115347 [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) ) [tecnologia-es] => Array ( [0] => stdClass Object ( [ID] => 78037 [post_author] => 23 [post_date] => 2004-06-01 00:00:00 [post_date_gmt] => 2004-06-01 00:00:00 [post_content] => Los semiconductores están presentes enlos más diversos tipos de aparatos electrónicos, del televisor al horno de microondas, desde los celulares hasta los sistema de inyección de combustibles de los automóviles y, por supuesto, en las computadoras. Tienen una característica que está siempre implícita en su descripción: la evolución. No es que otros elementos del mundo de la electrónica o de la biotecnología, por ejemplo, estén fuera del campo evolutivo, pero con los semiconductores tal evolución se da casi que minuto a minuto. Las exigencias de la miniaturización, de la velocidad de procesamiento de información, del avance de los software y de la capacidad de memoria hacen de estas pequeñas pastillas de silicio uno de los soportes de la civilización actual. Tamaña importancia se mide también por el volumen de estudios que se hacen en dicha área. Los semiconductores son blancos constantes de investigaciones realizadas en las universidades y en toda la industria electroelectrónica y de informática de todo el mundo, que siempre está atenta a las exigencias del mercado del futuro próximo y también del lejano. En Brasil, aunque no tengamos una industria de semiconductores de gran porte con productos de punta, lo que significó que el país gastara 2 mil millones de dólares en 2003, de acuerdo con datos de la Asociación Brasileña de la Industria Eléctrica y Electrónica (Abinee), los estudios muchas veces sorprenden. En el país éstos transcurren fundamentalmente en las universidades, y están recogiendo buenos frutos. Entre los resultados prácticos más recientes se encuentran las memorias de computadoras 250 veces más potentes, que se encuentran en análisis por parte de dos multinacionales, y un microsensor de presión sanguínea para cirugías, al margen de varias alternativas para los compuestos de silicio (Si), el principal material utilizado en la fabricación de componentes semiconductores (materiales con un nivel de conductividad eléctrica intermedia entre los conductores, como el cobre y los metales, y los aislantes, como la goma y la cerámica, que aprovechan mejor los electrones en el procesamiento de informaciones). En el marco de la investigación académica nacional, al margen de São Paulo, también se constituyeron frentes importantes en el estudio de semiconductores en la década de 1990 en Río Grande do Sul, Santa Catarina y Pernambuco. La Universidad de São Paulo (USP), por ejemplo, concentra la mayoría de los estudios del área en la Escuela Politécnica (Poli) y en el Instituto de Física (IF). En la Poli, las investigaciones de la División de Microsistemas Integrados (DMI), coordinada por el profesor Nilton Itiro Morimoto, han dado varios resultados. "Desarrollamos un sensor de presión sanguínea descartable para monitorear a los pacientes en cirugías, lo cual resultó en una microempresa", comenta Morimoto. Este sistema, que utiliza la tecnología MEMs (Micro-Electro-Mechanical Systems, por su sigla en inglés), dispositivos semiconductores conocidos como micromáquinas, se arma en un sustrato cerámico y se conecta al paciente y a los aparatos electrónicos de monitoreo. La empresa se llama Torr Microssistemas, tiene su sede en São Paulo y cuenta con financiamiento del Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE) de la FAPESP. En tres meses más empezará a distribuir el producto en un mercado que cuenta únicamente con sensores similares importados. La producción del grupo del profesor Morimoto puede medirse de acuerdo con el número de trabajos publicados anualmente. "Somos responsables de alrededor del 60% de los papers presentados en el área de procesos de microelectrónica en el Symposium on Microelectronics Technology and Devices (Simposio de Tecnología de Microelectrónica y Dispositivos), una reunión internacional organizada anualmente por la Sociedad Brasileña de Microelectrónica (SBMicro) y por la Sociedad Brasileña de Computación (SBC). Para Morimoto, el incentivo de la nueva política industrial del gobierno federal para la creación de una industria de semiconductores es una iniciativa loable. "Una fábrica de semiconductores en Brasil significa que el país tendrá capacidad de agregarle un alto valor a sus productos poniendo en ellos tan solo una mínima inteligencia electrónica. Esto significa que el país podrá exportar más e importar menos productos electrónicos y componentes, y significa, al mismo tiempo, la creación de miles de puestos de trabajo de altísimo nivel, tanto salarial como intelectualmente", dice. Opinión similar tiene su colega Inés Pereyra, jefa del Departamento de Ingeniería de Sistemas Electrónicos de la Escuela Politécnica. Para Inés, el dominio de esta tecnología es una cuestión estratégica, porque sobre ella se asienta gran parte del desarrollo tecnológico de las últimas décadas. "Podríamos decir, sin exageraciones, que la independencia económica de cualquier país pasa por el dominio de la tecnología de semiconductores, y eso requiere evidentemente de inversiones en investigación y la existencia de industrias en el país", dice. La investigadora coordina un proyecto temático que tiene como foco la investigación de nuevos materiales semiconductores y aislantes, y el desarrollo de dispositivos micro y optoelectrónicos elaborados con dichos materiales. Las investigaciones de Inés comprenden la producción y el estudio de láminas delgadas (películas) de materiales tales como carburo de silicio (SiC) y oxinitruro de silicio (SiOxNy), producidos mediante procesos que se llevan a cabo a bajas temperaturas. El carburo de silicio es un semiconductor alternativo al silicio utilizado para la fabricación de dispositivos que operan en ambientes sometidos a altas temperaturas, químicamente agresivos o con alta radiación, tales como los sensores para la industria aeroespacial y siderúrgica. En tanto, el oxinitruro de silicio es un aislante que puede sustituir al óxido de silicio en diversas aplicaciones. "Pretendemos mejorar las propiedades de estos dos materiales, para desarrollar dispositivos micro y optoelectrónicos: transistores, diodos detectores y emisores de luz y guías ópticos (utilizados en las telecomunicaciones vía fibra óptica)", dice Inés. Al margen de la investigación aplicada, los docentes de la Poli también hacen investigación teórica. Tal es el caso del físico João Francisco Justo Filho, quien mediante simulaciones computacionales investiga las propiedades electrónicas, estructurales y ópticas de aleaciones semiconductoras. De acuerdo con el investigador, dichas simulaciones constituyen herramientas de bajo costo, que pueden auxiliar en el desarrollo y la manipulación de materiales y, a su vez, en la creación de nuevos dispositivos y procesos de producción. "Nuestros sistemas de estudio están compuestos de conjuntos de átomos, elementos fundamentales en el contexto de la ciencia de los materiales. Es importante entender sus propiedades microscópicas, tales como el tipo de interacciones de éstos con sus vecinos, porque éstas determinan gran parte de las propiedades macroscópicas de los materiales." Unade las líneas de investigación de Justo Filho, que tiene un proyecto suyo dentro del Programa Joven Investigador de la FAPESP, se orienta al desarrollo de un software de simulaciones de materiales nanoestructurados, especialmente nanoestructuras de silicio. Para crearlo, el primer paso del investigador consistió en desarrollar un código computacional que permitiera investigar las propiedades térmicas de los materiales. La siguiente etapa consistió en la creación de un software de visualización de las simulaciones, donde pudieran elaborarse películas, mostrando la evolución temporal de los átomos. "Una de las simulaciones que realizamos con éxito consistió en observar el comportamiento de un nanohilo de silicio sometido a tensión constante en condiciones determinadas de temperatura. Con este estudio verificamos que es posible construir dichos nanohilos mediante procesos controlados", afirma el científico. "De acuerdo con mi visión, los nanohilos de silicio constituyen el siguiente paso de la nanotecnología. Ellos podrán utilizarse en aplicaciones optoelectrónicas (láseres principalmente)." El crecimiento de las nanopelículas Igualmente abocado a las nanoestructuras semiconductoras se encuentra el físico José Roberto Leite, coordinador del Laboratorio de Nuevos Materiales Semiconductores (LNMS), del Instituto de Física de la USP de São Paulo. "Estamos trabajando en el crecimiento de nanopelículas y su caracterización y aplicación en dispositivos nanoelectrónicos, tales como LEDs (diodos emisores de luz), LDs (diodos láser), sensores y detectores. Estos dispositivos son de gran importancia para la grabación óptica (CDs y DVDs) y en las telecomunicaciones, entre otras áreas. "Desarrollamos nuevos LDs y LEDs de gran interés, pues podrán reemplazar en el futuro a las lámparas incandescentes domiciliarias con más luminosidad y con menor gasto de energía." Otra novedad asegurada por una patente y destinada a mejorar las memorias de las computadoras, se transformó en una negociación industrial como mostró Pesquisa FAPESP en la edición n° 97. Hasta ahora dos grandes empresas multinacionales que prefieren mantener sus nombres en el anonimato, se pusieron en contacta y solicitaron más información al profesor Elson Longo, de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar) y coordinador del Centro Multidisciplinario para el Desarrollo de Materiales Cerámicos (CMDMC), sobre el proceso de producción y la nueva formulación de un chip potencialmente capaz de incrementar la memoria de las computadoras 250 veces, basado en el compuesto titanato de bario y plomo. "Ellos nos contactaron y se llevaron informes a sus matrices, que hora están analizándolos", comenta Longo.En el Instituto de Física de la Unicamp, la búsqueda de nuevos materiales semiconductores también está en el foco de los investigadores. El Laboratorio de Investigación en Dispositivos (LPD) trabaja en la síntesis de nuevos materiales, en el procesamiento y en la caracterización de dispositivos y sistemas ópticos. "Investigamos semiconductores hechos a base de elementos tales como el galio, el fósforo, el nitrógeno y el antimonio, entre otros, que son los más apropiados para la fabricación de dispositivos optoelectrónicos", afirma el físico Mauro Monteiro Garcia de Carvalho. Estos dispositivos se utilizan principalmente en la fabricación de láseres, amplificadores de luz, células solares y emisores y detectores de luz, muy utilizados en el sector de telecomunicaciones, en el almacenamiento de datos, como aparatos de CD y DVD, en displays electrónicos y en aparatos de láser para aplicaciones médicas y odontológicas. "Vamos en punta en investigación, tanto en la síntesis como en el desarrollo de nuevos láseres de semiconductores." Creado en 1974 como Laboratorio de Electrónica y Dispositivos (LED) y reestructurado en 1993, cuando se le puso su actual nombre, el Centro de Componentes Semiconductores de la Unicamp es uno de los pocos laboratorios nacionales de microelectrónica que desarrollan los procesos completos de fabricación de circuitos integrados. "Hacemos investigación y desarrollo de dispositivos con la tecnología CMOS (Complementary-Metal-Oxide-Semiconductor), o Metal-Óxido-Semiconductor Complementario, con la cual se produce más del 85% de los chips fabricados a nivel mundial", comenta Jacobus Swart, coordinador del centro y profesor de la Facultad de Ingeniería Eléctrica de la Unicamp. Varios proyectos han sido ejecutados ya (Lea en Pesquisa FAPESPn° 77). "También investigamos tecnología de sensores microfabricados: los MEMs, las denominadas micromáquinas, utilizadas como sensores de presión, de gases y de radiación". Los MEMs son dispositivos semiconductores que generalmente miden menos de 100 micrómetros o micras (un micrómetro equivale a la milésima parte de un milímetro) y pueden utilizarse en diversos sectores de la economía. "Son sensores fabricados con base en procesos microelectrónicos. Al reducir su tamaño, reducimos también su costo, mejoramos su desempeño y aumentamos su confiabilidad", explica. Para Swart, recuperar el atraso tecnológico brasileño en dicha área no será una tarea fácil. El científico considera que el gobierno solamente conseguirá desarrollar en el país una industria competitiva de semiconductores si genera las condiciones económicas capaces de atraer inversiones externas, y si concede incentivos a empresas menores que puedan crecer a partir de nichos de mercado específicos. Otro aspecto, según Swart, son los recursos humanos. "Sin personal especializado esta industria no puede funcionar. En Brasil hay solamente unos 500 investigadores con experiencia directa en semiconductores de silicio. Es un número bajo para nuestro país. Lo ideal sería que contásemos al menos con el doble." El objetivo del gobierno es estimular a los emprendedores de acá a invertir en el área y atraer inversiones directas al país, con la instalación de multinacionales del sector: grandes fabricantes de circuitos integrados, también chamados chips, fundamentales para el funcionamiento de cualquier artefacto electrónico. "La industria de semiconductores es vital para la innovación en los segmentos que más crecen en el mundo: la tecnología de la información, las telecomunicaciones y el entretenimiento", sintetiza Sérgio Bampi, presidente de la Sociedad Brasileña de Microelectrónica y coordinador del programa multidisciplinario en Microelectrónica de la Universidad Federal de Río Grande do Sul (UFRGS). El porqué de ingresar en este disputado sector, dominado por países como Estados Unidos, Alemania, Japón, Irlanda, Corea y Taiwán, es fácil de explicar. La industria mundial de semiconductores cuenta cifras gigantescas y es la que más crece en el mundo. De acuerdo con la Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA) de Estados Unidos, las ventas globales del sector ascendieron a 166.400 millones de dólares en el año pasado. En 2000, en el auge de la burbuja de empresas de tecnología de la información y de Internet, éstas treparon 204 mil millones de dólares. En los últimos 20 años, el segmento experimentó un crecimiento promedio anual del 16%, ante entre un 3% y un 4% de expansiónde la economía mundial en general. En Brasil, de acuerdo con Bampi, el mercado de semiconductores gira en torno a los 3.500 millones de dólares anuales, cifra que agrupa tanto a los componentes importados aislados como a los agregados a productos terminados importados, más el mercado de contrabando. Independientemente del interés o el desinterés de parte de las industrias multinacionales en producir chips en Brasil, despunta en Porto Alegre, Río Grande do Sul, el Centro de Excelencia en Tecnología Electrónica Avanzada (Ceitec), financiado por la Financiadora de Estudios y Proyectos dependiente del Ministerio de Ciencia y Tecnología, la gobernación del estado y la intendencia municipal, junto a empresas. La institución, aún en fase de proyecto, será un núcleo especializado en el desarrollo de proyectos y de fabricación de prototipos de circuitos integrados, principalmente los dotados de tecnología CMOS. Para ello el centro "gaúcho" de prototipos contará con una sala limpia clase 1.000 (concentración de partículas en suspensión en el aire menor que 1.000 partículas por pie cúbico) de 800 metros cuadrados, con ambientes internos clase 100 (menos de 100 partículas por metro cúbico) y clase 10. También se construirá un edificio de apoyo que incluirá al sector administrativo del centro, y la mayor parte se reservará al desarrollo de proyectos de circuitos integrados y formación de recursos humanos. Mientras el Ceitec no comienza a operar, la Universidad Federal de Río Grande do Sul cuenta con varios proyectos de investigación para el desarrollo de semiconductores y de la ingeniería de chips. El programa de posgrado en microelectrónica de la institución, por ejemplo, actúa en el proyecto de circuitos integrados, en el desarrollo de dispositivos con estructura MOS (Metal-Óxido-Semiconductor), de software para integración de chips y de los llamados sistemas embarcados (hardware y software) on chip, considerados como uno de los caminos futuros del chip, con memoria, procesadores y accionadores de entrada y salida de datos en el mismo dispositivo. Uno de los estudios más relevantes es coordinado por el profesor Israel Baumvol, que ha probado alternativas al óxido de silicio (SiO2) en la producción de chips, principalmente con óxido, silicatos y aluminatos de hafnio, un elemento químico metálico (lea en Pesquisa FAPESP n° 82). "Mí actividad de investigación está estrechamente relacionada con la producción de componentes semiconductores para los próximos diez o veinte años", dice Baumvol. "Si Brasil logra materializar una industria de semiconductores, nuestro trabajo será de vital importancia. Si no lo logramos, los grandes fabricantes internacionales serán los únicos beneficiarios de nuestras investigaciones", dice Baumvol. Componentes discretos Actualmente existen solamente cuatro fábricas que actúan en la cadena productiva de semiconductores instaladas en Brasil: Aegis, Semikron, Heliodinâmica e Itaucom. Las dos primeras producen los llamados componentes discretos de potencia — diodos y tiristores —, que son más sencillos que los circuitos integrados. "Los diodos y tiristores son dispositivos que funcionan como una llave, dejando pasar la corriente eléctrica o bloqueando su paso", explica el ingeniero Wanderley Marzano, director presidente de Aegis, empresa con sede en São Paulo. "Nuestros dispositivos son elaborados en silicio y se destinan a la industria de bienes de capital. Se utilizan en fuentes de corriente continua que integran equipos de automación y rectificación (transformación de corriente alterna en corriente continua), entre otros". La producción mensual de Aegis es de alrededor de 6 mil láminas, pero podría ser mucho mayor. "No uso ni siquiera un 25% de mi capacidad instalada", dice el empresario, que se queja de la inestabilidad del mercado brasileño y de las dificultades para venderles a clientes del exterior. Aun así, el 30% de su producción se destina a una docena de países, entre los cuales se destacan Estados Unidos, China, Taiwán, Alemania, Italia y Francia. Por su parte, Heliodinâmica produce principalmente células solares (que se hacen con silicio), e Itaucom actúa en el armado de circuitos integrados. Los componentes llegan provenientes del exterior en forma de láminas de silicio procesadas, también denominadas wafers (o galletas), y la empresa las arma y las prueba previamente a su salida al mercado. Aunque actualmente el parque industrial brasileño de semiconductores es muy limitado, fue mucho mayor antaño. A comienzos de los años 1970, el país poseía un laboratorio de nivel mundial: el Laboratorio de Microelectrónica de la Universidad de São Paulo (USP), que estaba cerca del estado del arte en investigación de circuitos integrados. Y durante la década de 1980 existían 23 empresas instaladas, la mayoría perteneciente a grandes grupos internacionales. Los cambios en el derrotero "La apertura del mercado impulsada por el gobierno de Collor hizo que las empresas nacionales debieran bajar sus persianas, y las extranjeras abandonaron el país", afirma José Elis Ripper Filho, director presidente de Asga, instalada en la ciudad de Paulínia, São Paulo, que en aquella época fabricaba semiconductores, y actualmente produce avanzados equipos de telecomunicaciones de fibra óptica. Con el fin de la reserva de mercado, los fabricantes de bienes finales empezaron a importar conjuntos terminados (kits) para ensamblarlos en Brasil. "De esta manera, la compra de componentes empezó a hacerse afuera", dice Ripper. "La importación de un kit completo se volvió más ventajosa para el ensamblador final, pues hace posible la reducción del costo de ingeniería propia y simplifica la gestión de la cadena de suministros", se apunta en el documento Programa Nacional de Microelectrónica — Contribuciones para la Formulación de un Plan Estructurado de Acciones, elaborado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología en diciembre de 2002. Un derrotero que deberá de negociarse si es que los semiconductores de punta vuelven elaborarse en Brasil. Por dentro de la cadena productiva Las industrias que forman parte de la cadena productiva de los circuitos integrados pueden dividirse sencillamente en tres categorías: las design houses (empresas de proyecto), responsables de los proyectos de los circuitos, las foundries (fundiciones de silicio), que se abocan a la fabricación propiamente dicha, lo que comprende el procesamiento fisicoquímico de los circuitos que forman parte de la etapa que lleva el nombre de front end, y las compañías encargadas del ensamble, el encapsulado y las pruebas de producto, que integran la etapa denominada back end. De todas éstas, las foundries, precisamente aquéllas que no existen en el país, son las que le agregan mayor valor al producto. El valor de la inversión para la instalación de estas industrias es muy variado. De acuerdo con un estudio realizado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología a finales de 2002, el costo de instalación de una design house variaba entre un 1 millón y 5 millones de dólares, con la concentración de recursos situada principalmente en software, capacitación y estaciones de trabajo. Por su parte, las foundries tienen un costo mucho más diversificado y que depende del área de actuación. Industrias especializadas en prototipos de pequeñas series, como la producción de dispositivos CMOS sencillos en baja escala, requieren inversiones relativamente pequeñas, de entre 10 y 100 millones de dólares. En tanto, las fábricas proveedoras de segmentos especializados, tales como componentes automotores, sensores, transceptores (que reciben y emiten señales de radio) y sistemas microelectromecánicos (MEMs), cuestan entre 300 y 600 millones de dólares. "Estas foundries son la mayoría entre las fábricas de wafers en el mundo, y permiten hacer bastantes innovaciones en productos electrónicos", dice Sérgio Bampi, presidente de la Sociedad Brasileña de Microelectrónica. La tercera categoría de estas empresas la constituyen las megafábricas, como las estadounidenses Intel y AMD, que producen principalmente microprocesadores y memorias con tecnología de punta. El costo de instalación de éstas es altísimo: oscila entre 1.000 y 3.000 millones de dólares. Los Proyectos Producción, Caracterización y Aplicaciones de Aleaciones Semiconductoras y Aislantes Modalidad Proyecto Temático Coordinador Inés Pereyra ? USP Inversión R$ 287.049,00 y US$ 399.205,00 Estudio Experimental y Teórico de Nanoestructuras Epitaxiales Semiconductoras Derivadas de Compuestos III-V Modalidad Proyecto Temático Coordinador José Roberto Leite ? USP Inversión R$ 416.700,00 y US$ 502.219,00 Modelado Teórico de Propiedades Electrónicas y Estructurales de Aleaciones Semiconductoras Modalidad Joven Investigador Coordinador João Francisco Justo Filho ? USP Inversión R$ 71.547,00 y US$ 45.449,00 Encapsulado Completo de Transductores Descartables de Presión Sanguínea Modalidad Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE) Coordinador Edgar Charry Rodriguez ? Torr Inversión R$ 155.100,00 Plataforma de Integración Optoelectrónica Basada en el Crecimiento Epitaxial Selectivo y No Selectivo por Epitaxia de Haces Químicos Modalidad Proyecto Temático Coordinador Mauro Monteiro Garcia de Carvalho ? Unicamp Inversión R$ 539.193,00 [post_title] => La carrera del chip [post_excerpt] => Brasil procura abrirse nuevos caminos tendientes a reducir su dependencia externa en el área de semiconductores [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => la-carrera-del-chip [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2013-04-24 19:12:57 [post_modified_gmt] => 2013-04-24 22:12:57 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/2004/06/01/la-carrera-del-chip/ [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) [1] => stdClass Object ( [ID] => 78039 [post_author] => 154 [post_date] => 2004-06-01 00:00:00 [post_date_gmt] => 2004-06-01 00:00:00 [post_content] => Desde mediados de la década de 1970 hasta la privatización de las telecomunicaciones en 1998, Brasil creó sistemas telefónicos que no le iban en zaga a los por ese entonces utilizados en los países desarrollados. Ese mérito le cupo principalmente al Centro de Investigación y Desarrollo en Telecomunicaciones (CPqD), el brazo tecnológico del holding Telebras, la estatal que operaba la telefonía en el país. Tras la referida privatización, las inversiones en investigación y desarrollo cayeron y se dio inicio a una oleada de importaciones. Desde entonces y hasta ahora la situación ha mejorado, pero puede mejorar más aún con los recientes desarrollos realizados por varios centros de investigación vinculados a universidades o empresas. Amplificadores avanzados para operar con transmisiones telefónicas y de datos, fibra óptica especial y redes para Internet superrápida, al margen de software especiales para operar equipos y redes de telefonía celular y fija son algunos de los nuevos productos que pueden entrar en servicio en el país en un futuro próximo, evitando importaciones e impulsando una participación más activa en el mercado internacional de comunicación de voz y datos. "Hay que agregarles valor tecnológico a los productos brasileños", comenta el profesor Hugo Fragnito, del Instituto de Física de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), uno de los integrantes del Centro de Investigación en Óptica y Fotónica (Cepof), financiado por la FAPESP. "Un avance relevante lo constituyen los proyectos de redes de alta velocidad con las cuales es posible probar el uso de nuevas tecnologías a escalas muy superiores a las del laboratorio", dice Fragnito. Uno de dichos avances lo constituye la red del proyecto Giga, una iniciativa del CPqD en asociación con el Ministerio de Ciencia y Tecnología, que contó con el apoyo de Embratel, Telefónica, Telemar e Intelig, y con un financiamiento de 54 millones de reales proveniente del Fondo para el Desarrollo Tecnológico en Telecomunicaciones (Funttel). Dicha red empezará a operar en abril, conectando a 20 instituciones de enseñanza, investigación y desarrollo con tecnología de red de Internet a la tecnología WDM (sistema de multiplexación por división de longitud de onda), que expande la capacidad de transmisión de las redes de fibra óptica. Con una velocidad de hasta 10 Gigabits por segundo, el proyecto Giga es 400 veces más rápido que las conexiones domiciliarias de banda ancha. Otra red de similares características es la KyaTera, que forma parte del Programa Tecnología de la Información para el Desarrollo de Internet Avanzada (Tidia) de la FAPESP. "Los científicos de ambas redes trabajan en cooperación", comenta Fragnito. El Tidia tiene en la propia Internet su objeto de estudio, y congrega a varios grupos de investigación especializados en tecnología de la información, comunicaciones, control y automación de laboratorios. A éstos se les sumarán grupos de excelencia en todas la ciencias experimentales, para juntos desarrollar proyectos de comunicaciones ópticas, redes ópticas, redes de acceso a superautopistas de información, software y hardware de control de instrumentos. Será una manera de compartir redes con objetivos de investigación y para la formación de expertos en desarrollo de tecnología para Internet. Por cierto, la colaboración es una de las especialidades del Cepof, que mantiene asociaciones con otros centros de investigación y empresas de todos los portes. Hace poco más de un año, por ejemplo, sumó a la Universidad de Bath, Inglaterra, en el desarrollo de un amplificador paramétrico de fibra óptica (Fopa, sigla en inglés) que puede incrementar centenas de veces la velocidad de transmisión de datos y voz en redes de larga distancia. Solamente otros tres centros de investigación en el mundo están trabajando en el desarrollo de este tipo de amplificador: Bell Labs y la Universidad Stanford, de Estados Unidos, y la Universidad Tecnológica de Chalmers, Suecia. Actualmente el mercado mundial de amplificadores mueve aproximadamente 8 mil millones de dólares anuales. La función de estos amplificadores consiste en asegurar que las señales de luz que transmiten informaciones y se propagan por los cables de fibra óptica en forma de láser no pierdan su potencia inicial. En la década de 1980, esto se hacía vía equipos electrónicos que debían de convertir las señales luminosas en señales eléctricas, para luego reconvertirlas, en medio a un proceso que hacia crecer el riesgo de fallos. En 1989, amplificadores ópticos con fibras dopadas con erbio en su interior produjeron una verdadera revolución: aumentaron la banda de transmisión de 1 gigabit (mil millones de bits) a 4 terabits (4 billones de bits), pasaron a operar con múltiples protocolos de comunicación y, por añadidura, redujeron ostensiblemente el costo de las redes. El amplificador paramétrico también costará mucho menos que los equipos actualmente en uso, al margen de proteger las inversiones de las operadoras, en razón de su capacidad virtualmente inagotable. El equipo requiere el uso de una fibra óptica especial, a la que se denomina fibra óptica de cristales fotónicos, y la investigación para seleccionar cuál es la más adecuada terminó por derivar en una descubrimiento inesperado: un material que reduce mucho el efecto Brillouin, indeseable resultado de la interacción del campo eléctrico de la luz con las ondas acústicas presentes en las fibras, que deja que parte de la luz retorne a la fuente generadora. Este descubrimiento le cupo a Paulo Dainese, doctorando del Instituto de Física de la Unicamp, bajo la dirección de Fragnito. Presentado en mayo en el marco de la Conferencia sobre Láseres y Electroóptica (Cleo, por su abreviatura en inglés), de la Sociedad Americana de Óptica, a este trabajo le cupo el mérito de ser uno de los siete mejores estudios, entre 5 mil postulantes. Un detalle: la fibra, ya patentada, probablemente tendrá una vasta aplicación en los campos de óptica y de acústica. Mientras tanto, un proceso de producción de fibras ópticas dopadas con erbio aún no dominado en Brasil se desarrolla en la Unicamp, bajo las instrucciones del profesor Carlos Kenichi Suzuki, investigador ligado al Laboratorio Ciclo Integrado de Cuarzo, de la Facultad de Ingeniería Mecánica. Con esta innovación Suzuki fundó la empresa Sun Cuartz en 2003, actualmente instalada en la Incubadora de la Unicamp. El proyecto, que cuenta con el apoyo del Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE) de la FAPESP, redundará en un incremento sustancial del nivel de erbio en las fibras, lo que expandirá su capacidad de comunicación. Actualmente, dicho incremento, una vez pasado un cierto límite, llega a obstaculizar la amplificación de las señales de luz. "Nuestro trabajo se orienta al control y la manipulación de nanoestructuras de partículas de sílice y germanio, las materias primas de las fibras", comenta Suzuki. "Los resultados han indicado que las características de estas nanoestructuras son elementos decisivos para la concentración de erbio."La producción de las fibras se basa en una tecnología denominada deposición axial en la fase de vapor (VAD, en inglés), muy utilizada en Japón. En cinco etapas, la misma hace posible la producción de sílice de un alto nivel de pureza y con potencial aplicación en áreas tan diversas como la administración de medicamentos y la producción de células solares. El mercado externo también está en la mira de la empresa Padtec de Campinas, la única fabricante de equipos con tecnología WDM en el Hemisferio Sur. Desmembrada del CPqD al final de 2001, Padtec oferta productos para redes corporativas de almacenamiento de datos, redes de comunicación metropolitanas y de larga distancia. En Brasil es proveedora de las principales operadoras, y a su vez exporta a América Latina, Estados Unidos, la India y Portugal. En 2003 facturó alrededor de 7,5 millones de reales, de los cuales 4,5 millones de reales se destinaron a investigación y desarrollo. Jorge Salomão Pereira, director técnico de la empresa, informa que, de los 75 empleados que tiene Padtec, 15 son ingenieros dedicados exclusivamente a investigación y desarrollo. "El reto actual de Brasil consiste en lograr también una mayor inserción en el mercado mundial", dice Bruno Vianna (ex superintendente del Instituto Genius), de Orion Consultores Associados, empresa especializada en innovación, telecomunicaciones y energía. Y ciertas condiciones para que los conocimientos acumulados y la calidad de los recursos humanos comiencen a generar un buen volumen de nuevos proyectos y productos, — además de divisas — parecen estar configurándose. En su renovación de 2001, la Ley de Informática fomentó los esfuerzos destinados a investigación y desarrollo entre los fabricantes de equipos, mediante incentivos fiscales que probablemente se extenderán hasta 2019. La creación del Funttel, en 2002, aseguró recursos para el área de innovación. Más recientemente, el gobierno nacional escogió el área de software, el alma de los aparatos telefónicos, como una de sus prioridades. Asimismo, grandes compañías internacionales están aumentando sus inversiones en investigación y desarrollo en Brasil, y empresas nacionales empiezan a ver sus logros en sus estrategias de exportación. Un paquete de voz Hélio Graciosa, presidente del CPqD, que en julio de 1998 se transformó en una fundación privada, también destaca la importancia de la ley de Informática. Según Graciosa, el CPqD registró cuatro grandes logros desde entonces: la competencia en las licencias de productos, la habilidad para desarrollar software para telefonía fija y celular y la capacidad para brindar servicios tecnológicos, con oferta de estudios, ensayos y consultoría. El CPqD, que se mantiene muy ligado a las universidades e institutos de investigación — tiene en vigor 30 convenios con dichas instituciones —, también trabaja en el desarrollo de productos junto con pequeñas compañías. Con sus 1.500 empleados, se aboca actualmente a las redes de nueva generación (NGN), que transmiten voz en paquetes, con una sensible mejora de los índices de aprovechamiento de banda. "Las operadoras están empezando a hacer encomiendas", revela Graciosa. Con una oficina en el Valle del Silicio, California, desde 2000, el CPqD está consolidando su actuación en Estados Unidos, donde suministra software de soporte para operaciones y negocios. A partir de 2001 acordó una serie de sociedades de distribución que colocaron sus productos y servicios en países latinoamericanos y en Portugal, España y Alemania, y más recientemente en Angola. Actualmente lleva adelante 18 grandes proyectos de investigación. Sus ingresos, de 185 millones de reales en 2002, treparon a 205 millones de reales en 2003 y subirían un 10% más este año. Para atender mejor a sus clientes globales, los grandes proveedores de equipos de telecomunicaciones también han empezado a invertir en investigación y desarrollo en Brasil. La alemana Siemens creó en diciembre de 2003 el Portal de Tecnologías, en el cual universidades, institutos de investigación, empresas de base tecnológica e incluso inventores independientes pueden presentar propuestas. "Un equipo integrado por 45 analistas evalúa minuciosamente cada proyecto", comenta Ronald Martin Dauscha, director de gestión tecnológica corporativa. Y existen ya cuatro propuestas que parecen ser más que factibles. Sumados sus seis centros de investigación y desarrollo operativos en el país, Siemens emplea a 315 personas. "Las inversiones, que en 2003 fueron de 80 millones de reales, treparían a los 100 millones de reales", comenta Dauscha. En mayo pasado la fábrica de la empresa con sede en Curitiba se convirtió en plataforma mundial de exportación de centrales de PABX. En Motorola Brasil, el equipo de investigación y desarrollo, integrado por 60 personas al final de 1999, cuenta actualmente con 150 profesionales, eso contando solamente el área de software, afirma Rosana Jamal Fernandes, directora de investigación y desarrollo de la compañía. La empresa, de origen estadounidense, mantiene convenios con 17 universidades y con diversos institutos de investigación, como es el caso de Eldorado, fundado por iniciativa suya en 1997, que hoy en día presta servicios para diversas empresas. E incentiva a sus socios a certificar sus procesos y productos — una condición esencial para conquistar el mercado internacional. Desde 1997 hasta ahora, sus inversiones en investigación y desarrollo en el país han sumado 135 millones de dólares. "Todos los celulares Motorola, independientemente de dónde se fabriquen, cargan algo brasileño", asegura Jamal. Los Proyectos Fibras Ópticas Amplificadoras de Sílice Dopadas con Erbio Modalidad Programa de Innovación Tecnológica en Pequeñas Empresas (PIPE) Coordinador Carlos Kenichi Suzuki ? Sun Cuartz Inversión R$ 307.627,00 y US$ 12.700,00 Centro de Investigación en Óptica y Fotónica (Cepof) de la Unicamp Modalidad Centros de Investigación, Innovación y Difusión (Cepids) Coordinador Hugo Fragnito - Instituto de Física de la Unicamp Inversión R$ 1 millón anual [post_title] => El esfuerzo se concentra [post_excerpt] => Amplificadores, fibra óptica y redes ultrarrápidas abren una nueva fase en los estudios de Internet y telefonía [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => el-esfuerzo-se-concentra [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2013-04-24 19:15:56 [post_modified_gmt] => 2013-04-24 22:15:56 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/2004/06/01/el-esfuerzo-se-concentra/ [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) [2] => stdClass Object ( [ID] => 78040 [post_author] => 6 [post_date] => 2004-06-01 00:00:00 [post_date_gmt] => 2004-06-01 00:00:00 [post_content] => Nuevos principios activos descubiertos por un grupo de investigación paulista han mostrado tener un gran potencial farmacológico para mitigar el dolor y controlar la presión arterial, según apuntan ensayos realizados con moléculas sintetizadas partiendo del veneno de la serpiente de cascabel (Crotalus terrificus) y de la yararaca (Bothrops jararaca). Otras moléculas puras extraídas de la esponja de mar son capaces de reducir tumores, pero no pueden todavía revelarse cuáles son porque se encuentran en una fase de la investigación que debe mantenerse en estricto secreto. Desde su creación, el Centro de Toxinología Aplicada (CAT), con sede en el Instituto Butantan, ha depositado seis solicitudes de patente. El más reciente de éstos se refiere a una sustancia extraída del veneno de la serpiente de cascabel, que mostró tener en una sola dosis un poder de analgesia 600 veces más potente que el de la morfina, un efecto que se prolonga hasta cinco días, a su vez sin generar efectos colaterales. La primera patente, depositada en marzo de 2001, derivó en el estudio no solamente del veneno de la yararaca sino también del cerebro de dicha serpiente, donde se encontraron 17 péptidos, resultantes de una cadena de aminoácidos con propiedades antihipertensivas, denominados Evasins (endogenous vasopeptidase inhibitor). Los estudios se realizaron en asociación con la industria farmacéutica nacional, representada por el Consorcio Farmacéutico (Coinfar), constituido por los Laboratorios Biolab-Sanus, União Química y Biosintética. Esos trabajos que resultaron en el aislamiento de las moléculas responsables de la analgesia recorrieron históricamente un largo camino. Vital Brazil, fundador del Instituto Butantan, pionero en el estudio de las serpientes en Brasil y precursor brasileño en la aplicación médica de las toxinas animales, mostró el efecto analgésico del veneno de la cascabel a comienzos del siglo XX. El profesor Antonio Carlos Martins de Camargo, coordinador del CAT, que es uno de los diez Centros de Investigación, Innovación y Difusión (Cepids) creados por la FAPESP en 2000, recuerda que el investigador utilizó eficazmente el veneno de la cascabel diluido en pacientes con dolores crónicos. "El veneno utilizado estaba bastante diluido, casi en dosis homeopáticas, pero los pacientes se sentían muy bien", informa. Con base en esas observaciones, investigadores del Butantan lograron efectuar una caracterización farmacológica de la sustancia analgésica contenida en el veneno de la cascabel, pero no el principio activo, es decir, la molécula o las moléculas responsables de tal efecto. Esto solamente se hizo posible, según Camargo, mediante la creación del CAT, que hizo posible el montaje de la infraestructura necesaria para el aislamiento, la identificación química y la síntesis de la sustancia activa. La reproducción de los efectos Como dichas moléculas son componentes minoritarios del veneno, aislarlas y caracterizarlas es una tarea bastante compleja, que requiere de la acción de expertos en el tema e instrumentos específicos, como es el caso del aparato de espectrometría de masa, fundamental para determinar la estructura molecular. "Tras varios fracasos logramos arribar a un buen final merced a la actuación de investigadores del Instituto Butantan como Yara Cury y su posgraduanda Gizele Picolo, y de un investigador japonés: Katsuhiro Konno, un experto en purificación que trabajó con nosotros durante tres años como becario de la FAPESP", comenta Camargo. "Al final del año pasado logramos llegar a una de las moléculas responsables del efecto analgésico". La molécula fue aislada, su estructura identificada y posteriormente sintetizada. Las pruebas comprobaron que la molécula sintética aislada reproducía los efectos analgésicos. "Es un efecto similar al de la morfina, pero mucho más potente, duradero y sin efectos colaterales detectables hasta el momento. Asimismo, el producto es administrado por vía oral", subraya. En tanto, la morfina que es el modelo de analgesia, actúa durante un lapso de tiempo corto. Para obtener el mismo efecto de la primera dosis administrada es necesario aumentar la cantidad ingerida, lo cual resulta en un efecto acumulativo en el organismo, y en algunos casos en dependencia. Las pruebas con el nuevo analgésico se llevaron a cabo en animales, por consiguiente deben aún corroborarse en seres humanos, los denominados ensayos clínicos de la fase 3 y 4. En tanto, en los ensayos preclínicos realizados con los antihipertensivos obtenidos del veneno de la yararaca, se descubrieron y patentaron nuevas propiedades que no constan en la primera patente. Las pruebas realizadas mostraron importantes diferencias entre éstos y los antihipertensivos de dicha clase existentes en el mercado. Tales diferencias podrán mejorar la calidad del tratamiento de los individuos hipertensos. Pero muchas veces se descubre también otra actividad en las moléculas, es decir, que está relacionada con aquélla que se identificó primeramente. Tal es el caso de uno de los Evasins, que influye sobre la permeabilidad de un canal iónico y modifica la respuesta a los estímulos, como ocurre en el estímulo que ocasiona la contracción muscular, por ejemplo. Esta propiedad podrá tener otra aplicación terapéutica, al margen de la actividad antihipertensiva, como puede ser en el tratamiento de enfermedades que afectan el sistema nervioso central. Los nuevos descubrimientos y también los caminos transitados por la molécula sintetizada dentro del organismo resultaron en otras dos patentes, depositadas en Brasil, Estados Unidos, la Comunidad Europea y Japón. En la actual fase de la investigación, los mejores Evasins, que tienen mayor eficacia y menores efectos colaterales, están siendo seleccionados para desarrollar los antihipertensivos. La Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) ha venido trabajando en dos vertientes. Una de ellas se aboca a la búsqueda de formulaciones capaces de hacer eficaz su administración por vía oral, pues así los péptidos son destruidos por el aparato digestivo. La otra evalúa la acción antihipertensiva de cuatro de los 17 nuevos péptidos encontrados en el veneno de la yararaca. Ratones transgénicos hipertensos, creados en laboratorio, reciben dosis de cada uno de éstos y son monitoreados en forma permanente. Resultados prometedores Los resultados obtenidos hasta ahora, tanto con el analgésico como con el antihipertensivo, han sido muy prometedores, tal como lo corroboran los socios industriales. "Hemos ido mucho más allá de lo que imaginábamos en un principio", dice Cleiton de Castro Marques, vicepresidente del Grupo Castro Marques, que agrupa a las empresas Biolab-Sanus y União Química, dos de las firmas participantes en el consorcio. El comienzo de esta sociedad tuvo su inicio en una charla entre el profesor Camargo y el médico Márcio Falci, director médico de Biosintética, la otra punta del Coinfar. "Cuando Camargo me comentó sobre el tipo de proyecto que estaba desarrollando, vi la posibilidad de tener en un solo lugar en Brasil el descubrimiento de nuevos productos de manera intensa y rápida", comenta Falci. Éste fue el comienzo de una sociedad entre la industria farmacéutica y el CAT. "Nos dimos cuenta de la posibilidad de tener una base como para desarrollar una línea de productos farmacéuticos que eventualmente podrían llegar al mercado", informa José Fernando Leme Magalhães, director corporativo de Asuntos Estratégicos del Grupo Castro Marques. El consorcio se formó porque sería más difícil para cada una de las empresas, individualmente, contar con la fuerza suficiente como para seguir los despliegues del proyecto. Con este panorama, los empresarios empezaron a prestarle más atención a los detalles de los productos en transformación. Hasta ahora, cada una de las tres empresas que integran el consorcio ha aportado un millón de dólares en recursos propios a la investigación, totalizando 3 millones de dólares. Pero de ahora en adelante los gastos serán mayores, con la certificación de las pruebas y la redacción de los informes que se presentarán ante las agencias regulatorias brasileñas e internacionales para la aprobación del producto. Esta forma de trabajo y nuevas inversiones también se utilizarán para una de las novedades más recientes surgidas de los laboratorios del CAT, que cuentan con el apoyo del Coinfar. Este producto, cuyos resultados preliminares son alentadores, tiene propiedades anticancerígenas, y se extrae de una esponja de mar. "Las pruebas con la molécula pura reportaron en una reducción sumamente significativa en algunos tipos de tumores", informa Camargo. La esponja es un animal invertebrado muy sencillo, que vive adherido a las piedras y a otros organismos marinos. Para alimentarse y crecer, produce toxinas que ahuyentan a los predadores del lugar donde habita. A sabiendas de esto, los científicos fueron en busca de estas toxinas en procura de hallarles posibles aplicaciones. Se aisló la molécula y se determinó su estructura mediante la espectrometría de masa. El siguiente paso será obtenerla en forma sintética. Los estudios forman parte de un programa del CAT de desarrollo de toxinas en animales marinos, con aplicación en múltiples áreas. "Solo por citar un ejemplo: el AZT, un antivírico utilizado en el tratamiento del Sida, se elaboró con base en la toxina de una esponja de mar", dice Camargo. Con esta amplia gama de estudios, el Centro de Toxinología del Butantan es caracterizado como una fábrica de moléculas por Castro Marques. Con las buenas noticias del CAT, Biolab y União Química se abocan a invertir en investigación y desarrollo para mejorar su competitividad. Este año, el grupo destinó 5,3% de su facturación en el área farmacéutica — que en 2003 fue de 419 millones de reales — a investigación. Por tanto, los aportes representarán alrededor de 22,2 millones de reales. La inversión contempla desde productos innovadores hasta el desarrollo de nuevas formas farmacéuticas, nuevos conceptos y estudios clínicos. La asociación de las empresas con los centros de investigación se inició hace nueve años, con el Instituto de Investigaciones Energéticas y Nucleares (Ipen, sigla en portugués), y resultó en el Bandgel, un hidrogel para el tratamiento de quemaduras. Este producto actúa formando una barrera de protección con relación al medio ambiente, permitiendo así una rápida recuperación tisular en el lugar de la quemadura. La filosofía empresarial "Actualmente hemos llegado a un punto tal que las propuestas que recibimos superan nuestra capacidad de inversión", informa Castro Marques. Para este empresario, la investigación es de suma importancia para la industria nacional. Desde la entrada en vigencia de la Ley de Patentes en Brasil, en 1996, las industrias nacionales empezaron preocuparse con la necesidad de desarrollar nuevos productos, tal como lo hacen las grandes empresas internacionales. "Debemos invertir y crear tecnología, porque el mercado se constituirá con empresas innovadoras de un lado, y con empresas fabricantes de genéricos, similares y productos populares, del otro", dice. La misma filosofía orienta a Biosintética, que desde 1993 trabaja en convenio con universidades para el desarrollo de productos. Anualmente invierte en investigación un 2% de su facturación neta, de alrededor de 260 millones de reales, lo que representa unos 5,2 millones de reales. Según Falci, de Biosintética, uno de los resultados de la sociedad con el CAT, al margen de los prometedores fármacos, fue el lanzamiento de las bases para la definición de una política industrial farmacéutica. El primer pilar fue la creación de la Agencia de Gestión de Innovación Farmacéutica (Agif), que reúne a expertos capaces de desarrollar patentes bien protegida y tiene como labor ayudar a detectar cuellos de botella en la ruta de transformación que va del descubrimiento al producto. Para Magalhães, el objetivo de la innovación es el mercado. Y el éxito es el mayor estímulo. "Estoy persuadido de que, cuándo uno de estos productos innovadores llegue al mercado, muchas otras empresas también van a querer invertir". La capacidad de poner en el mercado un producto nuevo, de mayor valor agregado y de mayor convocatoria comercial constituye un aliciente para la competencia. El Proyecto Centro de Toxinología Aplicada (CAT) Modalidad Centros de Investigación, Innovación y Difusión (Cepids) Coordinador Antonio Carlos Martins de Camargo — Instituto Butantan Inversión US$ 1.300.000 [post_title] => Una fábrica de moléculas [post_excerpt] => La sociedad entre el Centro de Toxinología Aplicada y la industria farmacéutica da como resultado un analgésico más potente que la morfina [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => una-fabrica-de-moleculas [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2013-04-24 19:19:49 [post_modified_gmt] => 2013-04-24 22:19:49 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/2004/06/01/una-fabrica-de-moleculas/ [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) [3] => stdClass Object ( [ID] => 78041 [post_author] => 22 [post_date] => 2004-06-01 00:00:00 [post_date_gmt] => 2004-06-01 00:00:00 [post_content] => Carnoso y tierno al tacto, el hongo Agaricus blazei, conocido popularmente como champiñón de sol, estimula el sistema inmunológico y funciona como un poderoso coadyuvante en el tratamiento de la hepatitis C, ya que fomenta un aumento del apetito de los pacientes, que suelen adelgazar en demasía. También reduce los efectos colaterales de los medicamentos antivirales, como la fatiga y los dores musculares. Constituye asimismo una excelente fuente de proteínas y vitaminas. Cien gramos de este champiñón deshidratado contienen 35 gramos de proteínas, a las que su suman hierro, fósforo, calcio y vitaminas del complejo B. Estas fueron algunas de las conclusiones a las que arribó el equipo de investigadores coordinado por el profesor Augusto Ferreira da Eira, del Departamento de Producción Vegetal de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad Estadual Paulista (Unesp) de Botucatú, luego de cuatro años y medio de estudios. Los estudiosos verificaron también que muchos de los resultados difundidos por los medios de comunicación referentes al champiñón del sol, como por ejemplo la disminución de tumores, se obtienen únicamente con el extracto concentrado del hongo y no con píldoras y tés. El estudio de las propiedades medicinales del A. blazei, y también del Lentinula edodes, el hongo conocido como shiitake, fue uno de los objetivos de este estudio. La creciente demanda de los productores, en procura de técnicas que asegurasen mejores resultados en el cultivo de estos hongos, también sirvió de incentivo. Este proyecto, que contó con financiación de la FAPESP, muestra ahora resultados agrícolas, principalmente en el caso del champiñón del sol, que han sido transferidos a los productores, concentrados en las ciudades paulistas de Sorocaba y Piedade, y también en el eje occidental del estado (Boituva, Conchas, Lençóis Paulista, Marília y otras localidades). Un consumo tradicional Al igual que otros hongos del mismo género, el A. blazei posee una forma parecida a un paraguas. Es originario de las regiones serranas del Bosque Atlántico del sur del estado de São Paulo. En la década de 1970 fue levado a Japón, donde comenzaron a estudiarse sus propiedades medicinales. El shiitake por su parte realizó el camino inverso. Llegó procedente de Asia de manos de japoneses y chinos, y se lo aclimató a las condiciones brasileñas. Aunque es el segundo hongo más consumido en el mundo, con alrededor del 14% del mercado, aún está muy atrás del líder imbatible: el Agaricus bisporus, el champiñón famoso, originario de Francia, con más del 50%. Existen en el mundo unas 10 mil especies conocidas de hongos según algunos expertos, de las cuales 700 son comestibles, 50 son tóxicas y entre 50 y 200 se utilizan en prácticas medicinales. Entre los asiáticos, la tradición de consumo medicinal de hongos viene de larga data, tal como lo atestiguan relatos fechados hace casi dos mil años. Y ellos son los mayores consumidores del producto brasileño, de acuerdo con datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior. Solamente en el primer trimestre de este año, de los 6.243 kilos (kg) de champiñón del sol seco exportados a un valor de 557.901 dólares (a 89,36 dólares el kilo), casi su totalidad, ó 6.223 kg, tuvo destino en Japón. En 2003, de los 20.072 kg vendidos, 19.368 siguieron rumbo al mercado japonés. En los últimos años, el A. blazei se tornó bastante conocido en función de los relatos populares referentes a los beneficios brindados por el té de ese hongo, que sería responsable por la recuperación y la mejora del cuadro clínico de pacientes con tumores cancerígenos, cuando se lo administra junto con los tratamientos convencionales, como la radioterapia y la quimioterapia. "Iniciamos la investigación para ver lo que es cierto y lo que no lo es en los relatos propalados por los medios de comunicación", dice Augusto. Participaron en el proyecto investigadores ligados a varias áreas: biotecnología, inmunologia, patología, bioquímica y agronomía, con lo cual sumaban, de acuerdo con las cuentas del coordinador, alrededor de 80 profesionales distribuidos en siete equipos. La primera tarea de los investigadores implicados en el proyecto, iniciado en 1999, consistió en verificar si el hongo que se estudiaría era precisamente el A. blazei. Para tal fin se seleccionaron linajes de los estados de São Paulo, Paraná, Río de Janeiro, Minas Gerais y Río Grande do Sul. El análisis, efectuado por micólogos (estudiosos de los hongos) brasileños, con la participación de israelíes, resultó en el planteo de que los linajes brasileños fuesen identificados como Agaricus blazei (Murr.) ss. Heinem o como una nueva especie, denominada Agaricus brasiliensis, porque son realmente diferentes a los linajes hallados en Florida, Estados Unidos, y descritos por el micólogo estadounidense William Murrill en 1945. El estudio que identifica la especie brasileña, encabezado por Solomon Wasser, de la Universidad de Haifa, Israel, salió publicado en 2003 en el International Journal of Medicinal Mushrooms, la revista internacional de hongos medicinales, y aguarda el dictamen de otros micólogos. Simultáneamente a este trabajo, los hongos obtenidos en diversas situaciones de cultivo eran enviados a los demás equipos. El grupo responsable de la caracterización bioquímica, coordinado por el profesor Edson Rodrigues Filho, del Departamento de Química de la Universidad Federal de São Carlos (UFSCar), analizó varias sustancias provenientes de extractos apolares (los ácidos grasos presentes en los hongos) y también polares (solubles en agua, como las proteínas y los aminoácidos). "En el caso de los extractos apolares del A. blazei se detectaron varias sustancias, entre ellas el ácido linoleico, descrito en la literatura científica como poseedor de propiedades anticancerígenas en animales", dice Augusto. Para saber en qué fase del hongo el ácido linoleico se encontraba presente en mayor cantidad, se analizaron varios linajes, recogidos durante la fase joven, caracterizada por el cierre de la parte superior del hongo conocida como sombrero, y en la etapa en la que ésta se encuentra plenamente abierto. De acuerdo con Augusto, el mercado prefiere el hongo más blanco y cerrado para el consumo. "Pero no siempre los hongos jóvenes son los que contienen más principios activos", añade. Protección celular Las pruebas, realizadas por Ana Paula Terezan, alumna de maestría del Departamento de Química de la UFSCar, apuntaron que en algunos linajes, el ácido linoleico aparece más concentrado en la fase abierta, mientras que en otras lo propio sucede en la fase joven, por ejemplo. Las variaciones se relacionaban al linaje y al material utilizado como cobertura dónde se realiza el cultivo, que puede ser turba, esquisto o una mezcla de tierra y carbón. Otro equipo, coordinado por Lúcia Regina Ribeiro, del Departamento de Patología de la Facultad de Medicina de la Unesp de Botucatú, evaluó la eficiencia de los extractos acuosos del champiñón del sol y del shiitake en ratones, contra tumores y otros daños celulares inducidos químicamente. Este estudio tenía como objetivo evaluar si las tan propaladas propiedades medicinales del hongo ingerido bajo la forma de jugo o de té realmente tenían fundamento. Los experimentos demostraron que los extractos acuosos protegen contra alteraciones genéticas de las células. "Cuando se molieron hongos y se los incorporó al alimento, la mejora consistió en la no aparición de tumores", comenta Augusto. Las investigaciones también echaron nuevas luces sobre la forma de extracción y la dosis diaria prescrita de hongos. Algunos productores recomiendan consumir diariamente hasta 40 gramos de A. blazei deshidratado, en una infusión acuosa de un litro a una temperatura de 100 °C y hervido durante entre una y dos horas. Sin embargo, datos obtenidos por el equipo coordinado por Ramón Kaneno, del Departamento de Microbiología e Inmunología del Instituto de Biociencias de la Unesp, contrarían totalmente tales recomendaciones. "Las pruebas demostraron que los extractos acuosos de champiñón del sol obtenidos mediante hervor disminuyeron la sobrevida de lauchas portadoras de tumores cancerígenos con relación a los tratamientos con jugos, debido probablemente a los efectos hepatotóxicos", informa Augusto. En función de dichos resultados, los científicos estudian dosis mucho menores que 40 gramos, en forma de polvo o en forma de jugo. De acuerdo con Augusto, casi todo lo que se dice sobre la disminución de la progresión de tumores, el aumento de la sobrevida de enfermos e incluso la contribución a la regresión tumoral no se ha comprobado con la ingestión de tés (infusiones calientes). Estos efectos pueden observarse únicamente cuando se utilizan fracciones concentradas de champiñón del sol, cuando los principios activos se encuentran más fuertemente presentes. "En fracciones solubles en oxalato de amonio (extracto ATF), los investigadores del área de inmunología observaron que los tumores cesaban de proliferar. No retrocedían, pero se detenían en un determinado punto", informa. "Alrededor del 80% de los extractos concentrados (ATF) están compuestos por betaglucanas (polisacáridos), que muestran tener realmente un efecto controlador del tumor. Augusto pone de relieve que las propagandas orientadas al consumidor se valen de resultados científicos obtenidos con extractos concentrados, lo que no corresponde a los productos que están a la venda en forma de pastillas, por ejemplo. "Pese a que el champiñón del sol es conocido desde hace bastante tiempo con este nombre, un empresario ha realizado un pedido de registro de la marca", comenta Augusto. El caso recuerda el del copuazú, fruto típico de la región amazónica cuyo registro fue anulado en Japón (lea Pesquisa FAPESP nº 98). Augusto recuerda que el champiñón del sol tiene efecto en la neutralización de radicales libres (moléculas ligadas a procesos celulares degenerativos) y funciona como un auxiliar importante en algunos tipos de tratamiento, como la quimioterapia, puesto que elimina en parte los efectos colaterales. Con relación a la radioterapia, las pruebas realizadas por el equipo coordinado por la profesora Alzira Teruio Yida-Satake, del Departamento de Dermatología y Radioterapia de la Facultad de Medicina de la Unesp de Botucatú demostraron que los tés de algunos linajes son modificadores de la radiorrespuesta. Si se los ingiere antes de la radiación, no interfieren en el tratamiento. Con todo, ese mismo té administrado luego de la radiación torna al individuo resistente a la radioterapia. El efecto radioprotector también se ha observado con los jugos administrados tanto antes como después de la radiación. Por lo tanto, el tratamiento podrá no surtir el efecto deseado si al té se lo toma luego de la radiación y al jugo antes o después. Cuando el proyecto temático se encontraba en su etapa final, Milena Costa Menezes, alumna de maestría dirigida por Carlos Antônio Caramori, de la Facultad de Medicina de la Unesp de Botucatú, empezó a evaluar la influencia de la suplementación dietética con champiñón del sol sobre la evolución del estado nutricional y del tratamiento de la hepatitis C en pacientes del ambulatorio universitario. Durante seis meses, se suministró una mezcla de seis diferentes linajes a cinco portadores de la enfermedad en forma de polvo. En el marco del estudio se realizó un seguimiento de los pacientes al comienzo del tratamiento antiviral, sin el uso del hongo, y tras la administración del nuevo preparado. El grupo control recibió el mismo tratamiento antiviral. Los resultados apuntaron que el grupo experimental presentó una mejora en todos los efectos colaterales informados — en comparación con el grupo control — pasado el primer mes de tratamiento medicamentoso. Temperaturas alternadas La otra parte de la investigación, que se refiere a la tecnología de cultivo, también ha avanzado bastante. Antes de que se iniciara el proyecto, los productores que cultivaban el champiñón del sol empleaban la misma tecnología utilizada para producir el champiñón francés. No obstante, el hongo nativo de Brasil necesita una alternancia de temperaturas para fructificar (entre diez y 14 días de calor, seguidos de entre tres y cinco días de frío y luego nuevamente el mismo período de calor). Para arribar a tal conclusión se los reprodujo en invernaderos adaptados dentro de contenedores las condiciones del cultivo en el campo. Todas las variables fueron controladas mediante un programa de computadora desarrollado por los investigadores. Para el A. blazei, al margen de la elección de linajes seleccionados, es necesario escoger el compuesto más propicio para el cultivo. Pasto, bagazo de caña, afrecho, estiércol y otros residuos agroindustriales son algunos de los sustratos que se utilizan para inocular la "semilla" del hongo. Durante esta fase, el mismo permanece en un ambiente húmedo, que se asemeja a una sala enmohecida, pero exhala un olor peculiar de almendra dulce. La reproducción se efectúa con pequeños filamentos delgados (hifas) extraídos del sombrero del hongo. Inicialmente el A. blazei era cultivado únicamente en canteros a la intemperie en el campo, por tal motivo es que se volvió conocido como champiñón del sol. Pero, incluso al aire libre, se lo cultiva con una cobertura de pasto y en ausencia de luz. En el caso del shiitake, su cultivo se lleva a cabo en troncos de madera, un método antiguo y rústico, pero bastante utilizado debido a su bajo costo de inversión. Los resultados de este proyecto temático sugieren que aún hay mucho campo de investigación para el shiitake y para el champiñón del sol, pero ya se han obtenido varias respuestas. La próxima etapa, acorde con los planos del profesor Augusto, consistirá en orientar el foco hacia los principios activos concentrados en los extractos y correlacionar la intensidad de los efectos medicinales a la época de cosecha, el sustrato y el clima. El Proyecto Hongos Comestibles y Medicinales: Tecnología de Cultivo, Caracterización Bioquímica y Efectos Protectores de los Hongos Agaricus blazei Murrill (champiñón del sol) y Lentinula edodes (Berk.) Pegler (shiitake) Modalidad Proyecto Temático Coordinador Augusto Ferreira da Eira - Unesp de Botucatú Inversión R$ 542.578,00 y US$ 261.003 [post_title] => Pequeños y poderosos [post_excerpt] => Investigadores constatan los efectos protectores del champiñón del sol e indican la forma correcta de usarlo [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => pequenos-y-poderosos [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2013-04-24 19:25:18 [post_modified_gmt] => 2013-04-24 22:25:18 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/2004/06/01/pequenos-y-poderosos/ [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) [4] => stdClass Object ( [ID] => 78042 [post_author] => 168 [post_date] => 2004-06-01 00:00:00 [post_date_gmt] => 2004-06-01 00:00:00 [post_content] => Dos vacunas de uso veterinario, una contra la garrapata y otra antiofídica, que protege al ganado contra el veneno de la serpiente de cascabel, son los dos primeros productos que cuentan con depósito de patente en el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inpi) licenciados por la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Minas Gerais (Fapemig, sigla en portugués). Cuando salgan al mercado, dichas sustancias rendirán royalties a los investigadores, a la fundación y a los institutos de investigación titulares de las patentes. Y un tercer producto con patente depositada que se encuentra en negociación puede seguir el mismo camino de las vacunas. Es un dispositivo instalado en el interior del difusor de entrada de los catalizadores destinado a mejorar el desempeño del sistema de escape de gases de los motores de vehículos, reduciendo la contaminación como consecuencia de ello. Estas tres patentes forman parte de un grupo de 11 ya depositadas. Para organizar y difundir las patentes, la fundación creó la Oficina de Gestión Tecnológica (EGT, sigla en portugués), que patenta las innovaciones con potencial interés comercial. Esta experiencia sigue el mismo camino de la FAPESP, que creó el Núcleo de Patentes y Licencias de Tecnología (Nuplitec) en mayo de 2000, para proteger la propiedad intelectual y licenciar los inventos que surgen de las investigaciones financiadas por la fundación. La FAPESP tiene 75 patentes depositadas en el INPI. "Procuramos transferir la tecnología cuando constatamos sus posibilidades benéficas para la sociedad y para el crecimiento económico. Por eso sondeamos el interés del mercado en cada tipo de tecnología, en su perfeccionamiento y en su implementación a nivel industrial", dice Naftale Katz, director científico de la Fapemig hasta el mes de mayo, cuando se trasladó a la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) de Río de Janeiro. La vacuna para el control de las garrapatas en bovinos fue el primer producto negociado con una empresa, en este caso el laboratorio Hertape. Desarrollada en la Universidad Federal de Viçosa (UFV), la misma está compuesta por 45 de los 650 aminoácidos que forman la proteína Bm86 del intestino de la Boophilus microplus, una especie común de garrapata que ataca a los rebaños bovinos en Brasil. La coordinación del estudio le cupo al investigador Joaquín Hernán Patarroyo, del Departamento de Veterinaria del Instituto de Biotecnología Aplicada a la Agropecuaria (Bioagro), de la UFV, en cooperación con la Fundación de Inmunología de Colombia. La vacuna es la primera desarrollada Latinoamérica de tipo sintético que llega al mercado, elaborada enteramente en laboratorio y sin necesidad de utilizar sangre de animales en su preparación. También fue patentada en Australia, México, Estados Unidos y la Comunidad Europea. En aplicaciones subcutáneas en el ganado, dicha vacuna estimula la producción de anticuerpos en la sangre del animal contra la proteína producida por el intestino de la garrapata. Al ingerir la sangre, estos ácaros (las garrapatas se encuadran en la clase Arachnida, la misma de las arañas y los escorpiones, en la subclase Acari) no logran procesarlo y se debilitan, dejando de poner huevos y de reproducirse. "La vacuna no presenta efecto tóxico para el ganado ni se acumula en los tejidos del animal. Actúa únicamente sobre las garrapatas. Pruebas efectuadas con animales aislados en establos demostraron una eficiencia de 85%", afirma Patarroyo. Los ensayos de campo, realizados en el Centro Nacional de Estudios de Ganadería Lechera de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa, sigla en portugués), con sede en la localidad de Coronel Pacheco (Minas Gerais), tuvieron un 80% de eficacia. Patorroyo inició estos estudios solventados por la Fapemig hace diez años, investigando parásitos que atacan a los rebaños en el pastoreo, ocasionándoles pérdida de peso y reducción de la producción de leche y de carne, al margen de transmitir enfermedades que pueden terminar con la muerte de los animales. De acuerdo con el investigador, datos actualizados por el profesor Laerte Grissi, de la Universidad Federal Rural de Río de Janeiro, apuntan pérdidas anuales en la cría de ganado del orden de los 2 mil millones de reales, provocados por la acción de las garrapatas. La vacuna, inédita en mundo y barata según los investigadores, fue transferida al laboratorio Hertape mediante una oferta pública divulgada vía llamado a licitación, con el fin de brindar igualdad de condiciones a los interesados que presentaron sus propuestas de desarrollo. El adjudicatario suscribió un contrato con la Fapemig y la UFV por 20 años. Durante dicho lapso, la previsión de retorno económico para la fundación es del 6% (divididos con los investigadores y la UFV) sobre el valor de las ventas netas del producto. De acuerdo con Caubi Carvalho, director comercial y socio del laboratorio, el interés en la producción de la vacuna a escala industrial se debe en gran medida al hecho de que Brasil exporta carne bovina a unos 120 países, y es desde 2003 el mayor exportador mundial del producto. "El laboratorio Hertape es uno de los mayores fabricantes de productos veterinarios de Latinoamérica. Vamos a desarrollar y comercializar la vacuna a gran escala, con previsión de buenos negocios, ya que se trata de un salto tecnológico en el control de este tipo de plaga, cuya infestación es muy grande tanto dentro como fuera del país", afirma. Se estima llegar una producción de 30 millones de dosis durante el primer año. Una vez que se inicie la vacunación masiva de las cabezas de ganado, el director calcula que será posible disminuir ostensiblemente la población de garrapatas de los campos en cinco o seis años. El laboratorio se aboca ahora a la búsqueda de proveedores internacionales de péptidos (combinaciones sintéticas de aminoácidos aislados en laboratorio), aún no producidos en Brasil. Carvalho también ha dado charlas ante productores ganaderos de Minas Gerais, São Paulo y Goiás, donde se realizarán nuevas pruebas de campo a gran escala. Antes de agosto se seleccionarán los establecimientos ganaderos para las pruebas, en un ciclo que comprenderá dos veranos y dos inviernos. Recién entonces la vacuna saldrá al mercado. "Ya hemos efectuado el registro ante el Ministerio de Agricultura. Vamos a atender primero a los criadores brasileños, para recién después colocar el producto en Colombia, Venezuela y Sudáfrica." El segundo producto patentado por la Fapemig es la vacuna antiofídica de uso veterinario que estimula la producción de anticuerpos contra el veneno de la serpiente de cascabel (Crotalus durissus terrificus), uno de los más letales. La misma fue desarrollada por la investigadora Thaís Viana de Freitas, de la Fundación Ezequiel Dias (Funed), vinculada a la Secretaría Estadual de Salud de Minas Gerais. Luego de realizar investigaciones en el Centro de Control de Venenos y Antivenenos de la Organización Mundial de la Salud en Liverpool, Inglaterra, en 1986, la investigadora dio inicio a estudios para la fabricación de una vacuna antiofídica elaborada con base en el veneno de dicha serpiente, común en Brasil. El desarrollo se hizo a partir de los liposomas — membranas esféricas producidas en laboratorio — utilizados como vehículos encapsuladores de los principios activos del veneno. Estos liposomas estimulan la producción de anticuerpos y poseen una composición similar a la membrana celular de la serpiente, y sirven para transportar sustancias terapéuticas a su interior. La composición inédita de la vacuna revela su carácter biodegradable y no tóxico, capaz de inducir inmunidad celular. "Estudiamos el encapsulado de los venenos de algunas serpientes brasileñas asociados a inmunoestimulantes para la producción de anticuerpos", explica la investigadora. Estos anticuerpos protegen a los animales contra grandes dosis del veneno, hasta ocho veces el nivel considerado letal, de acuerdo con pruebas realizadas en laboratorio. "La vacuna constituye una acción preventiva, pues anualmente, alrededor de un millón de cabezas de ganado se pierden en Brasil como consecuencia de las picaduras de serpientes, y en dichos casos la seroterapia no se utiliza, debido a su alto costo de tratamiento", comenta Thaís. La investigadora sostiene que el proceso de patentado constituye una garantía de protección del conocimiento para la innovación tecnológica, como así también un retorno económico que puede aplicarse en nuevos estudios. La patente de la vacuna antiofídica fue depositada por la Fapemig en 2002, y para producirla a nivel industrial se seleccionó a la empresa Labovet Produtos Veterinários, de Feira de Santana, Bahía, que debe aún realizar los ensayos de campo antes de sacarla al mercado. Fernando Falcão, director del laboratorio ve con buenos ojos la aplicación comercial de la vacuna antiofídica. Para Falcão, Brasil, con su stock bovino de alrededor de 175 millones de cabezas, constituye de por sí un inmenso mercado. "Pretendemos cubrir hasta el 50% de dicho total durante los primeros años que la vacuna esté en el mercado, con una producción anual de entre 80 y 100 millones de dosis", dice. Para ello, durante los próximos meses se realizarán las pruebas tendientes a evaluar la tecnología y los estudios técnicos y económicos. Tras ese período, y una vez confirmadas las potencialidades previstas, el laboratorio hará el registro en el Ministerio de Agricultura, teniendo en vista también la exportación del producto a Colombia, Perú, Ecuador y Venezuela, países de la región amazónica en cuyos territorios hay serpientes de cascabel en abundancia. Verificación rigurosa La garantía de los resultados obtenidos con la producción a nivel industrial es uno de los focos de la actuación del EGT de la Fapemig. En el contrato concertado con las empresas existen cláusulas que estipulan de qué manera se administrará el proceso, estipulando cuánto percibirán las partes implicadas en carácter de royalties, y cómo transcurrirá la relación entre ellas. "Desde la evaluación hasta la transferencia de tecnología, todo se hace con recursos de la Fapemig", comenta Katz. Siguiendo la línea de registro de patentes, Marcello Augusto Faraco de Medeiros y Eduardo Murilo Rosas Arantes, ingenieros mecánicos e investigadores de la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Belo Horizonte, Minas Gerais, descubrieron que los catalizadores automotores, constituidos por piezas de cerámica en forma de colmena y metal, y utilizados para reducir las concentraciones de gases tóxicos que salen de los motores (monóxido de carbono, hidrocarburos y óxidos de nitrógeno), podrían mejorar su desempeño con la aplicación de pantallas en el interior del difusor de entrada del equipo, para optimizar el escape. Luego de un estudio sobre las patentes internacionales, descubrieron que no había ninguna noticia relacionada con pantallas empleadas en catalizadores. Bajo la dirección de Medeiros, que actualmente dicta clases de Aerodinámica en el Departamento de Ingeniería Aeronáutica de la Universidad de São Paulo (USP) de São Carlos, Arantes desarrolló el artefacto con base en la tecnología utilizada en la industria aeronáutica, en los llamados túneles de viento que, al igual que los catalizadores, permiten una expansión brusca del área de escape. "Los gases emitidos por los motores de los automóviles no pasan por el catalizador de manera uniforme, y se concentran en el centro de la pieza", explica. Instalado en la entrada del catalizador, este dispositivo mejora su eficiencia al hacer que los gases pasen uniformemente por todas las celdas de la colmena. "Asimismo, el dispositivo puede reducir el tamaño de la pieza en alrededor de un 30%, y disminuir sus costos de fabricación. Puede adaptárselo a cualquier vehículo automotor", dice el investigador. Cada tipo de catalizador requiere de una o más pantallas específicas, pero este componente puede elaborarse tanto con material metálico como no metálico, siempre y cuando sea resistente al calor. Otra ventaja es la mejora en el rendimiento del motor, con la consiguiente economía de combustible. Este dispositivo, que aún no tiene nombre comercial, llamará probablemente atención de las empresas de autopartes y de las terminales del sector automotriz. El mecanismo, probado en los laboratorios de Mecánica de Fluidos de la PUC de Minas Gerais, ha mostrado ser bastante apropiado para su uso comercial, incluso con estudios que indican un bajísimo costo de fabricación. "Los dispositivos utilizados actualmente son pesados y caros, y absorben mucho calor. Hemos patentado el distribuidor de flujo por pantallas e iniciado el proceso de selección de las empresas, para transferir la tecnología a la industria", afirma. La elegidas se conocerían probablemente en dos meses. La Fapemig también solicita el depósito de patentes que no hayan contado con subvención de la institución durante las investigaciones. "Al margen de los investigadores vinculados a las universidades y centros de investigación, los inventores independientes también pueden contar con el apoyo del EGT. Se encuentran en trámite dos patentes surgidas de proyectos particulares", dice Katz. El investigador espera que estos números se incrementen, sobre todo en las áreas de biotecnología, producción agropecuaria, ingeniería mecánica, medicina tropical y parasitología, como consecuencia del propio perfil del estado y de las necesidades de su economía. [post_title] => Transferencia de conocimiento [post_excerpt] => Proyectos financiados por la Fundación de Apoyo a la Investigación de Minas Gerais (Fapemig) llegan a la industria con retorno económico para la institución [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => transferencia-de-conocimiento [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2013-04-24 19:26:39 [post_modified_gmt] => 2013-04-24 22:26:39 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/2004/06/01/transferencia-de-conocimiento/ [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) [5] => stdClass Object ( [ID] => 78043 [post_author] => 112 [post_date] => 2004-06-01 00:00:00 [post_date_gmt] => 2004-06-01 00:00:00 [post_content] => Los movimientos provocados en alta mar por la acción de las olas pueden convertirse en uno de los grandes enemigos de las plataformas que extraen petróleo a miles de metros de profundidad, en aguas profundas y ultraprofundas. Es posible verificar este fenómeno en la cuenca de Campos, el mayor campo petrolífero brasileño, donde las aguas del Océano Atlántico son lo suficientemente fuertes como para balancear en demasía a las plataformas de extracción, por más grandes que éstas sean. Este balanceo es indeseable, tanto en función de la estabilidad del sistema como para la seguridad de los trabajadores que viven en alta mar. Las peculiaridades oceanográficas de las aguas de la costa brasileña, donde se encuentran algunos de los mayores campos petrolíferos de grandes profundidades del mundo, llevaron a los investigadores del Departamento de Ingeniería Oceánica y Naval de la Escuela Politécnica (Poli) de la Universidad de São Paulo (USP) a idear un innovador proyecto de plataforma. El nuevo y sorprendente diseño de sostén de una planta de producción de petróleo está formado por una sola columna y no por varias, como en las plataformas semisumergibles. "Todas las simulaciones llevadas a cabo en el inédito sistema monocolumna mostraron que las ventajas con relación al movimiento, la estabilidad y la seguridad son grandes", afirma el ingeniero naval Daniel Cueva, del equipo del profesor Kazuo Nishimoto, de la Poli, coordinador de la investigación realizada en asociación con Petrobras en el ámbito del Centro de Excelencia en Ingeniería Naval y Oceánica, del cual forman parte la USP, el Instituto de Investigaciones Tecnológicas (IPT, sigla en portugués), la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ) y el Centro de Investigación y Desarrollo de Petrobras (Cenpes). De acuerdo con el investigador, el proyecto de construcción de la plataforma de columna única ha resultado en un pedido de patente por parte de Petrobras en Estados Unidos. En dos años la empresa invirtió 1,2 millones de reales en el proyecto. Este desarrollo tecnológico consiste en la creación de una plataforma de tipo flotante, sin compartimentos para el almacenaje de crudo. Es una opción a las convencionales plataformas semisubmergibles, bastante empleadas en todo el mundo. Dentro de la categoría de las unidades flotantes, Petrobras cuenta también con los buques FPSO (floating, production, storage and offloading, o flotación, producción, almacenamiento y descarga). En otra familia se encuentran las plataformas denominadas de chaqueta, fijadas directamente en el fondo oceánico. "La MonoBR (tal como se denomina al nuevo proyecto de plataforma) se encuadra en el sentido de los objetivos de Petrobras, esto es: invertir en alternativas consistentes para cascos de unidades flotantes de producción de gran porte, que tengan como premisa una mayor seguridad y mejores características operativas", explica Isaías Quaresma Masetti, ingeniero del Cenpes y responsable del proyecto. De acuerdo con el equipo técnico, la plataforma monocolumna ha pasado por todos los rigurosos exámenes de factibilidad técnica y económica a los cuales un proyecto como éste debe someterse en el ámbito interno de Petrobras. Uno de los problemas fundamentales que la MonoBR logró sortear fue la reducción de las amplitudes de los movimientos de la unidad debido a la acción de las olas, lo que dota al sistema de una mayor flexibilidad operativa.Una vez realizadas todas las evaluaciones durante el período de desarrollo, el nuevo concepto fue validado y actualmente se encuentra en la lista de alternativas disponibles. Cuando se llame a nueva licitación y se determinen las unidades seleccionadas con base en las necesidades de seguridad, de operación y de costos, la monocolumna puede ser una de las opciones tenidas en cuenta. El ganador de la licitación no tiene el poder de vetar o alterar la elección tecnológica previa hecha por parte de la empresa. "Explotar petróleo a 3 mil metros de profundidad en el agua es desde todo punto de vista una actividad innovadora y requiere mucha audacia técnica, al margen de responsabilidad", afirma Masetti. La línea de razonamiento científico del proyecto de la monocolumna se basó en las discusiones que comprendieron conceptos básicos de la ingeniería naval, alineados a algunas adaptaciones de estructuras utilizadas a menudo por la industria de petróleo mundial, pero en una función diferente. De acuerdo con los ingenieros que participan en el proyecto, la localización de estos campos en el Océano Atlántico, a más de 1.500 metros de profundidad, es una de las grandes dificultades para la prospección de petróleo. El impacto de las oscilaciones no es únicamente sentido al nivel de la superficie, sino también en las cañerías que cargan el crudo desde la cabeza del pozo hasta la unidad. "En la actualidad, en grandes profundidades, la utilización de los tubos rígidos de acero llamados de steel catenary risers (SCRs) ha pasado a ser uno de los grandes objetivos", explica Marcos Cueva, primo de Daniel y también alumno de doctorado de Nishimoto. De acuerdo con el ingeniero, los caños flexibles, llamados risers flexibles, están siendo dejados de lado debido a algunas limitaciones tecnológicas para su uso en profundidades superiores a los 1.500 metros y por su costo superior si se los compara con los rígidos. "El gran problema de las cañerías rígidas radica en que quedan sujetas no solamente a los efectos de la corriente del fondo del mar, sino también a las oscilaciones de la unidad flotante. Si la plataforma de arriba también estuviera oscilando mucho, comenzaríamos a tener problemas relacionados con la fatiga de los caños, algo que no se registra en los tubos flexibles, debido a la naturaleza de los materiales usados", explica Daniel Cueva. Para permitir que el sistema se mantuviera dentro de niveles aceptables de movimiento, los proyectistas resolvieron adaptar un sistema conocido de los proyectistas del sector, pero que nunca había sido utilizado para tal finalidad. "El 'moonpool', una especie de abertura instalada en el casco de la plataforma, es bastante utilizado en embarcaciones para permitir el acceso al fondo del mar de las instalaciones de perforación", explica Marcos. "Resolvimos emplearlo como una manera de reducir la amplitud de los movimientos verticales." El trabajo de investigación y simulación de proyectos como el de esta plataforma se acercó a la realidad desde que se inauguró en la USP el llamado tanque de pruebas numéricas (TPN) (lea en Pesquisa FAPESP nº 73). Más allá de los tanques físicos, como es el caso del que existe en el IPT y el de la Coordinación de Programas de Posgrado e Investigación en Ingeniería (Coppe) de Río de Janeiro, un conjunto de 120 computadoras y una pantalla de proyección tridimensional operan en sintonía fina para brindarles a los científicos condiciones bastante parecidas a las reales. La simulación realizada en el TPN permite a los ingenieros hacer observaciones desde todos los ángulos de la plataforma. E incluso descender a más de 1.500 metros de profundidad para analizar si los SCRs están o no oscilando más que lo permitido. "La fatiga en estos materiales es siempre una preocupación", informa Daniel. Con base en ésta y en otras herramientas computacionales exclusivas, desarrolladas en función de las necesidades del proyecto de desarrollo de la plataforma, los científicos logran afirmar que la MonoBR, por ejemplo, tienen un elevado nivel de seguridad. "Efectuamos pruebas en las que hasta un cuarto del volumen de la unidad es inundado, y la plataforma no se hundió", afirma Marcos. Pero la MonoBR no surgió únicamente a partir de pruebas virtuales. El prototipo ya ha entrado en el tanque paulista del IPT y durante este mes de junio va a hacer su debut en Río de Janeiro. Serán cuatro semanas de pruebas en las que la MonoBR será observada en el tanque de la Coppe, que es uno de los mayores en operación en el mundo y es ideal para el estudio de plataformas. Tiene 40 metros de largo por 30 metros de ancho y 15 metros de profundidad. "Si usamos un prototipo en la escala de 1:100, por ejemplo, vamos a lograr observarlo a una profundidad de 1.500 mil metros", explica Daniel. El proceso de desarrollo, de acuerdo con los investigadores, tiene una gran importancia académica, debido al modo como evolucionó dentro de la universidad, integrado con las empresas de proyectos de plataformas. "Nosotros hicimos algo que puede caracterizarse como un proyecto conceptual avanzado", explica Daniel. Normalmente, los proyectos académicos como éste se restringen únicamente a la fase conceptual. "No entran en la fase del llamado proyecto básico, y mucho menos aún en los detalles, que solamente se concretan cuando ya se está cerca del proceso de licitación." En el caso de la plataforma proyectada para Petrobras, los números que constan en los estudios realizados en la USP brindan un dimensión precisa acerca de los desafíos de la extracción de petróleo en las profundidades del océano. "Nuestro proyecto prevé la explotación de petróleo a 1.800 metros de profundidad. El peso previsto de la MonoBR es de 135 mil toneladas, y el ancho del casco es de 95 metros, por citar algunos datos", dice Daniel. El precio estimado de la plataforma monocolumna es de entre 500 y 700 millones de dólares, un valor mucho más bajo que el de las comerciales. Varias pequeñas innovaciones tecnológicas están previstas en el diseño final. "Esta plataforma tiene por ejemplo aquello que podemos denominar simetrías geométricas. Esto facilita mucho la construcción y las inspecciones de puntos críticos de la estructura", informa Marcos. Los investigadores explican que las dimensiones de una plataforma de este porte no se relacionan únicamente con las grandes profundidades. Debido a las características del petróleo brasileño, que es de alta viscosidad, la planta de producción debe ser mayor, para dar espacio a los robustos equipos de extracción y de producción. La cubierta en este caso debe soportar siempre altas cargas. Desde el punto de vista conceptual, las condiciones hidrodinámicas (el movimiento de las olas y de las corrientes marítimas) del mar brasileño pueden considerarse que son las grandes responsables del desarrollo de la plataforma de columna única, que es capaz de soportar estas condiciones con mayor flexibilidad. Los investigadores brasileños eligieron por lo tanto un camino único debido a las diferencias ambientales de cada región. En el mar del Norte, en Europa, por ejemplo, las condiciones de olas, de las corrientes, del viento y de profundidad son distintas. Según Daniel, la discusión sobre una columna única es reciente. "Todo empezó a comienzos de los años 1990. Los japoneses, los noruegos y los estadounidenses también están pensando en esto, pero el único proyecto realmente adaptado a Brasil es el nuestro." [post_title] => Estabilidad profunda [post_excerpt] => Científicos de la USP desarrollan un inédito proyecto de plataforma de extracción de petróleo en alta mar [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => estabilidad-profunda [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2013-04-24 19:29:32 [post_modified_gmt] => 2013-04-24 22:29:32 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/2004/06/01/estabilidad-profunda/ [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) ) [humanidades-es] => Array ( [0] => stdClass Object ( [ID] => 78026 [post_author] => 195 [post_date] => 2004-06-01 00:00:00 [post_date_gmt] => 2004-06-01 00:00:00 [post_content] => Aunque Frans Post (± 1612-1680) tuvo que esperar centenas de años para ser reconocido como un gran maestro holandés, su siglo de oro parece ahora haber por fin llegado. Exactamente 400 años después del nacimiento del conde Johan Maurits van Nassau-Siegen — el gobernador general que trajo entre su comitiva al pintor a la colonia holandesa de Recife, entre 1637-1644 —, Post es nuevamente objeto de discusión y análisis en diversos lugares de mundo. Cada vez más cerca de los pintores de primera línea, poco a poco Post va escapándole al contexto histórico neutro de pintor viajante, pintor de cuadros de calidad irregular. Mucho de esto se debe a las recientes investigaciones brasileñas. Para septiembre de 2005, Pedro Corrêa do Lago, presidente de la Biblioteca Nacional y ex representante brasileño de la casa de subastas de arte Sotheby's, cargo que ocupó durante 18 años, y Bia Fonseca, su mujer, prepararon una muestra en el Museo del Louvre con siete lienzos correspondientes a la primera fase de Post, del período en que vivió en Brasil y produjo 18 telas a pedido de Nassau. Al año siguiente, en 2006, le llegará el turno a Alemania y a Holanda. El Haus der Kunst de Munich organiza una gran exposición con unos 50 cuadros del maestro. La curaduría es de León Krempel, en tanto que la del museo Frans Hals, de Haarlem, Holanda, es de Pieter Biesboer; hacia allí se trasladará la muestra ese mismo año.En la exposición del Louvre se presentará un catalogue raisonné, con alrededor de 160 cuadros y 40 dibujos. En principio serán dos ediciones distintas, una en portugués y la otra en inglés. "Desde hace ocho años estamos investigando toda la obra de Post, haciendo un estudio completo. Las telas que pueden ser falsas están siendo sometidas a un análisis a cargo de un comité internacional que creamos para ello", dice Corrêa do Lago. Integran dicho comité Corrêa do Lago, Bia Fonseca y Frits Du Parc, este último, director del museo Mauritshuis de La Haya, uno de los grandes especialistas en el siglo XVII holandés. En nombre de la casa de subastas Sotheby?s participan su director mundial George Watchner y su director en Inglaterra, George Gordon. Ambos son expertos en los "maestros antiguos". Entre las proezas de Gordon se encuentra el descubrimiento de la obra del maestro flamenco Peter Paul Rubens (1577-1640) La masacre de los inocentes, vendida en Sotheby's en 2002 por casi 80 millones de dólares. Las telas de Post llegan a costar alrededor de 200 mil dólares, y se han destacado desde hace unos 15 años en adelante. "Es que el estudio de su obra hasta ese entonces no había distinguido sus cuatro diferentes fases", dice Corrêa do Lago. "Su obra vista en su conjunto lo convierte en un pintor ciertamente irregular." Reportero Durante el período en que permaneció en Brasil, es decir, entre 1637 y 1644, Post reprodujo fielmente todo lo que veía, como un pintor reportero. Al llegar al Brasil, a los 25 años, el primer gran contraste que notó habría sido la luz tropical. Y los temas. La mirada de Post incorporó a la nueva información la técnica, probablemente bajo influjo de algunos paisajistas holandeses de prestigio, como Salomon van Ruysdael (±1602-1670) y Pieter Molijn (1595-1661), entre otros."Pese a que Post construyó toda su carrera pintando paisajes brasileños, es importante ubicarlo en la tradición del paisaje idílico. Recibió la influencia de la obra de Cornelis Vroom (1591-1661), que fue quizá su maestro. Su tema — Brasil — es único, pero su interpretación se basa en la tradición del paisaje holandés arcádico de Vroom", dice Biesboer, el curador holandés. Según Biesboer, las primeras pinturas brasileñas son bastante documentales, y expresan un acercamiento muy puro a la realidad; con todo, en las últimas telas pintadas en Recife es notorio como Post sigue las convenciones del paisaje idílico de Vroom, probablemente porque esto era muy apreciado en el círculo de sus clientes. "Para Haus der Kunst, la obra de Post tiene, sin lugar a dudas, una importancia actual. Nos habla directamente a través de una utopía preservada con exactitud documental confrontada a una fantasía creativa; ambos son los polos a través de los cuales se desarrolle el arte hasta hoy", dice Krempel, quien a su vez afirma que sus cuadros revelan un verdadero cosmos. Sin embargo, Post no estaba solo en ese nuevo universo. En la comitiva de Nassau figuraban entre los científicos y artistas otros dos pintores dispuestos a estudiar y documentar el paisaje brasileño: Albert Eckhout (1610-1666) y Georg Marcgraf (1610-1644). Eckhout, un pintor natural de la provincia de Groningen, probablemente tuvo el primer contacto con la pintura a través de su tío Gheert Roeleffs. En Brasil pintó diversos cuadros de plantas, frutas y razas humanas. "Con la exposición actual de la obra de Albert Eckhout, el Mauritshuis lo presenta como un gran artista. En las naturalezas muertas y en algunos bustos de un rey negro eso funciona, pues en esos casos puede concentrarse en los aspectos artísticos, y no se ve obligado a pintar de una manera documental. Eckhout lo hizo lo mejor que pudo, no siempre con éxito, en tanto que Post, con aparente facilidad, deja fluir a través de su pincel dulces paisajes brasileños", dice Biesboer. Hijo del pintor de vitrales Jan Jaszoon Post (s.d.-1614), Frans Janszoon Post, nacido en Haarlem, probablemente fue presentado a Maurits van Nassau por su hermano, el arquitecto y pintor Pieter Jasz Post (1608-1669). De acuerdo con Corrêa do Lago, existen pocas evidencias de que Pieter haya alguna vez venido a Brasil. Nombrado a pedido de Pieter, a Frans le habría sido encargada la tarea de documentar el Brasil, desde la topografía local y la arquitectura militar y civil hasta las escenas de las batallas navales y terrestres. En algunas obras, como Ilha de Itamaracá (1637),Paisagem do Porto Calvo (1639) o Forte Hendrik (1640), pueden notarse con claridad algunas características que signaron la producción de Post: líneas bajas de horizonte con grandes cielos, que se abren en lo alto hacia una vasta área, en contraposición al primer plano, con vegetación o motivos meticulosamente pintados. Hay en estas pinturas un cierto colorido homogéneo de tonos rebajados, más cercano a la pintura holandesa que al color del paisaje brasileño. Tales composiciones en perspectiva baja eran comunes en un tipo de pintura panorámica y espacial desarrollada a la época por los holandeses, donde la presencia del cielo expansivo es fundamental. A dichas obras, Post añade el paisaje del nuevo mundo. De tal unión surgen pinturas que informan sobre la iconografía social imperante. Pero, al mismo tiempo, los paisajes son serenos, reservados ante la exuberancia tropical. Era característico de la obra de Post oscurecer el primer plano e iluminar la región más lejana, de la cual rescata una difusa luminosidad atmosférica. Utilizó simultáneamente diversas técnicas de obtención de luz en su pintura. Entre ellas el claroscuro, un efecto obtenido mediante el contraste entre la luminosidad de las ropas blancas y el oscuro de los esclavos negros, siempre a camino, transportando cargamentos blancos sobre sus cabezas. Las 18 pinturas hechas en Brasil regresaron con Nassau a Holanda y, posteriormente, en procura de una alianza con el rey Luis de Francia, fueron expuestas para la corte en Versalles, en 1679. Y terminaron quedándose en Francia, distribuidas en algunas colecciones reales. En la actualidad permanecen en el Louvre solamente cuatro telas. "Se encontraron otras tres, en 1880, 1930 y 1990, respectivamente. Al parecer, si cada 50 ó 60 años encuentran una de estas pinturas, aún falta bastante para reunir las 11 que están faltando", dice riéndose Corrêa do Lago, quien enseguida acota, con aire grave, que las que faltan "pueden haberse destruido en catástrofes o incendios, y no todas deben estar firmadas". "Correo" Un factor curioso, que puede dificultar más aún la búsqueda de esos 11 cuadros remanentes de la primera fase, consiste en que en uno de los cuatro pertenecientes al Louvre, Post firma como "Correio". "Post se divertía traduciendo su apellido al portugués. Pues bien, imaginémonos en el interior de Francia, ante un cuadro polvoriento, en un sótano y leemos 'F. Correio'. Por supuesto que no encontraremos ese nombre nunca en ninguna guía o diccionario de arte", dice Corrêa do Lago. De regreso a los Países Bajos proveniente de Brasil, el artista holandés lleva consigo diversos cuadernos de bocetos realizados en los trópicos. Aun luego de su retorno a Europa, Post no cesa de pintar vistas tropicales, especializándose así en temas brasileños. De acuerdo con Krempel, la "pintura especializada" fue una característica de la pintura holandesa de la siglo XVII. Esta necesidad de especialización terminó también sirviendo de aliciente al exotismo de Frans Post y de otros pintores holandeses. Como ejemplo de ello, Krempel hace alusión a la escuela de los "Bamboccianti" (pintores holandeses que retrataban la vida diaria en Italia) o Allaert van Everdingen, un holandés que trabajó en Haarlem, como Post, y se especializó en paisajes escandinavos. Durante los diez primeros años luego de su retorno a Holanda, de acuerdo con Corrêa do Lago, Post pinta hermosos cuadros, de una calidad excepcional, extraídos de los bocetos: "Básicamente 'colorea' sus dibujos y elabora 'caprichos paisajísticos', es decir, efectúa un nuevo arreglo al gusto del pintor, donde todos los elementos son verdaderos, pero son dispuestos aisladamente. Esta fórmula de la segunda fase, de 'no mentir aisladamente, sino mentir en conjunto', lo hace entra al apogeo de su carrera." Durante ese mismo período, sus dibujos sirven también como base para las planchas grabadas y publicadas en Rerum per octennium in Brasilia, de Gaspar Barleaus (1584-1648). Se desvincula de Nassau, pero continua pintando paisajes tropicales, para los cuales encuentra mercado. Esta producción, realizada lejos del motivo, partiendo de los estudios realizados en América, toma sendas diversas. Hasta 1659 más o menos, los paisajes topográficos tienen una precisión documental. Con todo, es común encontrar en las escenas pintadas en Europa una cierta pérdida de la serenidad. Post imprime un nuevo énfasis al paisaje tropical, al poblar el primer plano del cuadro con animales salvajes. Surgen lagartos, serpientes, armadillos o cobras que devoran conejos. La luz difusa también es poco a poco suplantada por el contraste de colores más intensos. De 1660 a 1669, en la fase de la madurez de Post — su tercera fase —, puede notarse un creciente dominio de la técnica y de los temas brasileños, sacándoles el máximo provecho a los elementos exóticos. Las pinturas no son más espontáneas entonces, y la preocupación documental deja de existir. Post muestra su gran habilidad como miniaturista y rehace las composiciones, "enriqueciendo" el paisaje en un nuevo arreglo de las formas vegetales y animales, dialogando con elementos topográficos y arquitectónicos imaginarios.Su pintura adquiere más cuerpo y la dimensión atmosférica se apoya sobre un fondo cromático en tonalidades verdes y azules, acorde con la tradición de la pintura flamenca. Durante esta fase de auge comercial, el pintor no se aventura en nuevas composiciones. Son siempre los mismos temas, como que "revisitados": paisajes con ingenios, con casas o vistas de Olinda. Durante sus últimos años de vida, Frans Post tuvo una existencia sombría, entregado al alcoholismo y con poca capacidad para crear. No obstante, su éxito artístico como el mayor pintor del paisaje brasileño del siglo XVII quedó marcado en el homenaje del amigo Frans Hals (c.1581-1666), quien lo retrató a mediados de 1655. Post murió probablemente 25 años después,a los 68 años. [post_title] => Frans Post [post_excerpt] => El pintor holandés tiene ahora un lugar junto a los maestros flamencos [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => frans-post-3 [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2016-01-28 18:18:14 [post_modified_gmt] => 2016-01-28 20:18:14 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/2004/06/01/frans-post-3/ [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) [1] => stdClass Object ( [ID] => 78027 [post_author] => 16 [post_date] => 2004-06-01 00:00:00 [post_date_gmt] => 2004-06-01 00:00:00 [post_content] => Con la mirada fija en la guerra de Medio Oriente, en el precio del petróleo y la oscilación de los mercados internacionales, Estados Unidos probablemente no se ha percatado de ello aún. Pero ha de saber que está en marcha una ocupación silenciosa del país que, de mínima, redundará en una expansión del conocimiento de los estadounidenses referente a la cultura de las naciones vecinas del continente. Sin armas ni sangre, la producción artística moderna y contemporánea de origen latinoamericano ha llegado a ellos para revelarles su riqueza de colores, formas y contenidos. En el marco de una iniciativa pionera, el Museo de Bellas Artes de Houston (MFAH, por su sigla en inglés), Texas, se alió a instituciones de nueve países de América Latina con el objetivo de suplir el déficit de información sobre artes plásticas de origen latino para un público que tiene una mayo familiaridad con el arte europeo, asiático y africano. Dicha asociación, sellada durante el primer semestre de este año, prevé el cumplimiento de al menos dos metas. La primera consiste en recuperar los principales documentos que presentan, interpretan y analizan los movimientos de vanguardia latinoamericanos en las artes plásticas — algunos de ellos están fuera de circulación en sus propios países de origen, como el trabajo del arquitecto brasileño Luís Saias, referente a la influencia africana en la producción de exvotos de madera (objetos en retribución por una gracia alcanzada), publicado en 1939 y fuera de catálogo desde entonces. La segunda consiste en publicar dicho material de referencia en forma de libros en inglés o en textos en Internet, en versiones trilingües — en español, portugués e inglés. Latinos Ideado por Peter Marzio, director del museo de Houston, este esfuerzo multiinstitucional — que lleva el título de Recuperación de las fuentes críticas para el arte latinoamericano y el arte latino (este último alude a la producción de los estadounidenses de origen latino) — beneficiará a un público bastante amplio: científicos, artistas, docentes y visitantes de los museos, en particular a los miembros de la comunidad latina de Estados Unidos, que crece año a año. El equipo del museo de Houston — el quinto en importancia de Estados Unidos, con un patrimonio de 45 mil obras de arte — pretende también insertar las informaciones rescatadas en el marco del proyecto o recabadas en nuevos estudios en los programas de educación e historia del arte de la enseñanza básica y universitaria estadounidense. "En Estados Unidos casi no hay libros disponibles en inglés y en castellano sobre el arte latinoamericano y el arte de norteamericanos descendientes de latinos producido en el transcurso del siglo XX", afirma el director del museo. "Al cabo de algunos años, los docentes no tendrán más excusas para no enseñar arte latino", dice Marzio, que estima en diez años el tiempo necesario como para alcanzar estas metas y ampliar la colección de arte latino del museo, a un costo de 50 millones de dólares. Más que diseminar el arte producido al sur de la frontera con México, Marzio espera crear un canal de comunicación continua entre los artistas estadounidenses y los latinos. "Es una iniciativa ambiciosa, pero perfectamente viable mediante los acuerdos de cooperación que estamos concretando", dice Mari Carmen Ramírez, curadora de arte latinoamericano del MFAH. En abril, Peter Marzio y Mari Carmen estuvieron en Brasil, donde suscribieron un acuerdo de cooperación por cinco años con la FAPESP, que centralizará las actividades relacionadas con el arte nacional. Relevamiento La colaboración entre el museo y la Fundación prevé la implementación de proyectos conjuntos de investigación, promoción de eventos científicos y exposiciones, intercambio de información y publicaciones académicas, al margen de intercambios entre docentes, investigadores y estudiantes. La aprobación de los estudios brasileños seguirá el trámite de los proyectos financiados por la FAPESP. Es decir: la Fundación analizará cada propuesta presentada y, cuando se acredite el mérito, costeará el trabajo. "Esta iniciativa tiene mucho que ver con la FAPESP en su rol de estimular el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la cultura en Brasil", dice Carlos Vogt, presidente de la Fundación. Ana Maria Belluzzo, de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de São Paulo (FAU-USP) y coordinadora de la participación brasileña, apunta hacia aquello que considera que es el principal aporte: "Al margen del relevamiento selectivo de los documentos de cada período del arte moderno y contemporáneo, apuntaremos las cuestiones que deben estudiarse para profundizar la comprensión del arte en el continente". Peter Marzio empezó a imaginar este proyecto hace casi 20 años. Poco después de asumir la dirección del MFAH, recorrió Estados Unidos en compañía del experto en literatura hispana Nicholas Kanellos, en busca de las mejores obras de los artistas estadounidenses de origen latino, el llamada latino art. Marzio constató que la producción era grande, pero poco se sabía al respecto de ese movimiento artístico contemporáneo. Era la señal indicativa de que sería necesario invertir en arte latinoamericano en los años subsiguientes. En 1986, Marzio montó una gran exposición de latino art en el MFAH, pero otras prioridades exigieron que el proyecto tuviera que esperar. Hace tres años, el museo creó el Centro Internacional de Arte para las Américas (ICAA), actualmente dirigido por Mari Carmen, y reunió durante tres días a 30 curadores e historiadores del arte de Estados Unidos y de Latinoamérica — entre los cuales se encontraba Ana Maria Belluzzo. De este encuentro saldrían las directivas acerca de cómo impulsar el arte latinoamericano y el latino art en Estados Unidos, origen del proyecto de rescate y diseminación del material crítico sobre el tema. Y recién este mes ese sueño de 20 años está empezando a tomar forma, con la exposición Inverted utopias (Utopías invertidas ), que exhibirá entre el 20 de junio al 12 de septiembre en el MFAH alrededor de 250 obras de 67 artistas de países latinoamericanos: Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, México, Cuba, Puerto Rico, Colombia y Venezuela. De acuerdo con el equipo del museo, ésta es la primera muestra en gran escala de los movimientos de vanguardia latinoamericanos, tan distinguidos como distantes de los desarrollados en Europa y Estados Unidos. Organizada por Mari Carmen y Héctor Olea, la exposición abarca el período de 1920 a 1970, y reúne a las obras en seis grupos temáticos: Lo universal y lo autóctono, que contrapone temas nacionales a temas universales; Lo lúdico y lo luctuoso, que rechaza al arte por el arte mismo y asume la crítica a las injusticias sociales y políticas; Progresión y ruptura, con obras abstractas geométricas que incorporan la participación activa del espectador; Lo vibratorio y lo estacionario, en el cual colores vibrantes — contrapuestos o no — dan la sensación de movimiento; Lo óptico y lo háptico, que juega con el tacto y la visión; y Lo críptico y lo comprometido, donde las obras huyen de los medios tradicionales de expresión, como la pintura y la escultura, para escaparle a opresión política de las dictaduras de las décadas de 1960 y 1970 en países como Brasil, Argentina y Chile. "Durante los 50 años escudriñados por la muestra, los artistas latinoamericanos mantuvieron un diálogo simultáneo con el arte moderno de Europa y de Estados Unidos", dice Peter Marzio. "Con todo, para muchos norteamericanos, Utopías invertidas brinda una primera mirada sobre la genialidad de estos artistas". Según la curadora de la muestra, la puertorriqueña Mari Carmen, el objetivo de la exposición es traer a flote aquello que se escamotea de la historia oficial de las vanguardias conocidas por aquellas tierras. Los visitantes de la exposición pueden sorprenderse al depararse con la robustez de la obra O Atirador de arcos, del pintor Vicente do Rego Monteiro, oriundo de Recife, poco conocido en Brasil y posiblemente ignorado por el público norteamericano. Al igual que en buena parte de su obra, Monteiro utiliza en esa pintura los trazos geométricos típicos del cubismo de Picasso para exaltar el pueblo mestizo brasileño, que cobra cuerpo y volumen en el color ocre. Presente también en las obras de varios otros latinoamericanos, como la del uruguayo Joaquín Torres García y la del argentino Xul Solar, esta subversión es el grito de libertad del arte en el continente, que, tras siglos de influencia europea, se vuelve maduro y autónomo. Brasil está bien representado en la exposición. El grupo Progresión y ruptura es uno de los que cuentan con el mayor número de representantes, con obras de Lygia Clark, Waldemar Cordeiro y Hélio Oiticica, por ejemplo. Los trabajos nacionales de Cildo Meirelles y Antonio Dias también aparecen con peso en la temática de Lo críptico y lo comprometido. Ana Maria Belluzzo considera que tanto la exposición como la recuperación de las obras críticas constituyen una oportunidad sin igual. "Es la chance de que el arte latinoamericano se establezca en Estados Unidos de una manera aún no vista, con autoridad", afirma. Por eso, quizás ahora comprendan allá qué quiso decir Torres García, el padre del constructivismo latinamericano, autor de un mapa de Sudamérica en el que el Sur apunta hacia lo alto, cuando afirmó hace casi seis décadas: "Nuestro norte es el Sur". [post_title] => El norte de ellos es nuestro Sur [post_excerpt] => E.E.U.U podrá tener acceso a textos sobre las vanguardias del siglo XX [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => el-norte-de-ellos-es-nuestro-sur [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2016-01-28 18:39:10 [post_modified_gmt] => 2016-01-28 20:39:10 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/2004/06/01/el-norte-de-ellos-es-nuestro-sur/ [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) [2] => stdClass Object ( [ID] => 78028 [post_author] => 191 [post_date] => 2004-06-01 00:00:00 [post_date_gmt] => 2004-06-01 00:00:00 [post_content] => En 1929, Gilberto Freyre recibió una extraña visita en la redacción de A Província, uno de los más tradicionales periódicos de Recife. Un anciano — un aristócrata de la antigua generación de señores de ingenios de Zona da Mata, Pernambuco — llegaba allí para solicitarle al por ese entonces joven director del periódico, que mandase a la policía a buscar a unos de los fantasmas que estaban haciendo de su vida un infierno. Asustado ante el singular pedido, Freyre sugirió al amigo que consultase a un psiquiatra. Y fue así como empezó a recabar historias de fantasmas para escribir un libro. Era un signo de esos tiempos. La ciudad ya no era la misma. El Recife de las lámparas de aceite se rendía a las fulgurantes luces de la modernidad. Y el proprio Freyre, un gran defensor de las tradiciones del nordeste brasileño, no lograba tomarse en serio estas historias. Se había terminado el espacio para las historias al pie del horno de leña, contadas por las nanas a los señoritos malcriados. Automóviles, helados, aviones y películas norteamericanas seducían a la nueva generación, ávida de emociones propias del siglo de la velocidad. En esa ciudad que hacía hincapié en esconder su pasado — cambiándoles los nombres a sus calles, construyendo edificios modernos y abriendo avenidas —, un grupo de jóvenes resolvió hacer películas como los estadounidenses para exhibirlas en los cines de la ciudad. Empezaba entonces uno de los más importantes ciclos del cine regional brasileño, muy poco conocido hasta hoy. Luciana Corrêa de Araújo, investigadora del área de cine del Programa de Posgrado en Multimedios de la Universidad Estadual de Campinas (Unicamp), se encuentra abocada a una investigación de posdoctorado en cuyo marco pretende analizar el Ciclo de Recife, identificando el escenario social y cultural donde se realizaron estas producciones. "Durante este período", dice Luciana, "conviven con particular intensidad las ambiciones de modernidad y el deseo de mantener las tradiciones, un proceso que se desenvuelve en diversos aspectos y que, entre sus principales manifestaciones, muestra la polémica que involucró al sociólogo Gilberto Freyre, que llegaría a escribir el 'Manifiesto Regionalista', y el periodista Joaquim Inojosa, vinculado a los intelectuales de la Semana del 22, un gran entusiasta y divulgador de las ideas modernistas en el nordeste de Brasil". Esta polémica toma cuenta de Recife y tendrá efectos tanto sobre la producción de películas como sobre la crítica periodística de los films exhibidos en las salas de cine de la ciudad. Las sesiones no transcurrían únicamente en el famoso Cine Royal, siempre recordado. "Insisto en este punto porque se suele hablar solamente del Royal, pero la investigación llevada a cabo en los diarios indicó que las películas se exhibían en otros cines; y algunos films incluso recorrían un circuito de exhibición significativo, que contemplaba salas del centro y de los barrios." Uno de los hitos principales del Ciclo de Recife es el regreso a la ciudad del orfebre Edison Chagas, proveniente de Río de Janeiro, por ese entonces capital de la República, con la idea de hacer cine de estilo norteamericano en Pernambuco. En Río, Chagas había trabajado en pequeñas producciones cinematográficas, donde había aprendido algunas técnicas que luego utilizara para las producciones del Ciclo. Rápidamente se junta al grabador Gentil Roiz, que tenía una cámara de segunda mano y escribía argumentos para películas imaginarias. Junto al estudiante de ingeniería Ary Severo fundan Aurora-Film, la primera y las más importante productora del Ciclo. En 1924 filman su primer largometraje. "En poco tiempo logran reunir a unos 30 jóvenes que ejercían diversas ocupaciones: periodistas, empleados de comercio, artistas y otros, que vislumbraron en Aurora una oportunidad de pasar de ser aficionados a actores y técnicos de cine", comenta la investigadora. Inicialmente las producciones eran baratas y contaban con la buena voluntad de los jóvenes que gravitaban en torno a la productora. Pero, con el correr del tiempo, los costos de producción y de distribución se fueron elevando y la productora empezó a afrontar serios problemas económicos. Aurora-Film quebró dos veces, pero sus mentores siguieron haciendo cine de diversas maneras. Retribuição, el primer film del Ciclo, se estrena en marzo de 1925. Escrita y dirigida por Gentil Roiz, con fotografía de Edison Chagas, esta película cuenta la historia — típicamente hollywoodiana —, de una pareja en busca de un tesoro y que lucha contra un grupo de bandidos. Componían el elenco Barreto Junior y Almery Steves, que más tarde sería reconocida como la mayor estrella del Ciclo do Recife. El film fue un rotundo éxito en el Cine Royal, lugar que se convertiría en la principal vidriera del cine pernambucano producido en el período, gracias a su copropietario, el portugués Joaquim Matos, cuya actuación garantizó la exhibición de las películas en gran estilo siempre. Durante el período que va de 1922 a 1931 se produjeron 13 películas con trama y varias de las llamadas películas naturales, "que es la nomenclatura de la época para las películas de no ficción", de acuerdo con Luciana Corrêa de Araújo. Inmediatamente después de Retribuição, salen Um ato de humanidade yJurando vingar, ambas de 1925. Aun contando con el éxito comercial deRetribuição , la productora tuvo que hacer una película comercial para equilibrar sus finanzas, y fue así como surgió Um ato de humanidade, una propaganda de Garrafada do Sertão, un remedio artesanal de Laboratório Maciel. En esta cinta, Jota Soares — que se convertiría en un nombre importante del Ciclo de Recife — hacía su debut como actor, en el papel de un joven sifilítico que se curaba milagrosamente tomando dicha poción. "Es interesante acotar que estas películas de propaganda ayudaron a profesionalizar a los jóvenes cineastas, y también se convirtieron en el ganapán de muchos, una vez concluido el Ciclo", dice la investigadora. Poco después se estrenaba Jurando vingar, en la cual los jóvenes cineastas intentan repetir la estructura de la primera película, con una fuerte influencia del cine norteamericano. Pero en esta ocasión la reacción del público no fue tan entusiasta. Los tres entonces resolvieron filmar la propia realidad de Recife. Pensando en ello, surgió Aitaré da praia en 1926 (la película fue preservada y hoy en día se encuentra disponible en DVD). En ella, el pescador Aitaré es el novio de Cora, una inocente muchacha de una pequeña aldea. Diversos desencuentros separan a los héroes, hasta que llega el esperado final feliz. En esta película, de la que participan actores como Almery Steves y Jota Soares, se muestran tanto las hermosas playas del lugar como el exquisito ambiente de la aristocracia de Recife. El embate entre tradición y modernidad puede verse de manera evidente en la cinta, que tiene una hora de duración. El film fue un gran éxito y llegó a exhibirse en otras ciudades. La noticia de que existía un grupo empeñado en hacer cine en Recife llegó rápidamente a Río de Janeiro, con críticas especializadas a cargo de periodistas como Adhemar Gonzaga y Pedro Lima. Esto suscitó el interés de parte de otros emprendedores que deseaban hacer cine. Surgieron cuatro nuevas productoras: Vera Cruz-Film, Planeta-Film, Veneza-Film y Olinda-Film. En 1925 se ruedan también Filho sem mãe, de Planeta, una película perdida que, según se cuenta, contaría con la presencia de "cangaceiros" en su trama, lo que indica el aprovechamiento dramático de personajes típicos de la región. Picante Pese a las dificultades económicas derivadas de la producción de Aitaré da praia, los integrantes de Aurora-Film se abocaron a realizar la más ambiciosa de las películas del Ciclo de Recife: A filha do advogado, que se estrenó en 1926 y tenía una duración de 92 minutos. Con guión de Ary Severo y dirección de Jota Soares, el film es un melodrama en torno a una tórrida historia de seducción, que dejaría al escritor Nelson Rodrigues con envidia por no ser su autor. Helvécio, el héroe de esta historia, es hijo de un famoso abogado de la ciudad: el doctor Paulo, y lleva una vida bohemia. Su padre tiene una amante y una hija de esa relación ilícita: Heloísa. Helvécio, no sabiendo que la muchacha es su media hermana, intenta seducirla violentamente. Se desata entonces una pelea y ella lo mata. Nadie acepta defenderla en el tribunal, hasta que un extraño aparece dispuesto a ayudarla. En el elenco están Jota Soares, Guiomar Teixeira, Euclides Jardim, Norberto Teixeira, Olíria Salgado, Ferreira Castro, Jasmelina de Oliveira y Severino Steves. La película llegó a exhibirse en Río, pero las deudas ocasionadas por su producción fueron muy abultadas y Aurora-Film fue a la quiebra por segunda vez. Pero esta quiebra no implicó que los cineastas que habían creado la productora parasen de rodar películas. Edison Chagas continuó filmando en Liberdade-Film, que lanzó Dança, amor e ventura en 1927, y No cenário da vida en 1930, ésta última un drama romántico que seguía la línea de A filha do advogado. "En 1930 termina la producción de filmes con trama del Ciclo, en medio a la consolidación del cine sonoro, a las dificultades para exhibir las películas locales y al conturbado momento político y económico que atravesaba el país." Con todo, las películas con trama representan tan solo una parte de la producción del Ciclo de Recife. Los documentales son menos conocidos todavía y muestran a la ciudad en fechas especiales, como en Pernambuco e sua exposição de 1924 , de Ugo Falangola y J. Cambière, Carnaval pernambucano de 1926, de Aurora-Film, y O progresso da ciência médica, realizado por Edison Chagas en 1927. En el marco del proyecto de investigación de Luciana Corrêa de Araújo, el Ciclo do Recife es entendido dentro de un espectro más amplio, que extrapola el campo cinematográfico, para abocarse a la sociedad y la cultura pernambucana de los años 1920. "Una de las principales cuestiones que signan el período es el embate entre la tradición y la modernidad". Uno de los espacios privilegiados para detectar esta tensión los constituyen los periódicos y revistas de la época. "Los diarios de Recife, las revistas y las columnas de cine de Río de Janeiro muestran una visión contemporánea capaz de enriquecer y problematizar las lecturas hechas posteriormente", añade. Las últimas películas del Ciclo de Recife se exhiben en 1930, pero la producción cinematográfica de la ciudad se extiende a lo largo de las décadas posteriores. Una producción constituida sobre todo por noticieros de cine y documentales, que no alcanzan a tener la misma repercusión que los films con trama realizados en la época del cine mudo. Con el super 8, en la década de 1970, el cine pernambucano toma nuevo aliento, con realizadores que también escribían en los periódicos de la ciudad, como Fernando Spencer, Celso Marconi y Geneton Moraes Neto. Y a partir de la nueva oleada de los años 1990, la producción vuelve a extenderse más allá de los límites del estado. Surgen películas como Baile perfumado (1987), O rap do pequeno príncipe contra as almas sebosas (2000) y Amarelo manga (2004) que, al igual que la producción del Ciclo de Recife, encuentran un terreno fértil en el diálogo entre lo moderno y lo tradicional. El Proyecto El Ciclo do Recife, las Películas y las Historias (nº 01/10071-5); Modalidad Beca de Posdoctorado; Supervisora Lúcia Nagib — Programa de Posgrado en Multimedios/Unicamp; Investigadora Luciana Sá Leitão Corrêa de Araújo — Programa de Posgrado en Multimedios/Unicamp [post_title] => La Hollywood de Pernambuco [post_excerpt] => Una tesis rememora el Ciclo de Recife [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => la-hollywood-de-pernambuco [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2016-01-28 18:40:55 [post_modified_gmt] => 2016-01-28 20:40:55 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/2004/06/01/la-hollywood-de-pernambuco/ [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) [3] => stdClass Object ( [ID] => 78029 [post_author] => 200 [post_date] => 2004-06-01 00:00:00 [post_date_gmt] => 2004-06-01 00:00:00 [post_content] => Profesionales exitosas, que no escatiman tiempo ni esfuerzo en pro de una formación permanente, hacen cursos de idiomas, especializaciones, posgrados, MBAs. La emancipación femenina del siglo XXI es un reflejo directo de la presencia de las mujeres en la educación formal durante el siglo XX, cuando se observó en Brasil la predominancia de las mujeres entre los egresados de las universidades — en 2002, ellas representaban un 63% de los graduados, de acuerdo con el Censo de Enseñanza Superior. Es una realidad que en poco más de un siglo echó por tierra una educación volcada exclusivamente a la formación de madres de familia, con énfasis en las habilidades para el corte, la costura y el bordado, que alimentaba así a una sociedad orientada al dominio de los varones; ellos sí, incitados a aprender algo más que leer, escribir y contar. Hasta 1879, las mujeres tenían prohibidas por ley de frecuentar carreras de enseñanza superior. En la enseñanza básica sus conocimientos se restringían a la economía doméstica, lo que excluía nociones de geometría, limitando el aprendizaje de la aritmética a las cuatro operaciones fundamentales. Sin embargo, una excepción despuntó en el corazón del Imperio Brasileño, con la preparación de la princesa Isabel Cristina Leopoldina de Bragança (1846-1921) y su hermana, Leopoldina Teresa (1847-1871), hijas de Don Pedro II. Ellas recibieron una rigurosa educación formal, considerada masculina para los cánones de la época. Desde las siete de la mañana hasta las nueve y media de la noche, sus clases — dictadas en las dependencias imperiales — incluían conocimientos científicos, principalmente de química. Esto es lo que constató el investigador Carlos Filgueiras, químico da Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ). Su estudio, basado en documentación perteneciente a la familia imperial brasileña, guardada en el Archivo de Grão Pará, con sede en Petrópolis (Ríode Janeiro), fue publicado recientemente en la revista Química Nova, tomo 27, nº 2. Filgueiras muestra que la preocupación con la educación científica de las princesas era fruto del interés del emperador en la ciencia en general, y en particular por la química. Al margen de intercambiar correspondencia con químicos famosos, como Louis Pasteur (1822-1895) y Marcelin Pierre Eugène Berthelot (1827-1907), Don Pedro II realizaba experimentos en su laboratorio en la Quinta da Boa Vista, y era miembro de la Academia de Ciencias de París. Decisiones El emperador era también un enamorado de la fotografía y de los procesos de revelado, como lo demostró la exposición De volta à luz [De vuelta a la luz], presentada en São Paulo entre junio y octubre de 2003. "Existe un debate en el cual se sostiene que el emperador se pretendía un científico. Considero que es ésa una falsa discusión, pues creo que Don Pedro pensaba que un gobernante debería interesarse en variados asuntos y seguir el progreso de las ciencias y sus aplicaciones, lo cual facilitaría el proceso de toma de decisiones", explica Filgueiras. La educación formal rígida impartida a sus hijas significaba para el emperador asegurar la preparación de la futura gobernante. De los cuatro hijos que tuvo con la emperatriz Tereza Cristina, los dos herederos varones murieron prematuramente, dejándole a Isabel, a los 14 años, la responsabilidad de ser la sucesora del padre. Así, en 1860, luego del juramento por la Constitución del Imperio ante el Senado Imperial, la hija mayor de Don Pedro II recibió el título de Princesa Imperial. Con todo, cuatro años ante el emperador había manifestado su preocupación con la educación de sus herederas. Contrató a la condesa de Barral, Doña Luísa Margarida Portugal de Barros, para ser preceptora de las princesas. Era su misión asegurarles a las muchachas una educación que no fuera diferente a la recibida por los varones de la elite, pero que se combinase con aquélla que se les impartía a las mujeres. Barral también supervisaba la enseñanza de alrededor de 20 asiganturas, y podía incluso imponerles castigos a las niñas cuando lo considerase necesario. Innumerables profesionales de alta categoría, algunos con especialización en Europa, se dividían en la tarea de enseñarles idiomas (latín, griego, portugués, francés, inglés, alemán e italiano), artes (literatura, piano, dibujo y pintura), filosofía, historia, álgebra, química, física, zoología, botánica, mineralogía, geología, geografía, geometría y cosmografía. "En muchas ocasiones el propio emperador ocupaba el lugar de los profesores, pues le gustaba sobremanera estar presente en la educación de sus hijas", afirma Filgueiras. Este rigor también existía a la hora de las evaluaciones, ejecutadas mediante la aplicación de pruebas y con un detallado boletín, escrito en francés. Al ver este boletín, Filgueiras constató que Isabel era la más aplicada de las muchachas: se destacaba en química, asignatura por la cual se interesaba también fuera de las aulas por la vía de la fotografía, al igual que su padre. Sin embargo, fuera de las dependencias imperiales, la realidad era muy diferente, pese a en el transcurso del siglo XIX diversas voces de la sociedad clamasen por una mejora y un mayor acceso a la educación por parte de las mujeres. "En los albores del Imperio, lo único que se les ofrecía a las niñas era la enseñanza doméstica, limitada a las primeras letras y a las habilidades manuales, nociones de música y danza, bordados y menesteres hogareños. Nada de más, pero también nada de menos que lo que la sociedad de ese entonces necesitaba", explica Eliane Marta Teixeira Lopes, docente de la Facultad de Educación de la Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG). "Por increíble que parezca, muchas veces la alfabetización constituía un impedimento para que los padres matriculasen a sus hijas en las escuelas. La lectura era vista como menos peligrosa 'pues era posible controlar la circulación de libros', pero la escritura, como forma de expresión, era vista como un peligro al que las niñas no debían ser expuestas", subraya la profesora. En el decurso del siglo, creció el número de establecimientos particulares destinados a la enseñanza de la niñas. "Las escuelas, o mejor dicho las clases, se dictaban en las casas de sus fundadoras, y acogían a un limitado número de alumnas, a las que ofrecían magros conocimientos", dice Eliane. También en las escuelas religiosas, las hijas de la elite aprendían lectura y escritura, nociones básicas de matemática y, para complementar, piano y francés. "Las habilidades con aguja e hilo, los bordados, las puntillas, las labores culinarias, como así también las habilidades de 'mando' de las criadas y de los sirvientes, formaban parte de la educación de las muchachas", explica Guacira Lopes Louro, docente del Departamento de Educación de la Universidad Federal de Río Grande do Sul. Al margen de ser una buena compañía para sus maridos, estas muchachas debían prepararse para representarlos socialmente. Las transformaciones sociales y políticas del Imperio, y posteriormente de la proclamación de la República desembocaron naturalmente en cambios en la forma por la cual las mujeres accedían a la educación en el siglo XIX. Había en las últimas décadas del siglo una preocupación con la modernización de la sociedad, la higienización de la familia y la construcción de la ciudadanía de los jóvenes. Algunas voces, como la de Benjamin Constant, pretendían poner la enseñanza al servicio de la mentalidad positivista y de los estudios científicos. "La preocupación por despojar el concepto de trabajo de toda la carga de degradación a la que estaba asociado a causa de la esclavitud y en vincularlo a orden y al progreso llevó a los conductores de la sociedad a reclutar mujeres de los estratos populares", explica Guacira. "Ellas deberían ser diligentes, honestas, pacientes, aseadas; cabría a ellas controlar a sus hombres y formar a los nuevos trabajadores y trabajadoras del país", continua. Pese a ello, la democratización amplia de la enseñanza para las mujeres recién se dio en el siglo XX. Aunque abriese espacio para la emancipación, la nueva visión de la educación femenina de finales del siglo XIX no significaba la ruptura total de la necesidad de educar para el hogar. Para muchos, la enseñanza cristiana era esencial, y para otros, el estudio de las ciencias contribuía a acabar con las supersticiones, lo que resultaría en mujeres mejor preparadas para la maternidad. Así, entre la visión de una mujer con la pureza maternal de María, inspirada en los principios cristianos, y la de una mujer habilitada por los conocimientos científicos, surgió el magisterio como el primer campo de trabajo para las mujeres brasileñas. "Pero este fenómeno no es pura y exclusivamente brasileño. También en Francia el magisterio constituyó un importante campo de trabajo para las mujeres del siglo XIX", dice Guacira Lopes. "El magisterio era visto como una extensión de la maternidad, el destino primordial de la mujer". Así la docencia no subvertiría la función femenina fundamental, al contrario, podría ampliarla o sublimarla. Y las maestras servían como modelo a sus alumnas, ejerciendo un estricto control sobre sus decires, sus posturas, sus comportamientos y sus actitudes. Sin embargo, los patrones de enseñanza para la formación de esas maestras en los cursos "normales" siguieron siendo bastante similares a los de los tiempos en que la educación se orientaba exclusivamente hacia el hogar. La economía doméstica por ejemplo, permaneció, pero ya no más como una mera transposición de los conocimientos adquiridos en casa, sino como una disciplina más compleja, apoyándose en conceptos científicos y vistiendo un ropaje escolar y didáctico. Sustento También el magisterio, aunque fue el primer paso hacia la inserción de la mujer en el mercado de trabajo, no rompía aún el molde que encarrilaba a una sociedad dirigida por los hombres. Al ocupar las aulas, las mujeres les sacaban de encima la función docente, liberándolos para ejercer otras actividades más rentables, como por ejemplo la de dirigir las escuelas donde ellas eran maestras. Al mismo tiempo, las hijas de familias menos privilegiadas tenían allí una alternativa de sustento, que muchas veces era la única. La ruptura total se dio bastante más tarde, en el siglo XX, con la creciente ocupación por parte de las mujeres de diferentes puestos del mercado de trabajo, cargos públicos, administrativos y políticos. Con todo, antes se probó la eficacia de la educación de la princesa Isabel. Ella rigió el Imperio tres veces , y en ausencia del emperador, reemplazó al gobernador con los gabinetes de Rio Branco (1871 a 1872), Caxias (1876 a 1877), Cotegipe y João Alfredo (de 1877 a 1888). Isabel sancionó la Ley del Vientre Libre en 1871 y la Ley Áurea, que abolió la esclavitud en Brasil en 1888. [post_title] => Sin tiempo para el príncipe encantado [post_excerpt] => La educación de las hijas de Don Pedro II fue pionera en su tiempo [post_status] => publish [comment_status] => closed [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => sin-tiempo-para-el-principe-encantado [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2016-01-28 18:42:56 [post_modified_gmt] => 2016-01-28 20:42:56 [post_content_filtered] => [post_parent] => 0 [guid] => http://revistapesquisa.fapesp.br/2004/06/01/sin-tiempo-para-el-principe-encantado/ [menu_order] => 0 [post_type] => post [post_mime_type] => [comment_count] => 0 ) ) ) [categories] => Array ( [covid-19-es] => WP_Term Object ( [term_id] => 3677 [name] => Covid-19 [slug] => covid-19-es [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 3679 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 176 [count] => 40 [filter] => raw [term_order] => 0 [cat_ID] => 3677 [category_count] => 40 [category_description] => [cat_name] => Covid-19 [category_nicename] => covid-19-es [category_parent] => 176 ) [butantan-120-aniversario] => WP_Term Object ( [term_id] => 3731 [name] => Butantan - 120º aniversario [slug] => butantan-120-aniversario [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 3733 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 176 [count] => 4 [filter] => raw [term_order] => 0 [cat_ID] => 3731 [category_count] => 4 [category_description] => [cat_name] => Butantan - 120º aniversario [category_nicename] => butantan-120-aniversario [category_parent] => 176 ) [pesquisa-fapesp%e2%80%8920%e2%80%89anos] => WP_Term Object ( [term_id] => 3337 [name] => Pesquisa Fapesp 20 Años [slug] => pesquisa-fapesp%e2%80%8920%e2%80%89anos [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 3339 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 176 [count] => 12 [filter] => raw [term_order] => 0 [cat_ID] => 3337 [category_count] => 12 [category_description] => [cat_name] => Pesquisa Fapesp 20 Años [category_nicename] => pesquisa-fapesp%e2%80%8920%e2%80%89anos [category_parent] => 176 ) [ufrj-100-anos-es] => WP_Term Object ( [term_id] => 3673 [name] => UFRJ – 100 AÑOS [slug] => ufrj-100-anos-es [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 3675 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 176 [count] => 9 [filter] => raw [term_order] => 0 [cat_ID] => 3673 [category_count] => 9 [category_description] => [cat_name] => UFRJ – 100 AÑOS [category_nicename] => ufrj-100-anos-es [category_parent] => 176 ) [politica-ct] => WP_Term Object ( [term_id] => 189 [name] => Política C&T [slug] => politica-ct [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 190 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 176 [count] => 1123 [filter] => raw [term_order] => 19 [cat_ID] => 189 [category_count] => 1123 [category_description] => [cat_name] => Política C&T [category_nicename] => politica-ct [category_parent] => 176 ) [ciencia-es] => WP_Term Object ( [term_id] => 181 [name] => Ciencia [slug] => ciencia-es [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 182 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 176 [count] => 1904 [filter] => raw [term_order] => 20 [cat_ID] => 181 [category_count] => 1904 [category_description] => [cat_name] => Ciencia [category_nicename] => ciencia-es [category_parent] => 176 ) [tecnologia-es] => WP_Term Object ( [term_id] => 192 [name] => Tecnología [slug] => tecnologia-es [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 193 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 176 [count] => 1056 [filter] => raw [term_order] => 21 [cat_ID] => 192 [category_count] => 1056 [category_description] => [cat_name] => Tecnología [category_nicename] => tecnologia-es [category_parent] => 176 ) [humanidades-es] => WP_Term Object ( [term_id] => 187 [name] => Humanidades [slug] => humanidades-es [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 188 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 176 [count] => 794 [filter] => raw [term_order] => 22 [cat_ID] => 187 [category_count] => 794 [category_description] => [cat_name] => Humanidades [category_nicename] => humanidades-es [category_parent] => 176 ) ) ) -->

Política C&T

Ciencia

Tecnología

Humanidades