Imprimir

Libros

El abecé de las manos

El lenguaje de los sordos es sistematizado en un diccionario por primera vez en Brasil

SILVANA MARQUESNuevas perspectivas de comunicación e integración se han abierto para los deficientes auditivos con la documentación y sistematización precisa de la Lengua de Señales Brasileña (Libras), en un trabajo que llevó seis años para ser concluido por un equipo de 14 investigadores del Laboratorio de Neuropsicolingüística Cognitiva Experimental, del Instituto de Psicología de la Universidad de São Paulo (IP-USP), coordinados por el Prof. Dr. Fernando César Capovilla.

Los 2 millones de sordos existentes en el Brasil, que tiene un total de 6,8 millones de deficientes auditivos, así como los profesionales de diferentes áreas que trabajan con ellos, tienen en los dos volúmenes del Diccionario Enciclopédico Ilustrado Trilingüe de la Lengua de Señales Brasileña , recientemente lanzados por la Editora de la Universidad de São Paulo (Edusp) con el apoyo de la FAPESP, un instrumento de enseñanza y aprendizaje de la libras y de la escritura visual directa de señales sign-writing hasta entonces inédito en Brasil.

Desde el inicio del proyecto, la FAPESP financió a los investigadores del proyecto con becas de iniciación científica, maestría, doctorado y posdoctorado. El sign-writing es un sistema desarrollado en la década del 70 en Estados Unidos, con el cual los sordos escriben cartas o libros, y que es usado en todos los países del mundo. Según Capovilla, el hecho de que el proyecto del diccionario haya involucrado al sector público, por medio de fondos de la FAPESP y de la participación de una universidad, al tercer sector, vía Fundación Vitae, y al sector privado, por medio de Brasil Telecom, muestra a las claras cómo fue necesaria la unión y la cooperación entre oyentes y sordos para la concreción de este importante instrumento pedagógico para la comunidad de deficientes auditivos.

“El nivel promedio de lectura de los 2 millones de sordos en el país es el de un niño de nueve años, que cursa el tercer grado de la enseñanza básica. Gran parte de este problema reside en el hecho de que éstos no disponían de ningún material didáctico para ser alfabetizados, no había una unificación del uso de señales, que eran muchas veces diferentes, dependiendo de quién las enseñase. Con el diccionario, este problema fue resuelto”, resalta el coordinador del proyecto.Presentado por el médico neurólogo Oliver Sacks, uno de los más reconocidos estudiosos de las ciencias cognitivas del mundo, el diccionario es una obra de peso en todos los sentidos: los dos tomos tienen 9.500 términos, 1.620 páginas y pesan 6,5 kg.

Sacks, autor del libroVendo Vozes: Uma Jornada pelo Mundo dos Surdos , destaca en su texto la importancia de la creación de un lenguaje propio por parte de los sordos y la efectiva contribución dada por el diccionario para la constitución de la libras -que tiene, como todas las demás lenguas de señales del mundo, gramática y léxico propios. La metodología empleada en el trabajo fue bastante laboriosa e involucró un sinfín de idas y venidas del grupo de investigadores a la Federación Nacional de Educación e Integración de los Sordos (Feneis).

El esfuerzo de colaboración entre oyentes y voluntarios informantes, sordos que suministran las señales de su lengua, fue constante. “En cada una de las reuniones, los investigadores oyentes les llevaban un conjunto de señales a los sordos. Estas señales eran debatidas entre los sordos hasta que llegaban a la forma más precisa para cada uno de ellos. Entonces nosotros volvíamos al laboratorio para transformar a la señal en ilustraciones, en definiciones semánticas, en clasificaciones gramaticales y ensign-writing . Y entonces nos encontrábamos con ellos de nuevo para que nos dieran sus opiniones y, en los casos necesarios, hacíamos las alteraciones solicitadas”, cuenta Capovilla.

Emociones
El diccionario sistematiza, por primera vez, con riqueza y profusión de detalles tales como los movimientos de las palmas de las manos, posiciones de los hombros y movimientos, las señales por medio de las cuales los sordos se comunican y logran expresar la inmensa gama de emociones y pensamientos humanos. “Nuestro diccionario tiene ese mérito: haber efectuado por primera vez la documentación pictográfica de la lengua de señales brasileña, que representamos por medio de ilustraciones de la apariencia física de las señales, con la descripción completa, en portugués, de la forma de la mano, de la orientación de la palma, del movimiento, de la expresión facial implicada.

Y también de la escritura de las señales usando este sistema, la ortografía denominada sign-writing . Escribí un capítulo en colaboración con la inventora de este sistema en la década del 70, que quedó muy satisfecha de ver que por primera vez el sign-writing estaba siendo usado para documentar una lengua totalmente virgen, la libras”, destaca el profesor. El sistema de escritura es como el alfabeto fonético internacional. Le permite al lector pronunciar o señalizar la palabra, aun cuando que no sepa lo que ésta significa. Como los oyentes logran recrear el sonido con el uso del alfabético fonético, los sordos recrean la señal con el sign-writing .

Pero las novedades presentadas por el diccionario no terminan por ahí. Como el propio título lo indica, los dos volúmenes se preocupan también con la lengua más hablada internacionalmente en los días actuales: el ingles. En el cuerpo principal del diccionario, están los vocablos en inglés y en portugués, seguidos por ilustraciones, en la parte superior, y textos, en la parte inferior. A su vez, las ilustraciones muestran el significado de la señal, la composición quirémica del mismo, es decir, la forma como éste es representado, y la escrita visual directa de la señal en sign-writing . Los textos que acompañan a las ilustraciones están en portugués y en inglés, suministrando también informaciones tales como definición lexical, clasificación gramatical y ejemplos.
Exportación
Existe también un thesaurus inglés-portugués, que lista los 9.500 vocablos en los dos idiomas. El lector consulta la palabra en una u otro idioma y después puede buscar la señal correspondiente en el cuerpo central del diccionario. Con este recurso,los sordos que saben inglés y no conocen la libras pueden comunicarse con los sordos brasileños, así como también estos pueden leer en inglés incluso a partir de las señales. “Esta parte ayudó mucho para el éxito internacional del diccionario, que fue exportado a varios países del mundo ya en esta primera edición, de 5 mil ejemplares, que ha sido vendida prácticamente en su totalidad”, dice Capovilla.

Claro que introducir a los usuarios y profesionales vinculados al área a un material tan rico requiere una cuidadosa presentación, que es realizada en los tres primeros capítulos del diccionario. La introducción a la estructura de la obra muestra cómo obtener informaciones detalladas sobre la composición quirémica de las señales, el significado de las mismas, el uso pragmático de las señales en la comunicación, y cómo hacer que la escritura visual sea directa. El deletreo digital de letras y números en libras y cómo leer y escribir las señales son también algunos tópicos analizados y explicados.

CD-ROM
El diccionario contiene un índice semántico, que lista las categorías principales y temáticas de todas las señales. Esta parte de la obra permite enseñar y aprender la lengua de señales por campo semántico. “Supongamos que yo quiera dar clases por temas: economía y finanzas, artes y cultura, profesiones y trabajo. En el diccionario, tengo todos las señales que se refieren a las profesiones y a los profesionales, todo indexado: procedimientos laborales, cómo son sus actividades y qué hacen los profesionales. Del mismo modo con los otros temas, lo que incuestionablemente facilita el proceso pedagógico”, declara el profesor y psicólogo.

Los capítulos siguientes, sobre educación y tecnología en sordera, discuten los diferentes abordajes pedagógicos del problema de la ausencia de audición -oralismo, comunicación total y bilingüismo- cuestionando las bases sobre las cuales se asientan y mostrando los pros y los contras de cada uno de ellos. El implante coclear, una de las técnicas empleadas para transformar a los sordos en oyentes y parlantes, derivada del oralismo, y los sistemas computarizados de señales, que derivan del bilingüismo, son igualmente analizados.

Intentando salirse de las reglas “audiocéntricas”, el diccionario tendrá en breve su versión enCD-Rom , que les permitirá a los sordos buscar la información que necesitan por medio de otros sistemas que no sean en orden alfabético, fundamentalmente utilizado por los oyentes, y por diccionarios, en papel, de las lenguas de señales existentes en el todo el mundo. De acuerdo con Capovilla, al estudiar a los sordos, se comprende cómo se procesa la arquitectura cognitiva, cómo se estructura la cognición ante la ausencia de la información auditiva. Capovilla sostiene vehementemente que los niños sordos deben leer y escribir alfabéticamente después de haber aprendido las señales.

“Primero el niño aprende señales porque sino es privado del lenguaje. Si el niño sordo no es inmerso en las señales, esto afectará la organización de su cerebro, las cosas permanecen en un plano demasiado concreto. Cuando vamos a la lengua de señales notamos una abstracción extraordinaria: el sordo es capaz de abstraer, existe poesía y teatro”, destaca el coordinador del proyecto. Capovilla afirma que los niños sordos se benefician mucho con el lanzamiento del diccionario, porque, si ellos ven la señal y no saben lo que significa, simplemente ven la ilustración. El diccionario comienza a enseñarle con señales al niño a partir del año y medio de edad, alfabetizándolo primeramente en libras, para, solamente después,enseñarle la lengua escrita.

“Sign-writing”
“Aprender la lengua de las señales desde la más tierna edad, con todo el mundo señalizando en la escuela (que siempre debe ser especial, es decir, solamente para sordos), hace que el niño, a la hora de ser alfabetizado, lo sea en portugués, pero siempre teniendo a la lengua de señales como lenguaje nativo. El niño piensa en señales y entonces aprende a leer y a escribir en portugués: efectúa el puente entre los dos idiomas. El sign writing , un sistema de lectura escrita visual directa: parte de las señales, y por eso mismo, desarrolla la cognición del niño, haciendo que éste aprenda a leer y a escribir mejor”, explica Capovilla.

Para él, la idea de que el niño sordo debe hablar es equivocada, porque un número muy pequeño de los sordos que pasaron por el oralismo logra articular de modo inteligible. De estos, un número aún menor articula normalmente las palabras, pues ellos se sienten inhibidos. Quedan sujetados a la lectura labial en el mundo de los oyentes. Pero apenas un 20% de los sonidos son visibles y pasibles de ser interpretados por los sordos.

“Este diccionario, documentando por primera vez la lengua de señales, rescata la ciudadanía de los sordos, permite la educación de sus niños y la alfabetización directa en señales, iniciando el proceso antes de los dos años de edad, en portugués y en inglés. Y la brasilidad es la mejor devolución que la universidad puede brindarle a la cultura nacional y a la sociedad, para que compartamos un Brasil diferente”, subraya Capovilla. Y continúa: “La FAPESP muestra una apertura muy grande para los proyectos sociales. Si publicamos en portugués y resolvemos el problema de los sordos en Brasil, eso es importantísimo, pues tenemos carencias enormes”, completa el investigador.

Republicar