Imprimir

Cine

La fuerza de una película

Con bajo presupuesto, O som ao redor movilizó a la crítica y llevó 100 mil espectadores a los cines

Divulgación

O som ao redor [El sonido alrededor], una película de costo modesto, realizada fuera del eje Río-São Paulo y sin actores asiduos en los horarios centrales de la televisión brasileña, consumó dos hazañas: llevó 100 mil espectadores a los cines y movilizó de manera notable al pensamiento crítico brasileño, generando una significativa fortuna crítica.

El cineasta pernambucano Kleber Mendonça, quien suscribe la dirección de la película y escribió su complejo (y lagunoso) guión, es hijo de una historiadora y docente universitaria. Mientras su madre desarrollaba sus investigaciones académicas y profundizaba sus estudios del libro Casa grande & senzala, él veía películas y más películas. Se graduó en comunicación en la Universidad Federal de Pernambuco y se convirtió en crítico de cine.

O som ao redor ha generando una notable fortuna crítica, comparable con las que surgieron por ocasión de Terra en transe (Glauber Rocha, 1967), Cronicamente inviável (Sérgio Bianchi, 2000), Cidade de Deus (Fernando Meirelles, 2002) y Tropa de elite 1 y 2 (José Padilha, 2007 y 2010). La película de Kleber salió del gueto cinematográfico para abordar cuestiones tales como la lucha de clases, la furia predatoria de la especulación inmobiliaria, el racismo a la brasileña y la presencia de milicias en la prestación de servicios para ciudadanos paralizados por el miedo.

La narrativa comienza un día común, en una calle de clase media de la capital pernambucana. “Sería un día más, como otros”, recuerda Kleber, “a no ser por una milicia que llega al lugar para ofrecer la paz de espíritu pregonada por los empresas de seguridad particulares”. Pero sucede que la presencia de los milicianos, “si bien les aporta tranquilidad a algunos, genera también tensión entre otros, en una comunidad que parece temerle a muchas cosas”.

Ismail Xavier, profesor de cine de la Universidad de São Paulo (USP), se entusiasmó con el primer largometraje ficcional de Kleber Mendonça. Para él, “la película trabaja un motivo que se reitera en el cine pernambucano reciente: la relación entre el pasado y el presente, o las capas de tiempo que se acumulan en la experiencia contemporánea de nuestra modernización incompleta, lo que lleva de manera extraordinaria a la escenificación de la vida en un barrio de clase media alta de Recife”.

Escenas de la película O som ao redor, de Kleber Mendonça

Divulgación Escenas de la película O som ao redor, de Kleber MendonçaDivulgación

Xavier, autor de Alegorias do subdesenvolvimento: Cinema Novo, Tropicalismo e Cinema Marginal, subraya que “el hecho de referirse a la permanencia del pasado en el presente, en O som ao redor, implica también cotejar lo rural con lo urbano o la presencia de las tradiciones patriarcales de mando y señorío en la vida de la ciudad actual, con aquel panel de personajes y situaciones que, de antemano, parecen componer fragmentos, instantáneas de una vida de barrio en la cual se acumulan sin una fuerte conexión narrativa, pero sí a partir de un dominio de la mise-en-scène y de una notable banda sonora”.

Para el profesor de la USP, “lo esencial consiste en que la rarefacción, el flujo del tiempo en O som ao redor permea el trayecto y optimiza la relación entre la fragmentación, la apertura y el movimiento hacia un desenlace. En momentos en que finales abiertos y con interrogantes se han convertido en una convención, el gesto de Kleber se ubica a contracorriente, atando el prólogo con la última escena como un retorno de lo reprimido”.

El investigador se pregunta por qué la película ha generado una fortuna crítica tan significativa. “Por un lado”, dice Xavier, “vista en el marco de la producción brasileña, O som ao redor desplaza la tónica del debate sobre la violencia y las aflicciones urbanas, en general asociadas con la crisis de la familia con foco en una juventud “sin padre”, cuya condición social induce al ingreso en el crimen organizado (y en esto seguramente hay que evocar películas tales como Cidade de Deus, entre otras)”.

Pero, a diferencia de lo que se ve en la película de Fernando Meirelles, “la de Kleber devuelve el tema de la violencia al autoritarismo de la tradición patriarcal, de manera tal que no se trata de ‘culpar’ a la urbanización salvaje por la disolución de la familia, sino de poner el énfasis en otro ángulo del problema: mostrar que el mismo se ubica en la tradición familiar de los de arriba, que sobrevive”.

Xavier recuerda que la película de Kleber aporta una síntesis en la cual el pasado en el presente, el campo en la ciudad, el paradigma patriarcal y las cuestiones de clase se articulan de manera tal de incitarnos a efectuar una recapitulación del trayecto de ese cine en estos casi 20 años. “Una de las fuerzas de O som ao redor consiste precisamente en generar este movimiento retrospectivo, cosa que solamente obras notables son capaces de hacer”, afirma el investigador.

Republicar