Imprimir

colección de mapas

Stanford ofrece su colección de mapas

David Rumsey y uno de sus mapas en un monitor gigante

Linda A. Cicero/ Stanford News Service David Rumsey y uno de sus mapas en un monitor giganteLinda A. Cicero/ Stanford News Service

La Universidad Stanford, en Estados Unidos, creó un centro de cartografía que pone a disposición del público una de las mayores colecciones privadas de mapas de todo el mundo: son más de 150 mil artículos, que incluyen mapas, atlas, globos terrestres y otros objetos. El archivo es una donación de David Rumsey, de 71 años, empresario del sector inmobiliario de San Francisco; y el centro en cuestión lleva su nombre. La colección muestra la evolución de la cartografía entre el siglo XVIII, cuando las representaciones de la superficie generalmente se limitaban a describir las características físicas del ambiente, y el siglo XIX, época en que comenzaron a incluir otros datos, desde la incidencia de enfermedades en un determinado territorio hasta los datos recopilados en censos demográficos, tales como las características étnicas, religiosas o educativas de la población. Los mapas ya son bastante conocidos. Desde la década de 1990, Rumsey se dedica a digitalizar la colección y buena parte de ella se encuentra disponible en la dirección electrónica davidrumsey.com. “No soy un coleccionista posesivo. Me interesa adquirir artículos que otros puedan utilizar o que generen algún aprendizaje”, le manifestó el empresario a la revista National Geographic. En las instalaciones que se construyeron para el centro en el pabellón de bibliotecas de Stanford, en Palo Alto, California, cualquier usuario con interés académico puede solicitar un mapa en papel y disponer de una amplia gama de monitores, incluso de una pantalla táctil interactiva gigante de 3,6 metros de ancho por 2 metros de alto, para explorar detalles de la imagen, además de compararla con otros mapas o imágenes satelitales. El centro también ofrece otras dos colecciones de Stanford, que contienen mapas de California y de África, aparte de otros 10 mil artículos adquiridos en anticuarios.

Republicar