Imprimir

Synlight

Un sol artificial que acelerará la búsqueda de combustibles limpios

Diplom-Fotodesigner, BFF El experimento Synlight, en Alemania, puede alcanzar temperaturas de 3 mil grados CelsiusDiplom-Fotodesigner, BFF

Compuesto por 149 lámparas de xenón capaces de producir un brillo 10 mil veces mayor que la luz natural del Sol que incide sobre la Tierra, el experimento Synlight comenzó a funcionar al final del mes de marzo en la unidad de Jülich, una localidad cercana a Colonia, del Centro Espacial Alemán (DLR, en su idioma original). La estructura, descrita como el mayor sol artificial del mundo, puede concentrar su luz en un punto alcanzando temperaturas de 3 mil grados Celsius, unas tres veces la cifra a la que llegan los altos hornos siderúrgicos. El principal objetivo del experimento, cuyo montaje costó 3,5 millones de euros, consiste en acelerar las investigaciones en el área de los combustibles sostenibles, es decir, que no emiten gases con efecto invernadero. Con la ayuda de la luz, se puede llegar a obtener hidrógeno, una fuente de energía limpia, directamente a partir del agua. Los científicos alemanes desarrollaron hace algunos años un método para obtener ese resultado y esperan poder perfeccionarlo con mayor rapidez valiéndose del Synlight. Se considera que el hidrógeno es uno de los posibles combustibles del futuro, porque al quemárselo, solamente produce agua y calor. La inauguración del conjunto de fuentes de luz en Alemania constituye una manera de esquivar el clima inestable del norte de Europa, donde no siempre hay luz solar natural en cantidad suficiente como para promover las investigaciones que buscan nuevas formas de obtener hidrógeno. Si a nivel económico fueran viables, las células a combustible basadas en hidrógeno podrían utilizarse para generar energía eléctrica para impulsar vehículos, por ejemplo.

Republicar